ENFERMEDADES CAUSADAS POR LA MASTURBACIÓN

Hace ya años que a uno no le preguntan si se masturba o no, pero en otros tiempos no muy lejanos, se preguntaba  sobre ello y se advertía del riesgo de hacerlo.  A mí me lo preguntaron, por ejemplo, en clase de religión en el instituto. Se decía que uno se debilitaba, que no crecería y que se podía quedar ciego, además, por supuesto, de que era pecado.

Una vez una compañera me llamó a las 5 de la mañana para que le viera la rodilla a un niño, en urgencias, cuando era residente. No me acuerdo de lo que le pasaba en la rodilla, la verdad, pero sí de que cuando llegué, el niño, de unos 6 ó 7 años estaba en la camilla masturbándose ante el asombro de los padres, que no habían reaccionado aún ante lo que el niño estaba haciendo. Eso influyó bastante para que no escucharan lo que le pregunté al niño, sin pensarlo bien, creo que por el sueño:” ¿a tí te gustan los niños o las niñas?”

Muchos padres tienen pensamientos ambivalentes sobre esa conducta natural de sus hijos, y en algunos sectores de la sociedad se prefiere ni hablar del tema, y mirar para otro lado. Como si no lo hubieran hecho; y si no lo hicieron, o no lo hacen , puede ser el inicio de muchos problemas. 

Parte de este tabú viene de los propios médicos, que consideraron esta práctica como muy peligrosa, aunque me temo que la hipocresía tuvo que jugar un papel importante en ello.

Hombre sufriendo los efectos de la masturbación excesiva: debilidad, astenia, etc

En 1760 se publicó el libro inicial, con el título original de “Tratado de las enfermedades producidas por el onanismo”, por Tissot, que tuvo un éxito brutal. Tan es así, que en el siglo XIX y hasta en el XXI se ha reeditado. La portada es de una reedición de 2015, la podéis comprar en cualquier librería.

En este libro, que supongo que ahora se reedita por motivos históricos, se dan muchas de las recomendaciones que han estado encima de la mesa hasta prácticamente 20 años. El autor recopila la opinión de los médicos clásicos y alerta sobre la frecuente posibilidad de que la enfermedad de un paciente o un niño sea debida a la masturbación.

Se recomienda reconocer la masturbación en sus fases iniciales, que es cuando se le puede poner algo de remedio, aunque ya os avanzo que los tratamientos son poco efectivos.

Ya le queda poco para dejar de masturbarse

Según los clásicos, el semen es más importante que la sangre, y la pérdida de semen debilita al cuerpo 4 veces más. Prueba de su papel en el cuerpo del hombre es que cuando empieza a aparecer, el cuerpo se vuelve más robusto, cambia la voz, sale la barba, etc, y en las personas que no tienen testículos, esto no pasa.

Por eso, si hay mucha pérdida de semen, ya sea por relaciones coitales o por masturbación, se producirían muchas enfermedades, aunque más graves por esta última vía. Lo resumiría un castizo con la expresión “deslechado”.

Por lo tanto, la pérdida excesiva de semen, produce enfermedad, aunque no se sabe cuál es la pérdida llamada excesiva . En España las encuestas dicen que lo más frecuente es tener una relación sexual a la semana, pero a saber la verdad que hay tras esto y si se cuenta también la masturbación.

Hipócrates  llamo “degeneración dorsal” o tabes dorsal al abuso del sexo, siendo un mal que venía de la parte baja de la espina dorsal. Esto sucedía en casados jóvenes o gentes de mal vivir. Según él, incluso durante la micción seguían perdiendo semen, volviéndose débiles y con problemas respiratorios, dolores de cabeza, debilidad y finalmente la muerte.

Celso dijo que la masturbación  era mala para personas débiles, y que su abuso mermaba la fuerza. Areteus decía que evacuar demasiado semen hacía que los jóvenes pareciesen ancianos, se volvieran pálidos, afeminados, y débiles, no soportando ninguna cosa y llegando a la parálisis corporal.

Galeno dijo que los coitos excesivos podían provocar la muerte. Algunos emperadores romanos murieron durante el acto sexual, y en épocas modernas, el cardenal Danielou murió de un infarto en casa de la prostituta de lujo Mimi. Por lo tanto, cuidado con desfondarse, y más si uno empieza pronto. Demócrito decía que el orgasmo es un tipo de epilepsia, y si además sabemos que San Valentín es el patrón de los epilépticos (aunque el Corte Inglés lo haya ignorado), todo se entiende mejor.

En la Biblia, Onán no quiso eyacular dentro de la mujer de su hermano, porque según sus leyes, esos hijos serían de su hermano, y no de él, con lo que perdería los derechos que tendría si ella se quedaba embarazada. Por lo tanto, el acto sexual siempre finalizaba en coitus interruptus. Para castigarlo, Dios lo mató. Con lo fácil para hacer unos milagros y lo quisquilloso que se pone a veces para otra cosas

Lomnius, en épocas más recientes decía que la emisión frecuente de semen producía debilidad, sequedad, epilepsia, pérdida de visión y parálisis. Incluso las gangrenas en las piernas fueron asociadas al onanismo empedernido. 

Yo lo de la ceguera lo escuché muchas veces en el instituto, y puede que antes, no me acuerdo bien. Algún autor clásico, que debía creerse de verdad estas cosas, decía que la ceguera era una consecuencia clara , aunque se desconocía cómo los testículos y los ojos podían estar conectados.  Yo también soy de esa teoría, una vez me dieron un balonazo ahí mismo y automáticamente se me saltaron las lágrimas.

Incluso la gutta serena, una forma de llamar a la ceguera donde no se veía nada alterado en la parte anterior del ojo, se creía que se debía  a esto (aún no se había inventado el oftalmoscopio, y lo que no se veía delante, pues sería por masturbarse, claro)

Boerhaave, un gran maestro de la medicina, con influencia durante muchos años, decía que la perdida excesiva de semen producía debilidad, convulsiones, dolores en los miembros, estado demacrado, alteraciones en los sentidos y ceguera, existía tabes dorsal, acompañado de indolencia y otras enfermedades.

Incluso se describía un movimiento rotatorio desagradable en los testículos de tanto eyacular. Ojo con esto, un movimiento rotatorio testicular incontrolable. Suena raro, pero hace tiempo un personaje tenía un fantasma en casa que le rotaba los testículos, a lo mejor se trataba de esto.

Hoffman además decía que los chicos y chicas que se masturbaban iban perdiendo poco a poco la memoria y se volvía estúpidos. Ya os dije antes que no me acordaba de cosas.

Los diferentes síntomas de la masturbación dependen de la cantidad, la persona y otros factores asociados, pero los más frecuentes son:

-Pérdida de apetito y vómitos.

-Debilidad en los órganos respiratorios, tos seca, voz débil.

-Gran debilidad del sistema nervioso.

-Otro rasgo común es la  aparición de pústulas por todo el cuerpo,  pero especialmente en la cara. 

En este tratado se habla de la masturbación como un vicio, un delito, y se dice que son peores que los suicidas.

Las masturbación es frecuente en los niños, quieran los padres verlo o no. El propio Tissot cuenta el caso de un niño de Montepelier de 7-8 años que se masturbaba tan frecuentemente que una fiebre se fue apoderando de él hasta matarlo.  Una cosa que pasa en todos los casos descritos de niños es que siempre hay alguien que les incita a hacerlo, normalmente el culpable es la criada o algún mozo, para que quede claro que los padres eran muy buenos y muy correctos.

El autor describe un caso de un adolescente que se masturbaba tanto que eyaculaba de forma espontánea.  Lo encontró en la cama con aspecto de muerto, demacrado, con los ojos hundidos y con emisión constante de liquido seminal. En esa época, el secretar semen sin erección se llamaba gonorrea, y no se sabía que era una enfermedad infecciosa y que eso más que semen, era pus.

Se describen ademas muchos casos de epilepsia durante el acto sexual y muerte. También describen casos de fiebre mortal tras las relaciones sexuales excesivas o la masturbación desde edades tempranas. 

Pero no solo habla de hombres. Este es un tema que atañe también a las mujeres. Además de lo dicho para los hombres, según los clásicos, y hasta hace casi nada, las mujeres que siguen a Onán, tienen ataques de histeria, melancolía, ictericia, dolores de estómago, de espalda prolapso uterino, etc.

“Le Livre Sans Titre,” An Illustrated Warning of the Deadly Perils of Self Abuse, 1830. Aquí un mancebo de buen ver, en la flor de la juventud, casi un niño, sin conocer qué es internet

Pero lo más peligroso que unos padres pueden temer de su hija si se masturba es que acabe con elongación de clítoris y furor uterino, lo que las llevaría a perder la modestia, la razón y a volverse brutalmente lascivas.

Como es importante detectarlo pronto porque es el único momento en el que se puede conseguir corregir, dan una serie de pautas para detectarlas: la niña pierde color en la cara, se demacra, los ojos pierden brillo y la piel se vuelve áspera. Los labios dejan de ser rojos y los dientes se oscurecen. Por si fuera poco, tienen indiferencia por la ley del matrimonio y no tienen interés por conseguir un marido. Menudas nueras.

Aquí ya se ha hecho una cuenta en el Messenger.

Es curioso pensar  que se haya asociado todo esto a la masturbación sin una base fisiológica, pero sí la tenían, es más, existían muchas explicaciones.  En la teoría de los humores, se creía que el semen era un producto de lo mejor de cada uno, y que se acumulaba en los testículos, para desde ahí, volver a la sangre para ejercer su influencia positiva en el resto del cuerpo (por ejemplo, que salga la barba, que aumente la fuerza…) Si sobraba, se producían las poluciones nocturnas. Si faltaba, por el uso excesivo, venían los problemas, los órganos no funcionaban bien y uno se iba consumiendo.

Acaba de llegar a los 10 000 seguidores en Instagram.

Es más, algunos creían que de donde más salía el semen era del cerebro, y otros directamente decían que el cerebro y los testículos estaban conectados, y que el semen era fundamental para su funcionamiento, de ahí los problemas de perder tanto.

Twitter la acaba de poner la estrellita de aspirante a famosete.

Respecto al tratamiento, era complicado. Algunos clásicos dicen que nunca lograron una curación. Otros sí, a base de dieta equilibrada, ejercicio físico, sueño reparador, evitar tentaciones, eméticos, brebajes a base de vino y cerveza masajes en los pies, etc. Incluso hay descrito el caso de un niño de 3 años, un sátiro, que se curó a base de tomar chocolate con leche.

 Si era necesario, algún aparato para prevenir los tocamientos también se podía usar.

Por lo menos es fresquito.

Me parece increíble que esto se le haya puesto a niños…pero por la calle se ven cosas peores.

Llama la atención que la tabes dorsal, achacada a la masturbación, a día de hoy sea un síntoma de la sífilis, una enfermedad de transmisión sexual que está entre nosotros cada vez más (entre otras cosas porque la gente no sabe que existe, les suena a algo del pasado). En ella, décadas después del contagio, se degeneran los nervios de la médula espinal, hay debilidad, pérdida de reflejos, sensación de hormigueo en la piel, zonas de mayor sensibilidad al dolor, imposibilidad para mantener el equilibrio, cambios de personalidad, demencia, sordera, parálisis y ceguera.

¿Cuántos de esos casos descritos eran una sífilis en fase de tabes dorsal, años después? , ¿explicaría esto la ceguera que los niños podían tener a la larga si se masturbaban? Es posible, ya que enfermedad y conducta moral en el siglo XIX iban de la mano y no se distinguían. Se creía que masturbarse llevaba irremediablemente a tener promiscuidad sexual.

Bueno, ese se dice también a día de hoy.

Arthur Conan Doyle, autor de Sherlock Holmes, hizo la tesis doctoral sobre la tabes dorsal, aquí el enlace.

Faucault decía que la obsesión con la masturbación existió porque se consideraba una enfermedad total, en la que se somatizaba cualquier problema, y conseguían que, a través de un delirio hipocondriaco, el paciente acabara por asociar cualquier síntoma  con la práctica de la masturbación, convirtiéndose en una enfermedad inventada, como alguna de las que ahora, en el siglo XXI, también sufrimos.

La masturbación en los niños es una conducta normal, más frecuente a partir de los 2 años, y muchos la hacen simplemente porque les gusta. No hay causas médicas que la justifiquen. Es un comportamiento normal. Que se masturbe más o menos no le va a afectar a su salud presente o futura, ni va a alterar su tendencia sexual, ni se va a convertir en un delincuente. Eso sí, a ciertas edades, los niños se ponen sudorosos,  ensimismados, realizando movimientos de la cabeza y el cuerpo que pueden confundirse con crisis epilépticas, pero no lo son. Es mucho más frecuente esto. Es mejor dejarlos tranquilos, todos lo harán al final en la adolescencia. Si lo hace en público, habrá que reconducir la situación al ámbito privado.

Aquí os dejo un enlace para padres sobre la masturbación en niños por la asociación española de pediatría.

El primer paso en la educación sexual es desterrar mitos y hechos infundados, aunque la medicina y la sociedad los hayan fomentado. Aún es muy fácil encontrar a día de hoy asociaciones que afirman que es un vicio, un pecado, y que hay que castigar a los niños. Vallejo-Nájera, un prestigioso médico español escribió esto en el siglo XX: “es propio de la joven de la presente época cierta sed de excitantes, de curiosidad perversa, de ansia de impresiones, de falta de escrúpulos, de impudor, que la impulsan a la búsqueda de impresiones sexuales sin que en ello jueguen sentimientos amorosos hacia el hombre que  ha de procurarles aquellas. Se han pedido demasiados derechos iguales para ambos sexos, derechos también en libertad de entregarse al amor, cuyas consecuencias no son las mismas para el varón que la hembra.”

Por eso, cuando salió el siguiente video, se creó la polémica. Unos padres hablan con sus hijos sobre la masturbación. La mayoría de los comentarios fueron negativos, principalmente por sacar aparatos sexuales, y otros, porque creen que incitan al sexo entre niños. A mí lo que más me llama la atención es que haya que pixelar esos objetos para poder sacar el vídeo. En el siglo XXI.

Si no hablas con tus hijos, otro lo hará.

–>

Si os ha gustado y queréis, hay por ahí un libro de mucha risa sobre la maternidad, el embarazo, la lactancia y los bebés, que os recomiendo.  En las mejores librerías! Y también en Amazon, El Corte Inglés y La Casa del Libro.

Dr Lloreda

Si te ha gustado, ¡compártelo en tus redes sociales!

 

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comments

  1. Esther madre de Héctor

    No sé si la gente que escribía estás cosas se corría o no, lo que si se, es que siempre ha habido hipócritas y que nadie se masturba…
    Curioso que mi miopía apareciera en esas épocas del descubrimiento interior.
    Gracias por descubrirme nuevos personajes como ese raro de onan que se follaba a su cuñada…estaba muerto el hermano? Próxima lectura…la Biblia esa gran fuente de sabiduría, eso si no me quedo ciega antes… Estará en braille??

    • Mi reino por un caballo

      La Biblia? Qué es eso? Al pobre de Onán le obligaron a ello. Y hay muy pocas representaciones, con la de cuadros que hay. Yo no he encontrado ninguna…

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: