VACUNAS Y MILAGROS 1: el sarampión

Mi experiencia con las vacunas es muy limitada. Por ejemplo, yo no me sé los 20 calendarios vacunales que hay en España, y a veces sufro por ello (casi nunca llego a llorar), porque debe haber causas muy importantes que justifiquen que entre Asturias y Cantabria o entre Navarra y La Rioja, que están muy cerca unas de otras, los calendarios sean diferentes. Yo las desconozco, y me azoro mucho.

Es muy posible que este desconocimiento me venga desde muy joven, ya que yo ni fui vacunado, por ejemplo, del sarampión. Y no porque mis padres fueran snobs, no, que bastante tenían con sacar la familia adelante, sino porque en mi época no se vacunaba de eso, simplemente se pasaba el sarampión y punto.

Como ya conté aquí, un día me desperté, y mi madre se alarmó un poco porque tenía unas manchas rojas por todo el cuerpo, además de fiebre. Vino un hombre muy serio y muy puesto que me miró la boca con un palo y me dobló el cuello (aún recuerdo cómo me dolió aquello) y luego se fue. En una extraña maniobra aparentemente orquestada, mis padres comenzaron a tapar las luces con toallas o sábanas rojas, de forma que parecía que íbamos a montar un laboratorio fotográfico allí mismo. Lo que tenía era el sarampión, y ese era parte del tratamiento.

Más adelante, en la carrera y en muchos textos, se decía que las luces rojas en el sarampión   eran porque así molesta menos la luz en esa enfermedad, pero ya sabéis que algo más debía haber. Yo encontré referencias al uso de red-rooms en algunos hospitales a inicios de siglo, pero poco más.

Encontré una historia extraña de red rums, pero aunque salían niños y gente enferma, creo que no tenía mucho que ver con el sarampión

Cuando empecé la residencia, el primer día, nos metieron a todos como borregos en la sala de reuniones, tarde (es una regla no escrita, los nuevos siempre entran tarde) y solo me acuerdo que estaban hablando del complejo de Radermecker, una alteración grave asociada al sarampión.

También me dijeron que el norte de Europa había lugares con gente en cama y luces rojas, pero no queráis saber lo que allí encontré cuando fui a investigar… Tenían calor, eso sí, pero no fiebre. Es mejor dejarlo aquí.

Luego, en el resto de la residencia, el sarampión solo formaba parte de los libros o se contaba en el diagnóstico diferencial de enfermedades que tienen manchas en la piel, ya que sarampión no había en España. Yo no vi ninguno.

Por desgracia esto ha cambiado, y ahora hay epidemias de sarampión en Europa y América.

 

Una de las causas de este resurgimiento, entre otras, es la tendencia a no vacunar a los niños. No a dudar de la indicación de alguna vacunas, o a querer vacunas mejores y más seguras, no, me refiero a la tendencia a no vacunar porque es un negocio lucrativo de los mafiosos médicos que estamos envenenando a los niños de forma consciente solamente por dinero.

American Medical Association. Qué ocurrentes son.

A esas personas, permitídmelo, los llamaré antivacunas, aunque sea un término políticamente incorrecto porque ahora se dice “reticentes vacunales”, en una maniobra de buenismo que invade nuestra sociedad. Mafia, corrupción, autismo… No me vengan con reticentes, dejemos las equidistancias para los míseros. Que nos equiparen a asesinos de niños yo no lo tolero, llamadme radical.

Siempre ponen a un bebé con inyecciones, como si eso fuera malo de por sí. Pasa lo mismo con los pendientes, si lo piensas. Cuánta ñoñería, madre.

Wakefield, ese hombre. Si escuchado está, lo malo es que muchos solo han escuchado una parte.

La mafia médica y farmacéutica oculta que el mercurio creo autismo. Somos unos criminales

Mejor decir que es envenenamiento porque así le echamos la culpa a alguien, eso siempre reconforta.

Dicen que si unes 1 fanático con 1000 ignorantes tienes 1001 fanáticos, y eso es correcto también en este tema. Medias verdades, conspiraciones ocultas, falta de información real o solo mirar a la que uno quiere, están detrás de los movimientos antivacunales.

Esta es la imagen que nos venden los “reticentes”. Pediatras mafiosos. A mí, por defender poder comprar la vacuna de la varicela, me acusaron en las redes de ser un mafioso. ¿Quién? Los mayores antivacunas que hay actualmente, otros “compañeros” médicos (y médicas). Es así. Algunos son muy valientes aunque al día siguiente rectifican lo que escriben en los periódicos. Olé valientes! No,gracias. Equidistancias no encontraran aquí.

Por suerte, personas de reconocido prestigio mundial están a favor de mejorar la vacunación en los países más pobres, no solo para disminuir la mortalidad infantil, sino para disminuir la enfermedad crónica infantil y además mejorar el futuro de esas sociedades. Bill y Melinda Gates han promovido una campaña llamada el “milagro de las vacunas” donde se proponen esto.

Y como  era de esperar, el movimiento antivacunal ha puesto el foco en ellos, y los acusa de hacer experimentos en niños africanos, de negociar con sus vidas, de intoxicarlos y directamente de envenenarlos.

No es que Bill Gates sea santo de mi devoción, pero atacarle por promover la vacunación básica de los niños en los 5 países con mayor mortalidad infantil del mundo no creo que sea la actitud más sensata, cuando Bill Gates tiene otra cosas por qué callar.

En concreto por crear a Clipo, el clip de ayuda de Word que tocaba la pantalla. Por esto sí que Bill Gates merecería remar en galeras y no por las vacunas.

Otros personajes públicos como Usain Bolt hacen campaña a favor de la vacunación, pero la mayoría no dice nada si no hay dinero por delante o  dicen cosas contrarias. Tiene más influencia lo que diga Ronaldo que cualquier estudio o campaña.

Por desgracia, otros personajes mediáticos van en otra dirección, como por ejemplo, el siguiente, que no sé si lo conocéis. Realiza afirmaciones irresponsables, es un cuñado perfecto.

Los Minions ya tienen a su villano favorito

Eliminar la duda cuando tu hijo empieza a desarrollar síntomas asociados al autismo, es difícil con estos y otros mensajes tan irresponsables respecto a las vacunas. Los padres entran en una espiral de dudas donde la mayoría lo que encuentra son mensajes confusos y es muy fácil que sospechen de ellas, todo ocurre después de vacunarlos. Es como los dientes, salen durante años y antes eran los culpables de todo. Lo dice hasta Trump. Lo dice la tele.

Por eso es muy importante la información fiable. En España Roi Piñero exploró la posibilidad de abrir una consulta para padres con dudas sobre las vacunas (mira aquí) y la mayoría de ellos reverberaban sobre ideas totalmente equivocadas, pero de las que era difícil sacarlos: la gente cree, y la fe no tiende a modificarse con la lógica (si no, miren cualquier religión, no se necesitan pruebas o a la repetición de una falta en un partido de fútbol: cada uno ve la cosa según su sentimiento).

De cara a los padres es muy importante ser empático, amable, no dogmático y abierto a todas las dudas posibles. No hay que eludir los efectos secundarios de las vacunas, que los tienen, pero no poner el foco en ellos (prueba a leer cualquier medicamento, por ejemplo la aspirina, a ver si luego te la tomas).

Hacer una oposición frontal a las personas mal informadas es solamente perder la posibilidad de que vacunen a sus hijos. A los adultos no nos gusta que nos corrijan, en general. Por eso es mejor acompañar en ese proceso, con información veraz.

Por otro lado, cada vez más se dice eso de que en España los antivacunas no existen, y miren, es una desconexión con la realidad tremenda. Lo veo yo que trabajo con recién nacidos, imaginen con niños más grandes. Negar el problema no es la solución.El tener tantos calendarios vacunales asociados a estrategias políticas no ayuda nada, es difícil de defender.

Igual que hay padres que no quieren darle vitamina K a sus hijos porque lo han leído en internet, cada vez es más frecuente padres que no vacunen por el mismo motivo, o porque su médico se lo recomienda. Es que el título es tan fácil de conseguir… Y hay que vender los libros contra las vacunas, contra la práctica médica y mandar personas al abogado antivacunas que tiene un gabinete solo para eso. Si luego ya ese abogado usa tus post para defender los peligros de la vacuna, ya está el círculo hecho. A los amigos hay que cuidarlos.

En este punto creerá usted que yo gano dinero con esto, que me pagan por defenderlas. Ojalá, no soy conocido para que me pase eso, ya me gustaría. Si alguna empresa malévola quiere bañarme en dinero que me escriba a info@mireinoporuncaballo.com. Estoy deseando recibir los miles de dólares de la mafiaindustria y acariciar un gato en un sillón orejero.

Se ha conseguido que a las personas que queremos proteger de determinadas enfermedades a los niños nos acusen de ser provacunas radicales. En esa ambivalencia, en esa mezquindad moral, se encuentran muchos. Es posible que si te quieren vacunar de la encefalitis japonesa viviendo en Talavera de la Reina puede que lo sean, pero no conozco a nadie que lo haga.  Es una parte del negocio médico de los antivacunas, atacarlas, crear ambigüedades, generar miedo a ellas, con la seguridad de que no va a pasar nada. La inmunidad de grupo nos protegerá a todos por ahora. Ya pasó con la varicela: hordas de compañeros sacaron su vena más antivacunal para hacer campaña contra los pediatras, muchos quedaron retratados, pocos dieron argumentos creíbles, otros dieron clases de ética o se volvieron Seres de Luz, ajenos a cualquier influencia.  Ese mensaje ambivalente es el caldo de cultivo  de los movimientos antivacunales.

Como decía, es necesario mejorar la comunicación. El problema es que hay personajes mediáticos que tienen cosas que nosotros no tenemos, ni es ético usar a un personaje, por ejemplo, Belén Esteban o el rey, para que la gente se vacune (recordad que el rey bebió un vino en su boda y se agotó en España; se puso el reloj en una muñeca, y todos en la misma, y así. Acordaos de Sadam Hussein, todos sus acólitos se le parecían, se dejaban hasta bigote).

Jenny McCarthy es una de las voces más visibles en el movimiento antivacunal en EE.UU. y claro, comunicar así es más fácil.

¿No será mejor obligar por ley a vacunar a los niños?

En los últimos tiempos en varios países como Francia, Italia o Australia, se están poniendo sanciones a los padres que no vacunan o se va a obligar a  vacunar por la fuerza. ¿Es esta la solución? Creo que no.

Aunque en España sea obligatorio en varias comunidades vacunar a los perros, no es obligatorio vacunar a los niños y su obligatoriedad choca con la libertad de los padres para hacer lo que quieran con sus hijos.  En España alguna vez se ha obligado por ley a vacunar ante un brote de sarampión, sin ir más lejos en Granada.

No creo que la solución sea vacunar a la fuerza, al menos actualmente. Esa aproximación ya se ha hecho en la Historia y los resultados no han sido buenos, como se ve en las siguientes imágenes:

Rebelión de Milwaukee,1894. Más de 3 000 personas armadas contra la policía para evitar la vacunación obligatoria.

Rebelión de Río, 1904.

 

Rebelión de Leicester, 1885, más de 100 000 personas protestaron por la vacunación obligatoria.

¿Es posible que la solución a todo esto sea mejorar las pruebas? ¿Es posible que las pruebas que existen contra las vacunas sean de verdad fiables y realmente nos las oculten?

Eso, si queréis, lo vemos en el próximo post.

Si te ha gustado, ¡compártelo! No olvides darle a me gusta la página en Facebook y suscribirte por correo electrónico.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

6 Comentarios

  1. ¿ vacunas si y homeopatia no ? : el principio es el mismo :
    meter una infima parte de veneno qe haga reaccionar al cuerpo,
    …”curioso” que el debate sobre ambas haya salido casi a la vez…

    vacunas es tratamiento ¿ paliativo o preventivo ? :
    ¡ ls medicos-cientificos no se ponen d acuerdo !

    Recuperando el adagio hipocrático de que la dieta sea tu medicina
    Los médicos Oshawa y Kushi dijeron que es mejor no crear
    en el cuerpo las condiciones pa qe la enfermedad se instale,
    que ocuparse d la enfermedad
    ya que la enfermedad es muy variable y mutable.
    El modo de no crear ls condiciones pa que la enfermedda se instale
    son recuperar el equilibrio dl ph (acido alcalino) de las células por medio de la dieta macrobiótica
    sobretodo cereales integrales ecológicos y masticar mucho.

    Hay científicos que afirman que las vacunas benefician a una población de individuos en el corto plazo pero perjudican a la especie a largo plazo. El corto plazo es bastante indefinido y podría abarcar cientos de años. Esta forma de perjuicio sería por selección natural de los patógenos, pues con el correr de las generaciones las enfermedades serían cada vez más virulentas y los patógenos cada vez más numerosos en variedad (tendríamos un cúmulo de enfermedades mucho mayor que otras especies que no se vacunan). En fin, nunca se debe poner en materia de ciencia cosas definitivas “las vacunas sí funcionan”, por ejemplo. La ciencia es un cementerio de respuestas definitivas.

    la corteza d sauce esta considerada como placebo pero la aspirina qe sse saca d la 1ª No :
    ¿ es por todo loq e le echan ?
    es pqe loq e le echan produce una reaccion ?
    es pqe no les interesa la competencia ?
    la mayoria d las medicinas no funcionan como dicen y ademas hacen daño.
    ¿ como fallan si tiene el metodo cientifico detras ? :
    el metodo cientifico tiene sus liomitaciones
    pero no se aplica el mismo rasero d excusas a lo naturista y alternativo (TNA)

    https://www.meneame.net/story/no-vacunar-nino-pone-grave-peligro-todos-demas
    Si NO vacunar a uno
    pone en peligro a ls SI vacunados
    es que las vacunas NO sirven
    si sirvieran ni temerian d contagiarss

    ¿ las vacunas funcionan pqe hay menos contagios qe antes
    o es que las condiciones higienicas hacen parecer qe funcionan ?

    Dicen que ahora las vacunas no llevan metales pesados
    ( ¡ antes lo negaban cuando los llevaban !)
    …¿ entonces que llevan para sustituirlos ? …nada dicen…

    Tenemos derecho a criticar y a conocer la verdad
    porque hay demasiadas contradicciones…

  2. Pues lo siento, pero entre lo que digas tú y la Jenny…
    Muchas gracias como siempre, por tus escritos, tratando temas tan serios con esas gotas de humor.

  3. Esther madre de Héctor

    A lo mejor la solución pasa por los pulpitos…
    Imagina cada tentáculo una vacuna diferente.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: