DE JARABES PARA EL CÓLICO Y LOS DIENTES

Hace poco se ha retirado un jarabe usado para el cólico del lactante, los gases, la aerofagia y todo lo que uno quiera (puedes usar estos jarabes para la indicación imaginaria que se te ocurra, total, no sirven), por una reacción alérgica de un niño en Francia. Se le estaba dando con 8 días, bastante antes de que el cólico del lactante aparezca.

No sabemos qué es, pero sí cómo se presenta. Si uno quiere echarle la culpa a algo, siempre puede decir que son los gases, son otra cabeza de turco , aunque ya se sabe que “los gases” no son la causa.  El cólico, sirve para vender litros y litros de jarabes, cambiar los tipos de leches cada 8 horas y para hacer ricos a muchos prescribiendo productos que lo que hacen es sedar a los bebés, o se hacen masajes que, mal no le vendrán, pero de efectividad, escasa. No voy a entrar en eso porque es que cansa y es algo que la gente no quiere oír. NO HAY TRATAMIENTO POR AHORA. Hacer cosas para que conste que algo hemos probado, es lo que muchísimos profesionales hacen,  cuando lo mejor es no hacer nada, al menos, nada farmacológico, asegurar que no es otra cosa y calmar a los padres y madres.

El caso me ha recordado al gran heredero de los gases, los dientes de los que en el blog ya hemos hablado muchas veces, como causa de todos los problemas de la humanidad (la fiebre, la diarrea, el cambio climático). Cuando empiezan a aparecer los dientes, y lo están haciendo durante varios años, todo es culpa suya. Hace algo más de 1 siglo se creía que la mortalidad infantil tenía en la salida de los dientes su principal causa. Eso decía la medicina. Ahora seguimos echándole culpas, cuando no tenemos muchos datos a favor de que hagan algo (datos reales, no encuestas a padres y madres sobre síntomas en sus hijos). Se venden cremas, geles, mordedores, etc, para los dientes. Ay.

Por eso, he recordado este cartel de 1890 donde un varón sostiene, en ropa de cama, a un lactante que llora, y dice “lo que es una casa sin una madre”. Imagina que tu bebé no para de llorar y si le das el jarabe para los dientes de Whinchell (una empresa de Chicago), el bebé deja de llorar. Mano de santo.

El jarabe llevaba azúcar, regaliz, aroma de hinojo y anís. Le gustaba tanto  a las criaturas que el jarabe hacía que los bebés, mágicamente, dejaran de berrear. El remedio para los dientes, el cólico del lactante y lo que haga falta. También era muy bueno para cortar la diarrea; el que lo inventó era el sursun corda.

Lástima que el otro ingrediente que tenía, que era lo realmente efectivo, era morfina. En 1910 lo retiraron, 20 años después, porque también lo etiquetaron como útil contra la difteria. Ya vimos aquí que poner morfina en los preparados para la tos era algo muy bueno y muy útil.

Morfina.

Dejemos de dar un medicamento para cada síntoma. Los niños hacen cosas, están vivos. Si os dicen que no hay tratamientos efectivos, por algo será. Y si otros os dicen que ellos si conocen un tratamiento, mágico, exclusivo, por algo será también.

Si te ha gustado, hay un libro, de mucha risa,  en las mejores librerías,  sobre curiosidades  históricas del embarazo, el parto y la lactancia. Te invito a que lo compartas o lo regales, que llega el verano y hay que bajar algo a la playa.

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Esther madre de Héctor e Irene

    Aprovechando el articulo te pregunto:
    Si un niño es alimentado a pecho, hay que sacarle los gases? Entiendo que si no es con biberón, no le entra ese aire que habría que expulsar pues en las mamas no hay aire.
    Acláramelo por favor!

    • Mi reino por un caballo

      En las mamás no, pero según haga el bebé el sello, también puede meter aire, y mucho.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: