VACUNAS Y MILAGROS 3: ¿qué pasaba antes?

Hemos visto en el primer post que quizás hay que mejorar la información respecto a las vacunas, y en el segundo post que hacer esto es necesario, pero que no sirve de nada para el que no cree en ellas, entre otras cosas porque desconfían del emisor. Es así, y es mejor saberlo para no desilusionarse.

Existe la creencia, falsa, de que el movimiento antivacunal es cosa de ahora, o que ahora los argumentos están mejor razonados, que los niños llevan iPad y los papás podemos hablar por teléfono ya sin tocarlo por la calle, que somos más listos, más mejores. Qué miedo me da la gente hablando sola por la calle por teléfono sin el terminal visible.

Decía una persona que solo existe lo antiguo y lo que se ha olvidado, y a lo mejor se entiende mejor el panorama antivacunal actual conociendo cómo era al principio y cómo es ahora.

Por ejemplo, es muy frecuente escuchar ahora que a los niños se les meten muchas sustancias en sus cuerpos y que antes las vacunas eran menos y por eso se desconfía; si se les pusieran solamente las de los años 50 no habría problema. Veremos si esta frase, como otras, son de ahora o no.

Y veremos qué efecto tienen los Cantajuegos y Bob Esponja en el futuro, miedo me da.

Si comparamos qué se decía, por ejemplo a finales del siglo XIX con lo que se decía a inicios de los años 2000, nos llevaremos alguna que otra sorpresa.

En Inglaterra se prohibió la variolización en 1840 y se impuso la vacunación obligatoria de la viruela. Desde entonces, los movimientos antivacunales se hicieron fuertes, pasando a finales del siglo XIX a Estados Unidos. Como veremos, los cambios en el discurso de estas personas de entonces a ahora son nulos. Dicen las mismas  cosas.

antivacunas

Las vacunas son mu malas

En 1878, se decía que las vacunas creaban difteria, erisipela, abscesos, convulsiones, etc. En 2001, dicen que producen enfermedades crónicas neurológicas e inmunológicas, como el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, dislexias, alergias, cáncer…. En eso no hemos mejorado nada de nada.

En 1878 se decía una de las falacias más conocidas ya, que con una vida saludable se conservaba la salud, sin necesidad de vacunas. A día de hoy en muchas páginas antivacunas se repite lo mismo, que lo sano es lo mejor, que lo “natural” es lo único, etc, etc, De hecho en el post anterior hay un comentario donde se dice que si es que los niños nacen “defectuosos” y que cómo no se van a curar esas enfermedades en el siglo XXI. A lo mejor hay que estudiar un poco el tema de la medicina y las enfermedades para darse cuenta de que sí, que muchos nacen defectuosos y que no, que muchas enfermedades tienen mala cura. No sé, lo dejo ahí como reflexión.  Por otra parte dejan de lado que el veneno de víbora es lo más natural que hay, igual que morirse, y que lo más antinatural que hay es tener un frigorífico, pero a ver quién prescinde de él. O del wifi.

La ley de Godwin dice que cuando uno recurre a los nazis o a Hitler en una discusión, la discusión ha finalizado, por falta de argumentos.

En 1878 ya se decía que la vacunación se debía al despotismo médico, a un delito por supresión de los derechos de los padres, a que todo era para ganar dinero los médicos… En 2001, en muchas de estas publicaciones se dice lo mismo, como que las farmacéuticas ganan dinero obligando a meter sus vacunas en los calendarios vacunales aunque sepamos lo médicos que producen daño cerebral y muerte. Qué malas, pudiendo ser empresas de caridad, u oenegés, que quedan bien para ir de turismo sanitario.

Yo sigo esperando el cheque de una malvada empresa, no he recibido aún  ningún correo (info@mireinoporuncaballo.com)

En esta caricatura, los médicos, con cuernos y cola (conozco algunos que son así, sin exagerar) meten a los pobres recién nacidos en las fauces de la vaca. Por la zona posterior otro malvado los mete muertos ya en carros. Vienen a defender a estos niños, bravidos guerreros, como Moseley y Rowley, que en siguientes entregas veremos quienes son.

Actualmente se dice que las vacunas son “cócteles químicos peligrosos” (ya sabéis que todo lo que sea química es peligroso por definición). Las vacunas llevan virus (algunas es verdad que los llevan, a propósito) y tóxicos como el aluminio (como donde envuelves los bocadillos), mercurio, formaldehído, etc, que ellos dicen que se asocia a lupus, autismo, TDAH, asma.. Pues en 1878 ya se decía lo mismo de una sustancia usada, el ácido carbólico, que era un “veneno virulento”. Y luego nos dan a probar lo que sea en una botella “casera”, o un cóctel en un barco rumbo a Punta Cana  y nos lo metemos en la boca sin preguntarnos qué será. Consecuentes ante todo.

Esta escena actual ya se representó en el siglo XIX, la obligación a la fuerza para vacunar.

Otra de las falacias que llevan con nosotros desde el principio es aquella que dice que las vacunas no son efectivas, quizá porque se quiere creer que son eficaces al 100%, y eso es mentira. Se decía que seguían existiendo epidemias de viruela iguales o peores tras la vacunación obligatoria; ahora lo que se dice es que los estudios epidemiológicos demuestran que las vacunas no han tenido un papel destacado en la prevención de la enfermedad. Ea, cada loco con su tema.

Como tienen mucha guasa, en muchas representaciones ponen Jenneration haciendo juego con “Jenner” y “Generation”. Si hubieran tenido Twitter en aquella época….

Como vimos en la segunda parte de esta serie de vacunas y milagros, solo usan la ciencia si dice algo a favor de lo suyo, y si criticas sus publicaciones, es una conspiración. Eso pasaba ya antes. En 1878 se decía en algunas publicaciones antivacunales que “los partisanos de las vacunas tienen miedo a buscar la verdad y reconocer sus errores. Cierran los ojos a los hechos y la investigación”. Esa frase parece sacada de Cuarto Trienio, donde todos son Hinvestigadores por llevar una grabadora y un chaleco con bolsillos, y el resto son basura (salvo algún científico en fase maníaca que quiere hacerse famoso y va allí a debatir sobre levitaciones y cosas así). En 2001, entre miles de cosas que se afirman, también se dice esto, que los efectos nocivos son conocidos pero ocultados.

Otro que pone “Jenneration”. Por cierto, el esqueleto tiene 8 y 7 costillas, en vez de 12 en cada lado, y el esternón en 8 partes, que como mucho tiene 3, como para fiarse de la información médica que dan.

Está muy de moda decir ahora que es mejor pasar las enfermedades que vacunarse de ellas, especialmente SI LAS PASAN LOS OTROS, no tú, ya que el dolor ajeno es más fácil de soportar que el propio (a mí me pasa;  cuando eres médico siempre hay alguien que te pregunta si te mareas con la sangre. Tolero mal sangrar yo, especialmente, no los demás). Así, todo es benigno: sarampión, varicela… todito. Por otro lado, se afirma actualmente que así uno pasa por caja cada X años para las dosis de recuerdo. Yo estoy con ellos: pasemos la enfermedad, con algo de suerte ni hay que gastar dinero en ropa, ni en cortarse más el pelo. En 1878 ya se quejaban de que si uno tenía que andar repitiendo dosis de vacunas, ¿qué cachondeo era ese?

La asociación es clara: hay más vacunas, hay más criminales. ¿Quién puede dudar de esto? (es una asociación irónica)

¿Los antivacunas son más activos ahora? No lo creo. A finales del siglo XIX existían  campañas contra la vacunación de viruela; campañas con el foco en la seguridad, en los fallos vacunales, en la falta de libertad individual, en la alianza oscura entre los médicos, las farmacéuticas y el gobierno para ganar dinero. A principios del siglo XXI, existen campañas contra la vacunación; con el foco en la seguridad, en  los fallos vacunales, en la falta de libertad individual, la alianza oscura entre los médicos, las farmacéuticas y el gobierno para ganar dinero.

No hay más preguntas, señorida.

Tanto antes como ahora, la información se distribuye por todos los medios posibles: periódicos, revistas, artículos, libros, planfletos… Actualmente añadiremos internet y los podcast, que haberlos, haylos.

Esta falacia, la de la foto, es una de las más comunes. Se escucha a compañeros/as decir “son muy chiquititos para meterles tantas cosas” y eso lo dicen ahora y lo decían hace 20-30-60 años. En 1940 y en 1878 ya se decía que se les metían muchas cosas, como si cada vez que el niño chupa sus propias manos su sistema inmunológico estuviera sin actuar, por no decir nada de cuando antes han estado tocando su zona anal o las babas de otro amigo. Nada, que viven en una burbuja por lo visto.

Este futuro bebé SÍ vive en una burbuja.

¿Quiénes pertenecían en 1878 a los grupos antivacunas? En general, algunas personas de este estilo

  1. Los que pensaban que la vacuna de la viruela no servía.
  2. Los que creían que familiares o amigos habían tenido efectos secundarios o muerte por la vacuna.
  3. Los que se oponían a la obligatoriedad por razones de derechos humanos.
  4. Los que propugnaban teorías alternativas a la práctica médica: homeopatía, medicina natural, quiroprácticos, etc.

¿Quiénes pertenecen hoy a los grupos antivacunas?

  1. Los que creen que las vacunas o algunas de ellas son inefectivas o peligrosas.
  2. Los que creen que familiares o amigos han tenido efectos secundarios o muerte por la vacuna.
  3. Los que se oponen a la obligatoriedad por derechos humanos.
  4. Los que propugnan teorías alternativas a la práctica médica: homeopatía, medicina natural, quiroprácticos, etc.

Yo añadiría también a muchos charlatanes que buscan acoger a esa corriente basándose en la inmunidad que la inmunidad de grupo nos da a todos, y a tantos y tantos que ponen vacunas fuera de indicación, como la vacuna del papiloma, que he visto ponerla a señoras de 60 años. Ser médico implica que a lo mejor hay que seguir estudiando. No vale todo, y saltarse las indicaciones a la torera, no hace ningún favor a las vacunas.

¿Cómo respondieron las autoridades en el siglo XIX a estos movimientos?

Temiendo nuevas epidemias debido a la caída en las vacunaciones, las autoridades promovieron una mayor vacunación. Exactamente lo mismo que se hace ahora.

¿Tuvo algún efecto el movimiento antivacunal en el siglo XIX?

Pues sí, por ejemplo la reducción de la vacunación en Estocolmo, del 90% al 40% en 1872, condujo a una epidemia  en 1874, incrementándose otra vez las tasas de vacunación.  En el siglo XX cayó la vacunación a tosferina en Inglaterra por miedo a su seguridad del 81%  al  31% y hubo una epidemia de tosferina y subida de la vacunación al 93% posteriormente.

Ahora no hay himno antivacunal. Eso habrá que arreglarlo.

Por tanto, casi ningún argumento actual es nuevo, todos tiene ya más de 100 años, y siguen estando ahí, en expansión. Eso sí, hay que reconocer que los memes de ahora no se pueden comparar a las caricaturas clásicas.

¿Tanto buscar la vacuna del SIDA para luego no ponerla?

Si pese a todo esto seguimos vacunando…¿es que Jenner hizo un milagro? ¿Quién era Jenner? ¿Era un santo? Lo descubriremos en la cuarta entrega de vacunas y milagros, si queréis.

Mientras os dejo con otro posible himno, pero para los que no necesitamos creer en las vacunas, ya que sabemos que funcionan independientemente de nuestra opinión.

Parte de la información la saqué de este artículo.

Si te ha gustado, ¡compártelo! No olvides darle a me gusta la página en Facebook y suscribirte por correo electrónico.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

13 Comentarios

  1. Hola qué tal?
    Como siempre…me encanta, muy bueno!!! Pásame a mi correo,cuando puedas, la partitura del himno, please.

  2. Constanza

    Cuando me puedas explicar convincentemente la pretendida necesaria vacunación para la gripe aviar…aquella que nunca fue, y de la que se vacunó mucha gente..quizá crea algo de esto.
    Me gustaría también que hubiera garantías REALES

    • No entro a responder la pregunta, porque no es mi tema, pero en cualquier caso, pretender echar por tierra todo un sistema perfectamente contrastado, con evidencias más que sólidas, porque en algún momento se haya podido cometer un error, me parece de muy poco sentido común. Es como no comer nunca más pepinos porque quieres garantías reales de que nunca más van a volver a estar contaminados, como lo estuvieron hace unos años.
      También te preguntaría qué entiendes por garantías reales. ¿Quién se supone que debe hacer la experimentación y el desarrollo para que te parezca de garantías? Porque parece claro que no pueden ser las terribles farmaceúticas, ni los gobiernos vendidos a las empresas, así que no sé, igual tenemos que hacerlo nosotros en casa con el Quimicefa…

    • Mi reino por un caballo

      Hola Constanza, gracias por comentar. Creo que se equivoca, en España no se vacunó contra la gripe aviar a la población. Si supiera lo que significa H5N1 y las pandemias de gripe que a lo largo de la historia el paso de animales a humanos han creado podríamos entender la alarma de algo que por suerte no pasó. Quizás se refiere a la gripe A H1N1 que produjo la pandemia de 2009. Las vacunas actuales ya contemplan al H1N1 y al H3N2.

  3. Lo del himno vacunal me parece la pera jeje, está genial que escribas sobre las vacunas, pero la faena que hay, cada vez parece que más, por los diferentes argumentos que tan bien has nombrado y por las diferencias de calendario aquí y allí y estas que entran y las otras que no, pues seguro que nos engañan, es que se estan forrando con todos nosotros y blabla. Por otra parte estoy muy de acuerdo en que la gente que va por la calle hablando sin que se vea el terminal…uis pues que da un poco de no se qué, pero las fotitos que tu pones niño, como siempre, esas sí que dan yuyu. Esperaremos a que nos cuentes sobre Jenner 🙂

    • Mi reino por un caballo

      Hola! Solo te digo que tengo los guasaps que Jenner mandaba. Documento único

  4. Muchas veces he pensado si promover este tipo de creencias no debería considerarse delito, directamente. No sé, que alguien pueda escribir un libro repleto de mentiras que, sencillamente, ponen en peligro a niños, creo que es bastante más grave que muchas cosas que sí que están tipificadas como delito. Entiendo que debe ser tremendamente difícil de legislar, porque siempre se podrá decir que la libertad de elección, de pensamiento, de religión… pero ante todo, ¿no debe primar el derecho de protección de los niños?
    Y el colmo es ver como puedes encontrar libros antivacunas en bibliotecas públicas. No sé, a mi una biblioteca me inspira respeto, es como un lugar donde solo debería haber conocimiento (y entretenimiento de lo más sano, por supuesto). Ver esos panfletos produce un poco de asco. Bueno, tanto como ver la homeopatía en una farmacia.

    Jenny, te he echado de menos. 🙂

    • Mi reino por un caballo

      Luego le pasó su contacto a Jenny….;)
      La mayoría del tiempo las personas que saben tienen que estar derrumbando lo que dicen los que tergiversan. Así todo el tiempo…Es tan fácil sembrar las dudas, ya que no se necesitan pruebas. Un abrazo!

  5. Esther madre de Héctor

    Cómo se sentirán los padres de los antivacunas cuando les echen en cara que por su culpa podían haber muerto??
    Será como el bautizado que quiere apostatar?

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: