LA CONFUSIÓN DEL PEZÓN, OTRA CABEZA DE TURCO

Me maravilla que una cosa, a fuerza de repetirla, se convierta en ley, y que no se pueda dudar de por qué se dice. Parece que la inquisición española no permite hablar según de qué temas.

Estamos tan invadidos por la evidencia, que modificando la evidencia o quedándonos solo con la que nos da la razón, parece que la tenemos. Y no, no es así.

Esto hace que muchos compañeros y compañeras crean a pies juntillas cosas, y que además, transmitan a las madres y padres el mensaje como si fuera la Verdad Revelada, con la mejor intención del mundo. Si seguís el blog sabréis que no siempre lo que parece bueno acaba siéndolo.

Los mismos que te dicen que los pulpitos curan a los prematuros (o a un niño de la maternidad), sin pruebas, te dicen que hay que cortar el frenillo a 1 de cada 5 niños (desde su clínica de corte del frenillo, achacando que antes no se hacía porque se tomaba mucho biberón, pero ignorando que hace 400 años ya había matronas que se quejaban del abuso en el corte, como cuando hace 30 años se quitaban todas las vegetaciones porque era muy muy muy muy necesario), que las leches de crecimiento muy importantes o que los bebés tienen confusión del pezón.  Espero que las doulas holísticas, con su cursillo de una tarde, no se molesten por no ser yo una mujer. Siempre encontrarán los padres a alguien que les diga que todo eso es correcto si antes les han metido miedo. Es cuestión de probar, y a veces, de pagar.

Y mira, los bebés no son tontos en esto.

Se supone que la confusión del pezón es una alteración en la alimentación al pecho de su madre de un bebé que ha tenido contacto con una tetina o un chupete, al principio de la instauración de la lactancia materna, pero también lo pueden hacer de forma tardía. Cuando uno quiera acusarles, da igual.

En todas las guías se dice una y otra vez esto, no dar tetinas ni chupetes, y se forman debates muy graciosos sobre este tema, entre otras cosas porque luego en casa los padres hacen lo que quieren, y saben mentir para quedar bien, como todos.

Yo nunca he creído en la confusión del pezón, y me parece una exageración, por mucho que lo diga la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por suerte o desgracia, cuando un bebé tiene un problema, no va la OMS, sino un profesional, a ver qué pasa con ese bebé. Pero el tema de la OMS como fuente de información lo dejo para otro día.

Resulta que cuando indagas un poco en las creencias de la gente, todo el mundo da por supuesto que la confusión del pezón existe, y que es superfrecuente, de forma que casi lo peor que una madre puede hacer es darle un chupete al bebé. En teoría hay que respetar a las madres, pero solo se las tolera, que es como  decir que no hay que darles con un palo, más o menos.

Se han hecho estudios donde se ve que el 45% de las matronas y el 56% de los pediatras creen que la confusión del pezón existe. Incluso un 17% de matronas y un 6% de pediatras respondían que con solo una vez el uso de la tetina, ya estaban los bebés confundidos. Solo con uno. Increíble. Es como si por estar intubado nunca fuera capaz de respirar por sí mismo.

Se les dice que no, que así no, etc. Se les informa para que hagan una elección libre, se supone, pero, ¿qué información les estamos dando?

En los pasos para promover la lactancia materna de la OMS, el punto 9 de 10 dice que hay que evitar el uso de biberones, tetinas y chupetes, advirtiendo de su peligrosidad. Atención, peligrosidad y riesgos. Parece que el chupete puede evitar el síndrome de la muerte súbita del lactante, pero aunque no fuera por eso ¿de verdad es tan clara esa recomendación? Mi experiencia personal es que es una cabeza de turco. He visto a bebés mamar perfectamente y tomar chupete, incluso iniciar el chupete y después hacer el paso al pecho. Y sabían hacerlo. Sé que es una herejía, sí, pero lo he visto hacer.

Entonces, debe ser que las pruebas son concluyentes. Acaba de salir publicada una actualización sobre el apoyo a la lactancia materna en hospitales a cargo de la OMS (mira aquí,página 27) y en el punto 9, sobre este tema se sigue recomendando evitar las tetinas y el chupete, aunque se quedan tan tranquilos diciendo que hay muy pocos estudios, y en los que hay, no hubo efectos sobre la lactancia materna. Lo que se dice siempre de que la forma de succionar de tetina y tomar pecho son diferentes, es cierto, pero también lo es que los bebés pasan de una a otra, no son tan tontitos, al menos eso está demostrado a partir de las 2 semanas de vida (pero porque no se hizo antes el estudio, no porque no supiesen).

Por otro lado, a los prematuros les hacemos succión no nutritiva en tetinas, y alabamos hasta la extenuación hacer eso, pero luego llega a término y, de repente, eso que hacemos está muy mal. ¿Así, cómo queremos que nos crean?

¿Por qué toman chupete? ¿Es el chupete la causa del abandona de la lactancia? Eso no lo ha demostrado nadie, por mucho que se diga. El chupete puede indicar todo lo contrario, una dificultad en el enganche del bebé y otros problemas en la lactancia materna. De hecho, hay estudios donde al prohibir el chupete se disparó el uso de fórmula artificial. Lo que hay es que comprobar si el chupete hace que el bebé tenga una peor lactancia materna, porque no se reconozcan las señales de hambre y se estimule menos la mama, que el chupete se haya usado como se dice en inglés, como un pacificador.

Una revisión sistemática aquí no encontró datos para saber si el supuesto síndrome de confusión del pezón es la causa de los problemas, y no la consecuencia cuando existen los problemas. Y si con las tetinas la evidencia es muy contradictoria, con el chupete ya es para pensarse bien si esa recomendación que se hace no es humo. ¿No se supone que trabajamos con las evidencias? ¿Qué estamos diciendo a las madres y padres? ¿No será que estamos haciendo difícil lo que no lo es? ¿No será que intervenimos demasiado?

Por lo tanto, menos dogmatismos, más realidad, no vaya a ser que el rey vaya desnudo y todos alabemos su traje.

->Si os ha gustado y queréis, hay por ahí un libro de mucha risa sobre la maternidad, el embarazo, la lactancia y los bebés, que os recomiendo.  En las mejores librerías! Y también en Amazon, El Corte Inglés y La Casa del Libro.

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comments

  1. Y es que además cada hijo es un mundo. Yo por ejemplo he intentado hacerlo todo distinto con el primero y el segundo, y son muy distintos y muy listos desde el minuto 0 del nacimiento. Pienso que hay q seguir ese sentido común de más que tenemos las mamis. A parte de escuchar, informarte y empaparte de todo lo necesario, claro.
    Muy bien explicado, como siempre, gracias!

  2. Esther madre de Héctor

    Yo tb te doy las gracias por decirlo.
    Me comieron mucho la cabeza con eso. Con Héctor tarde un mes en dárselo y mes y medio el biberón. Pero claro, ese tiempo fui yo quien tuvo que darle el pecho cada poquísimo tiempo porque no había otra opción para relajarme cada vez que lloraba y mi niño, ha sido es y probablemente será un llorón…
    Me alegro de recibir consejos diferentes que me hagan la vida un poquito más facil.

    • Mi reino por un caballo

      Te escribiré desde Indonesia, porque esto va en contra de todo 😉

  3. Anónimo

    Gracias Jose Maria

    Desde hace tiempo intuia que no tenia ningun sentido lo de la confusion del pezon.
    Asi se lo hacia saber a las madres de los lactantes que veia, pero por supuesto dentro de mi consulta, por temor a que me acusaran de fomentar la lactancia artificial

    Ahora ya se que no soy la unica en pensar que si una lactancia esta bien establecida no va haber chupete que lo confunda. Y que un chupete a tiempo hace que el bebe llore menos y no se pase a una lactancia artificial por agotamiento de los padres

    Silvia Robles

    • Mi reino por un caballo

      Y eso que no he contado que mi lactancia materna más corta, personal, duro 4 años.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: