MUJERES Y ANIMALES Y VICEVERSA

Los bebés humanos necesitan comer, y el mejor alimento conocido por ahora es la leche de su propia madre. Hay bebés que por varios motivos no han podido hacerlo, y se han intentado diferentes alternativas para garantizar la supervivencia. Actualmente existe la lactancia artificial, pero antes, lo mejor era que otra madre o nodriza diera el pecho a esos bebés, porque si no, la muerte era bastante probable.

Sin embargo, algunos bebés con un futuro prometedor no han tomado leche materna ni de nodriza, ni nada parecido. En la mitología grecorromana hay cientos de ejemplos en los que un dios, un semidios o un héroe son amamantados por diferentes animales. El tomar leche de animales puede ser el símbolo de la adquisición de poderes especiales, porque muchos de estos personajes, realmente no tienen una infancia al uso, ni necesitan cuidados de nadie, pero en sus historias siempre aparece un animal que los amamanta. Ese animal, el intermediario, puede que sea la fuente de poderes especiales, de la conexión con lo «salvaje».  En ocasiones, este intermediario no es un animal, sino una persona alejada de la sociedad (ermitaños, ninfas, prostitutas, etc). Este concepto es menos místico de lo que parce, porque hasta hace relativamente poco se creía que la leche materna era un material derivado de la sangre menstrual, y por lo tanto, podía transmitir valores morales, o formas de ser.

Son muy conocidos Rómulo y Remo, que mamaron de la loba Luperca, o Zeus, que mamó de la cabra Amaltea. Pero hay muchos más.

Mowgli mamó de la loba Raksha, por si queréis un mito más moderno

Existen muchos más ejemplos de este intercambio entre especies. Telephus, un hijo de Hércules en la mitología griega, fue amamantados por una cierva.

 

Paris y Orión, por osas.

Como vemos, el ciclo se repite. Nace, se le destierra o se le expone a las fieras, alguien lo salva y al final cumple su misión.

Iamus, hijo de Apolo, fue alimentado con miel que se la daban dos serpientes. Aeolus y Beotus, por una vaca; Hypotoon, por una yegua, etc.

Asclepio y Dionisos, otros dos dioses de relumbrón, fueron alimentados por una cabra (cada uno la suya), pero no porque los echaran de casa, sino porque sus madres fallecieron. 

 

Dionisios tuvo un periodo periparto complicado. Fruto de una relación extramatrimonial de Zeus con una mortal llamada Semele, Hera, la ofendida, creó la duda en la amante de si Zeus era de verdad Zeus. Esta le pidió a Zeus que se mostrara como lo que era, el jefe. Y él lo hizo, con todo su esplendor, y murió carbonizada.Es lo que tiene cuando uno se viene arriba.  Zeus le sacó el bebé y se lo implantó a sí mismo en el muslo.

Ríete tú de los antecedentes de interés del chiquillo

Y Asclepio no le fue a la zaga: también fruto de un engaño entre su madre Coronis y otro mortal, Apolo, el engañado, la mató y la quemó, y del fuego rescató al joven dios de la Medicina. Todo amor. Esa es la base de nuestra cultura, los griegos, y así nos va.

Pero volvamos a personajes que maman de animales, que nos perdemos. Fuera de nuestra influencia griega, en algunas regiones de Perú hay leyendas similares a Rómulo y Remo donde unos gemelos son alimentados por jaguares. Tiri, un héroe boliviano, también fue alimentado por un jaguar.

Otros personajes históricos de verdad, quizá par darles un halo de misticismo, también se alimentaron de animales, como Jerjes, amamantado por una yegua.

Es posible que no sepáis quién es, pero gracias a la película 300 sabemos que es ese emperador disfrazado de Dragqueen.

Otro ejemplo fue  Ciro de Persia, el gran Ciro, que fue amamantado por una perra, o el rey Midas, que fue alimentado por hormigas, que le llevaban la comida directamente a la boca.

Entrando más en la realidad, a nadie se le escapa que la leche de vaca se ha usado desde el origen de los tiempos para alimentar a los bebés y hay representaciones de niños bebiendo directamente de las ubres de una vaca hace miles de años.

El amamantamiento cuando no había posibilidad de una nodriza, también se ha realizado con otros animales.  Directamente, sin ordeñar, porque así se manipulaba menos y tenía menos mortalidad en su uso (esto no cambió  hasta finales del siglo XIX, con la pausterización).

Las cabras también se han usado en casi todo el mundo, llegando a ser muy recomendadas en la época de la sífilis en los orfanatos, donde las nodrizas escaseaban.  En 1816, Zwierlein escribió el libro La cabra como la mejor nodriza, dedicado a aquellas «mujeres coquetas y vanidosas», pero también a aquellas «enfermas o débiles» ( no lo digo yo).

Pero como ya hemos dicho que a través de la leche se podían transmitir los rasgos de la personalidad y la moralidad, se empezó a dudar de si la cabra era un buen ejemplo para un bebé, de tal forma que la Iglesia católica la tildó de libidinosa (a la cabra), y le hizo un decreto a muy mala idea donde las condenaba, llamado De capris expellendis et amlpius non admittendis.En Francia en el siglo XIX también se intentó prevenir de que madres de moralidad relajada dieran el pecho a sus propios hijos, porque podían transmitirles sus propios vicios.

Así, también se acudió a las burras. En los hospitales de París,  mejoraron la mortalidad más que la leche de cabra entre los niños.

Se creía que había menos riesgo de que los bebés se volvieran promiscuos, pero algunos tuvieron otros efectos secundarios.

En algunas ocasiones se han usado cerdas como fuente de leche, pero no tuvieron mucho éxito. Las cerdas son más conflictivas de lo que parece. Especialmente con las modelos de Instagram.

 

El caso contrario también existe, mamás que dan de mamar a cachorros de animales, y no solo en leyendas o mitología. Ya hablamos del mito de las serpientes que beben leche materna en el blog.

En algunas regiones del mundo, las madres pueden amamantar a los bebés humanos y a los animales en igualdad de condiciones.

Dicen que en algunas regiones de Kamchatka, las mamás amamantaban también a crías de osos, principalmente para tenerlos como carne cuando crecían y como fuente de bilis de oso, usada en su época como medicina.

Se ha hecho por motivos religiosos, médicos o sociales. Por ejemplo, santa Verónica Giuiliani dormía con un cordero y le daba de mamar (dicen).

Lo habitual sería esta reacción, pero lo habitual no tiene que ser lo normal. Es solo estadística.

Pero teniendo en cuenta que durante mucho tiempo los médicos (¿para qué hacerle caso a los médicos?) dijeron que el calostro era muy dañino para los bebés y que no debían tomarlo, se aconsejaba que se extrajera de alguna otra forma, y en muchos casos, se recurría a pequeños animales para hacerlo.

Había otros motivos: aumentar la producción de leche, evitar la ingurgitacion mamaria, o para evitar un nuevo embarazo si el bebé moría pronto.

En algunas regiones de Canadá se da de mamar a los perros, y es frecuente que el perro sea el animal favorito para mamar del pecho de las mamás humanas, en el intento de mejorar sus pezones y producción láctea.

En Turquía algunas nodrizas usaban cachorros de perros para mantener su producción láctea cuando tenían que realizar largos viajes en barco.


En muchos casos se usaba el cachorro previo al parto para evitar los problemas de lactancia, como se aconsejaba en un tratado pediátrico americano al inicio del siglo XIX.  Así, se conseguían pezones más prominentes, resistentes y mejor preparados. En 1847 algunos libros decían que era igual de bueno un cachorro que una persona que supiera succionar con destreza. Se usaban perros, cerditos o incluso monos.


Se ponían cachorros para quitar los nódulos en la mamas o para las fiebres puerperales, con idea en esto último de ayudar a contraer el útero.

Amamantando a una ardilla

Tú lo que quieres es que te coma el tigre

Algunas organizaciones como PETA, reclaman que no se tome leche de animales, y que se les deje solo a las crías de esos animales, con campañas como esta.

Si entramos en el terreno de lo poco habitual o raro… hay todo un mundo.

La cantante Tori Amos aparece dando de mamar a un cerdo en uno de sus discos

Esta no ha visto el vídeo de los cerdos de Bahamas

aunque no es la primera, en Papua fue tendencia hace tiempo

Hay una modelo de Instagram (la competencia en esa red social para llamar la atención es terrible) que ha dado de mamar a una vaca.

y también tiene escarceos con avestruces.

Pero lo que más me ha llamado la atención es lo siguiente. Una artista ha dado un paso más. No solo da de mamar a un perro

sino que ha insertado una célula del perro en uno de sus óvulos y se lo ha inseminado, para hacer un híbrido interespecie. Al perro lo amamantó tres meses.

Aquí durante el procedimiento

Aquí, el momento de la fusión interespecie.

Como era de esperar, no llegó a nada.  Se llama Maja Smrekar (la mujer, el perro se llama Ada).

Bueno, ganó un premio por todo este circo. Para que veáis lo que los premios son a veces.

Hay por ahí una notica en Suecia donde dice que unas mujeres amamantaban gatos y fueron denunciadas.

Yo les recomiendo que pasen rápidamente a la alimentación complementaria, que crea menos polémica, como en el siguiente grabado.

 

Algunas fuentes:

-Breastfeeding Animals and Other Wild “Nurses” in Greek and Roman Mythology. Pedrucchi.
-The Role of Animals in Infant Feeding. Radbill.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Me temo que aquí hay pocos consejos para amamantar animales en general, pero sí para bebés humanos.
MANUAL PARA PADRES PRIMERIZOS

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Interesante todo lo que escribe doctor.

  2. Q vida esta! No se si buscar ya un gatito para probar o si buscar una vaca para mi bebe…

  3. Curiosísimo, como siempre. Una duda, ¿que supervivencia tienen los bebés que tomen leche de otros animales? Si por ejemplo, hasta el año no se debe tomar leche de vaca, ¿qué le pasa a un bebé de pocas semanas o meses?

Deja un comentario ¡gracias!