Mocos en bebes recien nacidos

Mucosidad en la garganta del bebé recién nacido

¿Cómo se puede hacer frente a los cólicos, los sarpullidos y otras afecciones? Existen algunos problemas o afecciones comunes que tu bebé puede experimentar a medida que crece. A continuación te presentamos una lista de algunos problemas y afecciones de los bebés y lo que puedes hacer para ayudar a tu hijo.  Enfermedades infantiles comunesTu bebé experimentará tos, resfriados y otros problemas como parte del proceso de crecimiento.  Resfriado Qué es: Los síntomas incluyen nariz tapada y moqueante, ojos llorosos, estornudos y tos. También puede tener fiebre.    Qué hacer: Consultar a un médico. El médico puede recetar descongestionantes nasales (un fármaco utilizado para aliviar la congestión nasal) y suero nasal para eliminar la mucosidad. Esto ayuda al bebé a respirar mejor.   
Fiebre Qué es: Una temperatura superior a 37,5˚C indica que hay fiebre. La fiebre puede ser síntoma de una infección grave.  Qué hacer: Acude al médico, sobre todo si tu bebé tiene menos de 3 meses, si la fiebre es muy alta o si parece que no está bien.
Tos Qué es: El sonido de la tos de tu bebé puede no significar que algo vaya mal, ya que la tos es la forma que tiene el cuerpo de eliminar las bacterias, la mucosidad y las sustancias irritantes de las vías respiratorias.  Qué hacer: Dale mucho descanso y líquidos. Acude al médico si el bebé tiene dificultades para respirar o alimentarse, o si tiene fiebre alta.

Cómo eliminar los mocos de la garganta del bebé

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Los recién nacidos tienden a ser bastante ruidosos, emitiendo una variedad de sonidos además del llanto, como estornudos e hipo. La mayoría de estos ruidos son reacciones a nuevas perturbaciones sonoras a su alrededor y son señales saludables de que su sistema nervioso está funcionando y madurando.
Pero es posible que también hayas oído a tu recién nacido hacer un ruido de náuseas o gorgoteo, y esto puede ser comprensiblemente alarmante. Además de un carraspeo normal, puede haber otras razones por las que el recién nacido tenga arcadas, y todo comienza con un exceso de líquido en los pulmones después del nacimiento.
Mientras el recién nacido está dentro del útero de su madre, sus pulmones están llenos de líquido. A finales del embarazo y antes del nacimiento, los canales que segregan líquido empiezan a eliminar el líquido de los pulmones del bebé, preparándolo para que pueda respirar por primera vez.

El recién nacido parece congestionado pero no tiene mucosidad en la nariz

Una de las dolencias más comunes a las que se enfrentan los recién nacidos es la congestión. Si tienes un bebé congestionado entre manos, probablemente estés preocupada y busques formas de ayudar a tu pequeño a respirar mejor. ¡Estás de suerte! Este post de los expertos en bebés de Mustela te lo explica.
Es importante identificar el tipo de congestión que molesta a tu bebé para saber cómo cuidarlo correctamente. Los dos tipos de congestión que más pueden afectar a tu bebé son la congestión nasal y la congestión torácica.
La congestión nasal es la más común de las dos. En el caso de la congestión nasal, tu bebé tendrá la nariz tapada o congestionada. Esto puede dificultar la alimentación de tu bebé, aunque seguirá mostrando interés por las tomas.
Si la congestión se produce en el pecho, significa que hay líquido en los pulmones o en las vías respiratorias. Este tipo de congestión puede asustar, pero respira hondo porque es la menos común de las dos, especialmente en los bebés pequeños.
Los bebés se enfrentan a un gran número de enfermedades en su primer o segundo año de vida. Desde afecciones de la piel, como eczemas y sarpullidos, hasta el resfriado común y otras infecciones comunes, los bebés lo pasan mal al principio debido a la debilidad de su sistema inmunitario. Un bebé congestionado es casi tan común como un bebé con los senos nasales despejados.

Cuándo preocuparse por la congestión del bebé

Si no puedes evitar saltar ante cada pequeño llanto, hipo o resoplido, recuerda que tu reacción es perfectamente natural como madre primeriza. Pero ten en cuenta que tu bebé tiene poderosos instintos que le ayudan a enfrentarse a su nuevo entorno.
Sus instintos más fuertes son alimentarse y aferrarse a ti, y por supuesto, hacerse oír llorando. Tu bebé intentará buscar tu pecho y chupar, y te cogerá con fuerza el dedo si se lo pones en la palma de la mano. ¿Debo preocuparme por la respiración de mi recién nacido? Los estornudos, chillidos y resoplidos ocasionales son completamente normales en un recién nacido y no suelen ser motivo de preocupación. Aun así, para muchas madres primerizas, la respiración de su bebé es una gran preocupación. Algunas madres incluso confiesan que se quedan despiertas durante toda la primera noche en casa, sólo para comprobar que su bebé respira bien.
Intenta no preocuparte si tu bebé resopla y chilla. Sus pulmones y su nariz acaban de conocer el concepto de inhalación de aire. El mundo exterior es seco en comparación con el lugar donde ha estado tu bebé durante los últimos nueve meses.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad