CAFÉ PARA PREMATUROS

La cafeína es una de las medicaciones más usadas en las unidades neonatales, especialmente en los grandes prematuros. Cafeína a los bebés, esta gente se ha vuelto loca.

Muchos no lo saben, pero se sorprenderían más aún si conocieran que a su bebé le administran tanta cantidad.

Dos adjuntos al azar en una unidad neonatal

¡20 miligramos por kilogramo de bebé! de forma inicial, y encima, por vía intravenosa, no como tomamos cafeína los adultos, por vía digestiva.

Dicho así no parece gran cosa, pero hagamos cuentas.  Si fueran adultos de 75 kg, equivaldría a darles 7 litros al día de Coca Cola (una lata de Coca Cola tiene 34 miligramos)  o 1,5 litros al día de café (según el café podría ser incluso más). Y muchos adultos con una sola tacita de café dicen que no pueden dormir… En los días siguientes la dosis es la mitad o menos. Pero en todo caso sería como darle casi 1 litro de café al día más o menos al bebé durante gran parte de su ingreso. Si la gente se enterara…

Esta relación de la cafeína con los prematuros viene de lejos, más de 40 años y es una de las historias felices de la neonatología, por suerte.El primero que la usó fue Aranda, en Canadá, en 1977, y desde entonces se ha usado de forma masiva. Solo al final, en el año 2006,  se ha estudiado su seguridad. Al revés de lo recomendado, pero al menos ya sabemos que es segura e incluso que sirve para cosas inesperadas. Eso sí, cuando la han recibido miles y miles de niños.

Barbara Schimdt fue la autora que demostró la seguridad de la cafeína y sus efectos a largo plazo

La cafeína se usa en neonatos que tienen apneas, unas pausas respiratorias típicas de los prematuros, en las que además suele haber caída de la frecuencia cardiaca y del oxígeno en sangre. Aunque pueden existir muchas causas (ej. infecciones, hemorragias cerebrales, etc), las más frecuentes son las debidas a la prematuridad, y se llaman así, apneas de la prematuridad,  porque el lugar del cerebro que debe estimular al bebé para respirar está perezoso.

Aunque las bebidas energéticas y excitantes son malas para los niños, a los prematuros les damos cafeína, y mucha.

Pues bien, la cafeína estimula al cerebro del bebé para que respire, por eso se usa tanto en neonatos. De hecho, los niveles de cafeína en la sangre de los bebés tardan en bajar a valores ineficaces a los 5-7 días de dejar de tomarla, por eso no debe darse de alta un bebé prematuro que tomó cafeína antes de ese tiempo, porque podrían volver a aparecer las apneas.

Se suele mantener hasta las 34 semanas de edad postconcepcional, y luego se retira. Un bebé que nace de su tiempo y tiene apneas, necesita de estudios y manejo diferentes.

Cuando se ha estudiado su seguridad, como decía, hace poco, nos hemos quedado tranquilos. En animales los resultados no son buenos, pero en humanos no (menos mal). Vómitos, mala tolerancia digestiva y taquicardia (cómo no), son los más frecuentes. No hay alteraciones neurológicas.

Pero han aparecido sorpresas. Parece que la cafeína reduce el riesgo de tener displasia broncopulmonar, una enfermedad crónica de los pulmones de los bebés prematuros, que se inflaman cuando va pasando el tiempo, y que tiene mucha importancia porque es una causa frecuente de problemas. No les deja desprenderse del respirador, ni del oxígeno, ni les deja crecer bien. Incluso puede afectar a su cerebro y corazón. La cafeína reduce el riesgo si se pone desde el principio.

Hace años solo se ponía cafeína a los bebés que hacían muchas apneas, pero muchas, incluso había escalas para valorar a quién sí y a quién no. También se usaba antes de quitar un respirador a un bebé, para estimularle a respirar. Pero debido a esta mejoría pulmonar encontrada, muchas unidades ponen cafeína desde el primer día de vida, independientemente de que el bebé haga o no apneas, o vaya o no a quitarse el respirador. Es lo más recomendado actualmente.

También se ha visto que la cafeína puede mejorar el desarrollo neurológico de estos bebés, aunque aún sigue en estudio. A los dos años, los niños que tomaban cafeína desde el principio tenían mejores resultados neurológicos, pero cuando pasan 5 años,  esa mejoría ya no se encuentra, aunque parece que sigue teniendo aún efectos beneficiosos en determinadas áreas (coordinación y percepción visual).

Hay otros efectos en el crecimiento, en el desarrollo de las retinas, etc., que siguen en estudio.

Dicen que los granos de café los descubrió un pastor de cabras etíope llamado Kaldi, al notar cómo se ponían sus cabras al comerlos.

Como locas. Llevó los granos a un monasterio cercano, y los monjes no  recibieron el fruto con agrado, le prohibieron masticar los granos y los tiraron al fuego  ( a los granos).  Poco minutos después un aroma especial y adictivo surgió de las llamas, sacaron a toda prisa los granos tostados, los molieron y les añadieron agua caliente. En ese convento, probablemente ficticio, se tomaron el primer café de la historia. Ahora, en muchas unidades de neonatos se toma café, especialmente en las largas noches en vela cuando hay bebé inestables.  Por suerte, el café lo tomamos con ellos.

Nunca se es demasiado joven para tomar café en neonatología.

Este post está dedicado a @rosataberner, insigne buceadora y dermatóloga cuando está en superficie, que cada mañana pone imágenes de café para empezar el día. Ella hubiera sido una feliz  bebé prematura 🙂

 

Si eres papá o mamá de bebés prematuros y has presenciado una apnea de tu hijo en la uci neonatal, no se te olvidará nunca. Pitan las máquinas, el bebé no mueve el pecho, puede incluso cambiar de coloración. El personal puede que no se alarme mucho, y que estimule tactilmente al bebé, que también funciona. Si no llevaba cafeína, se la pondrán con mucha probabilidad. Si quieres conocer todas las circunstancias que rodean a un bebé prematuro para no llevarte sorpresas, y saber qué cosas pasan y por qué se hacen, te recomiendo el siguiente libro. Tengo un pequeño conflicto de interés, eso sí 😉

¡Compártelo si te ha parecido interesante!

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Qué curioso. Imagino que no, ya que se ha demostrado la seguridad, pero imagino que todos estamos pensando en la posible adicción. No deja de ser curioso que los adultos que toman café puedan sufrir síntomas de adicción, y un cerebro tan «frágil» como el de un prematuro no lo sufra a pesar de las dosis masivas.

  2. Maria Marta Galan Bidart

    soy oftalmopediatra especializada en Retinopatia del Prematuro. Si los RN reciben cafeina desde el nacimiento tienen mucho menos formas graves de la enfermedad

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: