LAS PAPERAS MÁS IMPORTANTES DE LA HISTORIA

En las afueras de Filadelfia, una niña de 5 años se despertó de madrugada con fiebre y dolor de garganta, y fue a buscar a sus padres, algo que pasa muy frecuentemente, lo sabéis si tenéis niños.

paperas

La tumefacción del ángulo de la mandíbula, sugerente de paperas.

Pero esa madrugada, no fue una madrugada normal. Lo que esa niña tenía era una parotiditis, unas paperas, y esa parotiditis, de esa niña concreta, ha servido para evitar que millones de niños la tengan posteriormente.

Una parotiditis bien aprovechada.

La niña se llama Jeryl Linn Hilleman, y su padre era microbiólogo y andaba tras la creación de vacunas para los niños. Le tocó la parótida, que es una glándula que se inflama detrás de la mandíbula, y no pudo darle más consuelo que el que un padre o madre puede ofrecer, como medicación para el dolor o liarle un pañuelo en la cabeza. Pero el padre de Jeryl sabía que aunque las paperas casi siempre se curaban sin problemas, en algunos niños, podían producirles secuelas, como sordera, infertilidad, meningitis, encefalitis, etc. En esa época 1 de cada 1000 infectados de paperas se quedaba sordo.

Se marchó al laboratorio donde trabajaba, en la ciudad, y volvió con lo necesario para tomarle unas muestras de la garganta. Ese virus aislado, de la parotiditis,  se consiguió atenuar días más tarde, hacerlo más débil,  y con él, crear la primera vacuna contra las paperas de alta eficacia. Como dijo un sabio “Jeryl Lynn se recuperó de sus paperas, pero el virus de las paperas nunca se recobró después de haber infectado a Jeryl Lynn“.

Paperas

Jeryl Lynn Hilleman con las paperas que posteriormente han pasado por casi todos los niños del mundo. No por todos, en el tercer mundo porque no llegan las vacunas y en el primer mundo porque no las ponemos.

Y es que ese virus, el que se aisló de Jeryl Lynn, ese en concreto, es el que se sigue usando en las vacunas contra las paperas aún a día de hoy. Míralo en la ficha técnica, es la cepa llamada “Jeryl Lynn” o “JL”.

Inicialmente, en los ensayos clínicos,  entró la hermana pequeña de Jeryl, Kirsten. En esta foto de 1966 se puede ver a la izquierda a Jeryl, ya recuperada, consolando a su hermana mientras recibe la vacuna experimental contra la parotiditis. Llevaba el mismo virus que ella había pasado 3 años antes.

paperas

Las paperas de Jeryl no sabían que su padre, Maurice Hilleman, era un vacunólogo, que más tarde desarrollaría la vacuna triple vírica (sarampión, parotiditis, rubéola), la vacuna de la hepatitis A, hepatitis B, varicela, meningococo, neumococo y haemophilus.  Otras tantas vacunas, las mejoró, consiguió que tuvieran menos efectos secundarios y que fueran  más eficaces.

paperas, parotiditis

Vacuna experimental contra las paperas. La que recibió la hermana de Jeryl. En 1967 la FDA americana la aprobó, y aún se usa, derivada del virus original de Jeryl que la despertó una noche.

Gracias a sus investigaciones, miles de vidas, y miles de sufrimientos se han salvado o evitado. Miles de mujeres no han perdido a sus bebés en el embarazo por la rubéola  ni han  tenido niños malformados. Miles de niños no han muerto o han tenido secuelas del sarampión. Y no hace más de 50 años.

paperas, parotiditis

Jeryl Linn en la actualidad. Dijo “lo único que hice fue enfermar en el momento justo, del virus justo y con el padre justo”

Murió en 2005, ya con la epidemia de recelo hacia las vacunas, y es que en 50 años nos hemos creído que las cosas pasan solas, y que las vacunas son dañinas de por sí.

paperas, parotiditis

Hay un documental sobre su vida. Como dice el cartel, uno de los científicos más importantes del siglo XX y nadie lo conoce.

Aún hoy hay epidemias de paperas en España. En muchos de los casos, se dan en niños, y especialmente adolescentes, no vacunados o vacunados con una cepa del virus (cepa Rubini) que no es igual de eficaz que la Jeryl Linn. Aquí información sobre la vacuna de las paperas.

–>

Si os ha gustado y queréis, hay por ahí un libro de mucha risa sobre la maternidad, el embarazo, la lactancia y los bebés, que os recomiendo.  En las mejores librerías! Y también en Amazon, El Corte Inglés y La Casa del Libro.

Si te gusta el blog, puede que te guste el libro! Te agradezco que compartas el post

Lloreda

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comments

  1. Un aplauso para la familia Hilleman. Y otro para ti por contarnos la historia de este señor (desconocida para mí).

    Cuando he leído lo de “en el tercer mundo porque no llegan las vacunas y en el primer mundo porque…” mi mente ha completado la frase con “…somos gilip*********”.

    En fin.

    Trabajo en un centro hospitalario y estamos viviendo varios casos de sarampión, estamos en el “primer mundo” así que podréis deducir el por qué de este brote. Y justo la semana pasada le pusimos a mi hija la segunda dosis de la triple vírica, así que me reitero en mi aplauso para Maurice, JL, su hermana y para ti por divulgar con tanta gracia.

    Un saludo!

    • Mi reino por un caballo

      Hola Maripreci! muchas gracias por tus palabras. Estamos involucionando, todo es tan relativo y nos engañan por todo, que nadie cree nada ,y se confunde la información, que puede ser sesgada, con el conocimiento. Besos!

  2. Esther madre de Héctor

    Pues lleva razón nuestra jl
    No hay nada mejor que presentar una enfermedad a un ser querido que sabe que hacer con ella… Viva por esas personas que con su paternidad hacen mejor la crianza.
    No irás a la feria del libro en madrid nooo??

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: