LA FALTA DE RESPETO Y EL NEGOCIO DE LOS BEBÉS

El mundo de los recién nacidos es un nicho del que todo el mundo quiere sacar partido. Económico, se entiende, y también social.

Es curioso que hace 100 años costara menos criar a un bebé que ahora, y eso que ahora la probabilidad de que el bebé sobreviva y no tenga problemas es infinitamente superior a hace solo 50 años. Y eso que ahora se da menos pecho que antes.  Se vende una sensación de seguridad frágil para crear miedo en los padres y madres, y que tengan que comprar cosas para que sus bebés lleguen a su máxima expresión, ya que no vale con que tengas cosas buenas, solo nos conformamos si tenemos lo mejor (y lo mejor sale al mercado cada 2 semanas, es una máquina de hacer dinero). Desde los monitores de video para vigilar al bebé, pasando por pastillas para esterilizar el agua, aparatos para ponerles música en el útero para que sean Einsteins, o muñecos que captan las constantes vitales del bebé, o si orina, o si deja de respirar. El miedo a la incertidumbre conjurado comprando un aparato.

Todo por la incesante preocupación de monitorizarlo y medirlo todo, por el miedo a las cosas que casi nunca suceden y que, además, tienen remedios más sencillos y gratuitos. El miedo vende, y provocar el miedo lleva a eso, a ganancias. Muchos pediatras y profesionales viven solo del miedo.

La mercantilización de la pediatría pasa también por la lactancia, que aunque es más barata si es materna, se puede sacar dinero con sacaleches, doulas, doulas holísticas, asesoras varias, frenectomías a destajo , consultas con los expertos por guasap, mochilas de porteo, collares de lactancia, cojines de lactancia, cursos de lo que sea , emprendimiento para madres, etc. Es natural, pero necesitas que te lo confirmen, una verificación externa. Es barato, pero tiene compras en su interior. Sé que no os va a gustar, pero os estáis lucrando. De hecho, el negocio futuro es la venta de la leche por internet, en EEUU ya es un negocio. ,ya que dicen que cura el cáncer y todo.

Que en la cuna no haya cojines, almohadas ni nada para que el bebé se contenga,  y acabae asfiaxiado, ya tal.

Otra cosa que vende mucho es el sentimentalismo y la visceralidad. Apelar a las emociones de la gente, y no a su raciocinio, es el arma comercial más potente, los anunciantes lo saben y por eso las campañas publicitarias se dedican a explotar los que nos remueve nuestra naturaleza, como el sexo. Como apartar a la madre del pensamiento y reducirlo todo a un tema hormonal, anulando su raciocinio. Al instinto. Y anulando las visiones de los papás, por cierto. Los políticos también lo saben, por eso solo usan el sentimentalismo en sus discursos.  Así, con las apelaciones a lo más primitivo de nuestra naturaleza, se llega al éxito. Internet está lleno de personas que lo usan, y les va bien, la verdad.

Por esto, cada vez más cosas van por estos derroteros de las entrañas. Se repiten en medicina muchas argumentos como si fueran  la Verdad y no lo son para nada.  Se está pasando a decir que el vínculo solo se consigue por medio de la lactancia materna. De hecho, en las guías, se dice que se le diga a la madre que da biberón “que debe mirar a su hijos a los ojos”. Ese es el nivel de majaderías, ese es el nivel cuando se arrogan la virtud para sí mismos. Los mismos hospitales que defienden, por ejemplo, las virtudes de la lactancia materna, defienden el uso de pulpitos para los prematuros, y encima, dicen que se basan en la evidencia. ¿Qué evidencia? Que digan que es una ñoñería y ya está, pero que no le den el barniz de la evidencia que no tienen.  Se defiende el no uso de la tetina cuando no hay ningún estudio serio que lo defienda. ¿Qué recomendaciones son esas? Con bases tan débiles, es difícil creer cualquier cosa que salga de esas bocas. Y son la mayoría. La evidencia científica es un concepto cultural cuando se habla solo de unos estudios y no de otros. También era medicina y oficialidad, incluida la OMS, cuando la homosexualidad era una enfermedad. Y de eso no hace nada.

Los nuevos guardianes de la ortodoxia te obligan a creer en la cosas que ellos creen, y a no poder criticar nada.

Organizaciones con claras consignas morales, y ajenas a la asistencia sanitaria,  deciden si una madre puede tomar o no un biberón en la maternidad, tras informarles. ¿Quién narices se han creído que son para decidir por los padres? Es un lobby con cada vez más fuerza, por lo menos yo lo vivo así. ¿No apelan al instinto y a las hormonas? Si fuera así, ¿no lo harían todas?

Se crean comités que hacen documentos sobre temas pediátricos y se citan a ellos mismos, en una maniobra que roza el onanismo intelectual. Valoran más unos artículos y menos otros, y se quedan tan tranquilos. Nadie se atreve a criticar que tienen una ideología, y no un verdadero interés científico.   Tienen decido de antemano lo que van a recomendar, si no, no se entienden muchas recomendaciones. Se crean documentos donde se dice que si una madre pide un biberón no hay que dárselo (documentos más o menos privados), o como dice la IHAN, solo si lo piden de forma “vehemente”. Amigos de los niños, pero de las madres, de las malas madres, no. Y eso que se dice que hay que respetar la elección de los padres, para otra ocasión, ya que si eligen biberón es que son tontos o están mal informados. Es una elección falsa, una trampa. Se exageran muchas cosas para que la elección sea falsa. Ya he visto varia madres que dicen que las “defensas” de la leche materna hace que no sea necesario vacunar a los bebés, a los suyos concretos, en una perversión de la realidad, ya que ignoran que la gran mayoría de las “defensas” pasan por la placenta.

No se concibe que quieran porque son adultos y no tienen que explicárselo a nadie. Siempre tienen que querer, y si no, hay que insistir. Una buena madre no deja a su bebé sin defensas, por dios.

Es decir, que si no montáis un pollo, no os lo darán. Eso es respeto, por lo visto.

Piénsalo, de los pulpitos todos los que tienen representatividad siguen callados o han salido en fotos con ellos alabando las evidencias. ¿Dónde están las evidencias? ¿No usamos el término solo para lo que nos conviene? ¿Dónde están las sociedades científicas? Ah, en la prensa. Que les gustan las fotos, oiga.

Y así, uno no para de ver pulpitos en los recién nacidos a término sanos, aparatos que emiten ruido blanco para que los bebés duerman, o, como pasa ahora, cordones umbilicales para los recién nacidos, para que se curen de lo que sea que tienen que curarse, o lleguen a triunfar en el futuro. También se dice eso, “éxito en la lactancia materna”, como si ese fuera el único objetivo, un valor en sí mismo. El éxito como meta, cueste lo que cueste.

Eso sí, los hay en rosa y azul, que hay que cuidar los géneros no sea que alguien se moleste. De las cosas irreales que promete, ya si eso no decimos nada, ¿verdad?

Otra cosa que está ahora de moda es un cojín que abraza a los recién nacidos, y seguro que consigue personas buenas, y no delincuentes como ahora. La falacia de la humanización en la sanidad está detrás de muchas de estas nuevos bálsamos de Fierabrás, que consiguen poner el foco en ñoñerías y no en las cosas que realmente mejoran a los bebés.

Boca abajo durmiendo (principal factor de riesgo para el síndrome de la muerte súbita del lactante), y como calmante del supuesto dolor de encías, bastante falso, por otra parte.

Sé que es la opinión minoritaria. Pero las mayorías ni dan ni quitan las razones. El rey sigue desnudo, y está prohibido hasta decirlo. Hemos estado haciendo sangrías casi 2000 años y también era medicina, hemos quemado los timos de los bebés y también era medicina, hemos dado tratamiento hormonal a las señoras en la menopausia, y también era medicina. Hasta hace nada se recomendaban las leches de crecimiento, y también era medicina. Incluso hemos recomendado con mucha fuerza la leche artificial hace años, y también era medicina. La homesexualidad era una enfermedad, y también era medicina.

Cada vez hay más reclamaciones de padres y madres porque no se les permite alimentar a sus hijos como ellos quieren en el periodo de ingreso en el hospital, como harán luego en casa o como harán luego cuando tenga 10 años. Cada vez entiendo más las altas voluntarias por ese motivo.

Dejemos que los padres elijan, no somos infalibles.

Nota que hago porque sí: mis hijos, el que menos, tomó teta hasta los 3 años.  No vengáis a dar lecciones.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

12 Comentarios

  1. Supongo que el libro que promocionas es gratis porque de lo contrario estás en el mismo saco de todos esos a los que criticas.

    • Mi reino por un caballo

      Hola, la mayoría de los bebés no lo miran. Ha sido un fracaso

  2. Anónimo

    Probablemente sea necesaria una entrada solo para lactancia artificial versus lactancia materna, que da mucho de si este tema, pero una cosa clara, en toda España la liga de la lactancia materna está pasando a ser la Liga talibana de la lactancia materna con las consecuencias que esto tiene, esto quiere decir niños deshidratados porque las madres no tienen leche entrando por las puertas de urgencias( aunque las doulas aseguren que todas las mamás tiene leche ) y las mujeres deprimidas y arrastradas porque son unas malas madres que no pueden lactar a sus hijos.
    Así es que te animo a que tu siguiente entrada en el blog vaya de esto, pero eso si, prepárate….
    Un fuerte abrazo y enhorabuena por Tu reino.

  3. Estimado José María: Suelo leer con interés sus publicaciones admirando su coherencia, rigor y como no sutil ironía.
    Pero en éste caso creo que se “ha pasado un par de pueblos” y, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, ha repartido a diestro y siniestro sin el debido criterio.
    Me refiero en concreto a su mención a IHAN con el párrafo:
    “Se crean documentos donde se dice que si una madre pide un biberón no hay que dárselo (documentos más o menos privados), o como dice la IHAN, solo si lo piden de forma “vehemente”. Amigos de los niños, pero de las madres, de las malas madres, no. Y eso que se dice que hay que respetar la elección de los padres, para otra ocasión, ya que si eligen biberón es que son tontos o están mal informados. Es una elección falsa, una trampa”.

    No creo necesario rebatir algo tan poco fundamentado. Tan solo le pediría se tomase la molestia de leer la documentación que se publica en la página web de IHAN y en concreto la relacionada con la atención a la madre que no lacta. Le reproduzco brevemente la siguiente referencia:
    “Se exige también [a los centros en proceso de acreditación] ofrecer información y apoyo a las madres que deciden no amamantar, que también se respete y se promueva el desarrollo del vínculo con su hijo, y que se les enseñe cómo preparar y administrar los biberones de sucedáneos de manera segura”.
    Gracias por su valioso blog.
    Un saludo

    • Mi reino por un caballo

      Hola, gracias, llevas razón. Pero también sabrás que una cosa es dejarlo por escrito y otra hacerlo. También dice que solo se les dé si lo piden vehementemente, y eso es bastante discutible éticamente. Yo no estoy en contra, pero en la ihan se dice claramente que en los grupos de apoyo, cuidado con las que toman lactancia mixta, que se las lleva a parte para expresar sus dudas. Es el documento del grupo, yo me los he leído todos, por cierto.
      Gracias por la comprensión

  4. En cuanto a las mercachuflas que intentan venderte para sacar la pasta a base de miedo creo que simplemente no hay discusión. Son un timo, y punto. Es estupendo que todas las posibles se saquen a la luz y todo el mundo pueda reconocer lo que son, un timo.
    Respecto a la lactancia. Totalmente de acuerdo a que la madre/familia es la que debe elegir (aunque incluso ahí creo que cabe el debate sobre el derecho del niño a recibir la mejor alimentación y tal, pero eso sería meterse en un terreno complicadísimo).

    ¿Que ofrezcan leche artificial en el hospital? Pues no lo veo mal, para el que la quiera/necesite. Lo que si veo mal es que hagan eso, pero si pides ayuda para dar la teta, te miren con mala cara, tarden un montón de atenderte, y se limiten a echarte la bronca si te duele porque no te lo pones bien. Y eso es lo que nos pasó a nosotros en un hospital público de Sevilla. Y eso es, seguramente, el caldo de cultivo perfecto para todo tipo de alternativas.

    Un saludo, y gracias por tus posts, siempre interesantes.

  5. Andrea

    La verdad es que mi lactancia se hubiera acabado antes de los tres meses si no fuera por un grupo de asesoras de lactancia que me atendieron de manera GRATUITA. No todo es dinero, hay gente buena.
    Mi beba tiene hipotonia y si no fuera por la lactancia hubiera tenido que usar sonda (según su equipo de médicos que le atiende por el problema que tiene).
    Yo no pude dar de mamar a mi hija mayor por culpa de que le metieron biberones sin que yo quiera en el hospital, y me decían que le iba a matar de hambre porque no tenía leche. Y esto no estaba mal? La falta de apoyo y mala información que había con la lactancia? No se da NATURAL porque lo NATURAL/NORMAL es tenerle a la mayoría de las personas diciendo que tenes que destetar porque después de los 6 meses.
    Estoy en varios grupos de lactancia y el día a día es de madres que están muy felices con las suyas y tienen presión de personas hasta pediatras que les dicen que ya no deberían darle porque ya no sirve o le va a hacer mal.
    No estoy de acuerdo con obligar pero si dar una buena información y apoyo.

  6. Interesante como siempre José María.
    Respecto a la lactancia, yo que ya llevo bastantes años en esto de la pediatría, he visto como, en un centro hospitalario de mi ciudad, se ha pasado de dar por sistema, porque era “práctico” (sic), bibes de l.artificial a la madre,- sin preguntarle si iba a darle pecho o no-, a prácticamente “imponerle” que tiene que dar el pecho. Así que, sigo recibiendo en la consulta madres tristes porque no se les ha respetado y apoyado como se debía.
    En relación a los artilugios múltiples para que los padres crean que están haciendo lo mejor por sus hijos, es curioso que en la era de la información la desinformación tenga tanto éxito.
    Un saludo,

  7. Perdón, pero me parece muy gracioso (pretencioso, irónico e incluso surrealista) que critiques que todo el mundo tiene intereses económicos y morales…y acabes en una proclama propagandistica de tu libro….sin más…

  8. Judith

    Pues si, la verdad sin paños calientes. Cierto es la vulnerabilidad de los padres primerizos, que todo el mundo te aconseja y te dejas influir por un movimiento u otro o por “lo que se lleva ahora”..ya uno escarmienta con la novatada de verte con diez mil cachibaches que te cuesta usar pero lo usas porque “es lo que se lleva”.

  9. Esther madre de Héctor e Irene

    Gracias, cada vez me dejan más loca las cosas que salen para mejorarles. Al final, con toda la información, objetos, juguetes y demás creo que estamos haciendo lo contrario a lo que realmente queremos.

  10. estacasaeslacomedia

    Si es que me cuesta comentar, quedó todo dicho y muy bien dicho. Como dicen los de la orquesta Panorama, muy popular por mi tierra, ¡aplauso y grito!

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: