VACUNAS Y MILAGROS 5: ¿son las vacunas un milagro?

Las creencias tienen mecanismos muy distintos al pensamiento lógico, y por eso es bastante difícil hacer comprender a alguien que cree en algo que está equivocado, más aún en estos tiempos de infoxicación, donde estamos inundados de tanta información que es imposible distinguir el trigo de la paja.

Antes de las vacunas, las personas buscaron otros remedios para protegerse de diferentes enfermedades. Por ejemplo, con la viruela, casi todas las culturas han recurrido a los seres mágicos para intentar curarse o no infectarse.  3000 años antes de Cristo, Ramses V de Egipto no tuvo mucha suerte con la viruela, y eso que él mismo era un dios.

Momia de Ramses V con señales de viruela

En el siglo IV, en China, también tenían un dios que servía para combatir la viruela, se llamaba Yo Hoa Long, y creo que tenía más traje que otra cosa.

En el siglo VII, en la India, la diosa Shisala Mata era la diosa de la viruela, que lo mismo te la provocaba que te la curaba. Una gracia.

La vacunación en la India tuvo el problema añadido del rechazo de usar una sustancia derivada de la vaca, que es un animal sagrado para los hindúes.

En el siglo XII en Japón, hay una representación de un guerrero mítico llamado Tamemoto expulsando al demonio de la viruela de la isla de Oshima.

El demonio de la viruela era combatido por los japoneses vistiendo a los enfermos de rojo.Anda, como mis padres con el sarampión….

En un lugar cercano, en Corea, en el siglo XIV se hacían exorcismos para curar a los enfermos de viruela.

Diorama donde se aprecia a una señora haciendo un exorcismo, con objetos de color rojo. La viruela se llama mama y las lesiones en la piel son sus huellas.

En España y Latinoamérica se recurría al santoral para pedir la intercesión con los enfermos.

Exvoto por curación de viruela por intercesión de la Dolorosa y San Sebastián. México, final del siglo XVIII

EN NINGUNO DE ESTOS CASOS SE PRODUJO EL MILAGRO (para la población general)

Después llegaron las vacunas y muchas enfermedades disminuyeron, asociadas a mejorías en las condiciones de vida.

Por tanto, para saber si las vacunas son un milagro, atendamos a qué se entiende por milagro. La Real Academia Española dice esto

aunque la definición de milagro puede ser más amplia.

Como hay que buscar a las personas que más saben, me pregunto, ¿quién sabe más de milagros en nuestro medio? Pues la Iglesia, de hecho, ellos tienen el monopolio para reconocer milagros.

Hace unos años una hematóloga canadiense recibió una muestra de médula ósea para dar una segunda opinión. El caso era claro, se trataba de una leucemia muy avanzada con un pronóstico nefasto en aquella época. Esta hematóloga olvidó el caso hasta que bastantes años después le llegó una invitación para asistir a la ceremonia de canonización de la primera santa canadiense. Su informe había sido parte del milagro, porque la mujer de la muestra de médula ósea había sobrevivido rezándole a una beata canadiense.

Intrigada por esto, pensó que si su informe estaba en algún lugar de los Archivos Vaticanos, debían existir muchos otros de médicos de otras épocas, como base del reconocimiento de otros milagros.

Movió Roma con Santiago (metafóricamente) y consiguió los permisos para escudriñar los Archivos Vaticanos, publicando sus resultados en el siguiente libro.

En él, se repasan todos los milagros de la Iglesia católica desde 1588 (cuando se modificó la forma de hacer santos, con métodos de investigación, el abogado del diablo, etc) hasta 1999. Los seis últimos papas tienen los archivos sellados, y no se pueden ver los archivos de sus papados, pero en cada ceremonia de canonización se hace un resumen de la investigación de ese santo, y de ahí pudo extraer mucha información, buscando esas publicaciones una a una.

Pues bien, de 1588 a 1999 hay más de mil cuatrocientos milagros reconocidos por la Iglesia y casi todos son por curación de enfermedades. Los diagnósticos  van cambiando conforme se delimitan nuevas enfermedades y van desapareciendo a medida que hay tratamientos eficaces. Por ejemplo, el último milagro relacionado con la malaria es de 1682; la quinina se usó en el tratamiento de la malaria en 1705.

O como se ve en el gráfico anterior, los milagros por cura de tuberculosis desaparecieron desde la entrada en escena de la estreptomicina y la isoniacida a finales de los años cincuenta del siglo XX

¿Y qué pasó con la viruela?

Pues hay diez milagros por cura de la viruela reconocidos. Oh sorpresa, la mayoría son anteriores a la variolización de la señor Montagu y solamente uno se ha reconocido tras la vacunación de Jenner. Desde entonces, nada de nada.

                              La primera fecha es la introducción de la variolizacion porMontagú  y la segunda, la vacuna de Jenner

Por lo tanto, cuando hay un tratamiento o un remedio que evita la enfermedad, desaparecen los milagros. Es lo bueno de las vacunas y otros tratamientos, que no se necesita creer en ellos para que funcionen, solo hay que creer para dejarse vacunar.

No es necesaria la fe.

Las vacunas no son milagros: están explicadas, no son sobrenaturales ni alteran las leyes de la Naturaleza.

El verdadero milagro es que pese a todo, las personas sigan vacunándose. El verdadero milagro es que gracias al conocimiento, se puedan evitar enfermedades que unos años antes eran invalidantes.

Fotos de Anne Geddes con deportistas víctimas de la meningitis C y niños vacunados contra esta enfermedad.

Milagros cotidianos que se dan todos los días en  los consultorios, los centros de salud, en los puntos de vacunación.

Sigamos contribuyendo al milagro.

 

Ea, ya se ha acabado el tema este de los milagros. Si queréis repasar los post anteriores, estos son los enlaces:

1-El sarampión

2-Las pruebas no sirven

3-¿Qué pasaba antes?

4-San Jenner y los antivacunas

Si te ha gustado, ¡compártelo! No olvides darle a me gusta la página en Facebook y suscribirte por correo electrónico.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Esther madre de Héctor

    Bueno, por lo menos quien no ha puesto remedio a la posible enfermedad en si mismo, si es capaz de ponerlo en los que quiere. Estoy entre esos posibles casos, pq he vacunado al niño para evitar cualquier mal pero no he hecho lo mismo conmigo. Porque será? Creo que es porque valoras mucho más ese miedo a que a él le pase algo por no protegerle que lo que te pueda pasar a ti. Parece ley de vida que lo tuyo pase…
    Algún médico general que me reeduque en esto?? Vosotros lo habéis hecho?

    • Mi reino por un caballo

      Hola, eso que comentas es muy común, vacunar a los niños y no a los adultos. Tenemos una cultura sanitaria donde las vacunas implican infancia, pero hay hasta calendario para adultos. En estos días se ve con el tema de la gripe. Es cierto que mucha de esas enfermedad es de dan más en niños, especialmente en los pequeños y adolescentes, pero vuelven a atacar cuando ya nos hacemos bastante mayores. Es algo muy común lo que dices. Un abrazo e intenta ser la madre de Héctor muchos años (sin ser tétrico, es una forma de hablar!)

  2. NUTRICIONISIMA

    Efectivamente, existe mucha infoxicación.
    Es la Pandemia social que tenemos pero no solo en esto sino en muchos otros temas.

  3. Pues vaya con los milagros, tenían truco jeje, si es que de algunas cosas no se salvan ni los Dioses! auque reconozco que sería estupendo poder echar al “monstruo” de las enfermedades lejos lejos. Por ejemplo cuando un niño se cae pero no se ha hecho nada y le atrapas el dolor entre las manos y lo tiras a lo lejos, le dices: “mira mira por ahí se va, dile adiós!! adioos adiooos!! y a veces funciona, los niños son lo mejor, si duda, será que tenemos una visión un poco infantil de algunas cosas? mmm no se nose…

    • Mi reino por un caballo

      A mí me funciona mucho un poema mágico aprendido de los monjes shaolines: sana, sana, culito de rana, si no sana hoy, sanará mañana, y si no, a lo largo de la semana. Es infalible 😉

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: