VACUNAS Y MILAGROS 4: SAN JENNER Y LOS ANTIVACUNAS

Si preguntamos en la puerta de un instituto o por la calle quién era Jenner nos podemos llevar varias sorpresas. Como no tengo micrófono he hecho el equivalente actual, que es preguntárselo a Google, y este es el resultado:

Os presento a Kylie Jenner

Referencias a una chica que se llama Kylie Jenner en las primeras páginas, pero nada relacionado con las vacunas. Una foto de la chica enseñando el culo con una serpiente no creo que tenga nada que ver con el símbolo de la medicina y la farmacia, que llevan serpientes, creo.

Y si uno busca en Google imágenes, este es el resultado:

más imágenes de chicas de entre las que solo reconozco a la del círculo, la actriz Michelle Jenner.

Esta es la realidad, casi nadie a día de hoy sabe quién es Jenner, pero los que sí saben quién fue suelen tener esta otra imagen:

Parece que el doctor Zhdanov, en el siglo XX, sí contribuyó a erradicar la viruela. Seguro que no os suena. Da igual, yo la Kylei Jenner sigo pensando que es de las Kardasian

Edward Jenner, “el hombre que salvó al mundo de la viruela”, como si fuera un semidiós, o por qué no decirlo, un dios a tiempo completo. De hecho, en muchas representaciones se abusa de un estilo como el siguiente

donde se ve a Jenner en un ambiente bucólico vacunando a dos manos a desvalidos niños mientras al fondo a la izquierda se ven vacas a lo lejos. Jenner con cara de Napoleón, por cierto.

¿Es correcta una imagen y otra? Probablemente ninguna lo es. Nuestros adolescentes e incluso nuestros estudiantes y algunos médicos no saben quién era y por otro lado, los que lo conocen tienen la idea de que era una deidad, el padre de las vacunas y la inmunología.

¿Tuvo Jenner que enfrentarse a los antivacunas?

Lo que sabemos realmente es que Jenner en 1796 tomó muestras de una vaquera infectada de la viruela de la vaca, llamada Sarah Nelmes (la mujer) y con esas muestras inoculó a un niño llamado James Phipps, al que posteriormente intentó infectar con viruela verdadera, y el niño no se contagió de viruela.

En un experimento que a día de hoy sería considerado falto de ética y de algunas cosas más

Pero lo que no se suele decir es que antes de esto ya existía otro remedio para la viruela, que era la variolización, traída desde oriente por Wortley Montagu.

Siempre la sacan vestida al estilo oriental, y eso que solamente estuvo en la actual Turquía dos años

Ella tuvo un hermano fallecido por viruela, y aplicó en Inglaterra la técnica que había visto en oriente: inocular costras secas de enfermos de viruela para protegerse de la enfermedad. Por lo tanto, ya existía un remedio, no muy bueno, porque esta técnica tenía entre un 2 y un 5% de mortalidad (pero pasar la viruela implicaba que más del 30% fallecían), y además, las personas variolizadas podían contagiar a otras.

De hecho, aunque parece que Jenner tuvo la idea de vacunar surgida de la nada, no fue así. Él mismo fue variolizado de niño, porque era una práctica habitual; de hecho, existían hospitales de variolización.

Jenner, en 1798, 2 años después de realizar la primera vacunación, publicó sus resultados con sus propios medios económicos, ya que el estamento médico del momento consideró que no eran correctos, entre otras cosas porque había pasado poco tiempo para las conclusiones que daba y que el número de niños era muy bajo (unos 30). Siempre se ha creído que el que Jenner lo publicara por su cuenta fue un acto de humanidad, pero… ¿es esto una muestra actual de buenismo? ¿O es que Jenner quería hacerse famoso?

Ambas cosas son posibles. A día de hoy sabemos que tuvo éxito, y se ha encumbrado al Olimpo médico, pero la realidad se sabe que es otra. Para empezar, no fue el primero que vacunó en Inglaterrra. Benjamin Yesty, en 1774, veintidós años antes que Jenner, vacunó a su propia familia contra la viruela.

Como si os pongo cualquier otro cuadro.

Lo cierto es que el ambiente en la Inglaterra de la época era distinto. Se conocía que las personas infectadas de una especie de viruela de la vaca no contraían la viruela. De hecho, el propio Jenner comentó cómo una madre que daba el pecho a su hijo con viruela le dijo que no había problema, porque ella ya había pasado la viruela de la vaca y que no podía contagiarse. La imagen de Jenner como salvador de la Humanidad es un poco mito, porque  intentó expandirla, pero en su época no tuvo el éxito necesario, y su difusión máxima se debió a otras personas, como a la expedición Balmis, a la obligación de vacunar a los soldados de Napoleón, etc. La población general no quería vacunarse.

Como nos gusta mitificar a las personas (basta con que a alguien le den algo de poder, la gente empieza a tratarlos como si fueran arcángeles-la erótica del poder), hay hasta reliquias de Jenner, que no se diga que no era un santo varón

Pelo de Jenner. Ya me diréis qué sentido tiene guardar pelo de Jenner más allá del fetichismo o una sensación de reliquia

 

Trozo de ropa asquerosamente raída de Jenner. Otro objeto muy importante. Cómo nos gusta mitificar a las personas…

Tabaquera de Jenner

Lancetas de Jenner

Estómago diseccionado, no de Jenner, sino realizado por Jenner. No hay constancia de que los abanicos de Locomía deriven de esto. Ni a favor ni en contra, decida usted.

En toda esta historia se suele dejar de lado a otra gran protagonista, la vaca que Jenner usó para extraer la linfa con la que realizar sus pruebas. Oremos por esta olvidada vaca (de ahí viene el nombre de vacuna) que se llamaba Blosoom

A lo mejor Blosoom os suena por una serie juvenil de hace ya unos años. Pues bien, su protagonista, que ahora sale en Big Bang Theory, es una de las más famosas antivacunas en EE.UU, aunque sea doctora en Física (como si eso le diera más credibilidad). Ahora dice que no, que ella no es antivacunas. Otra más pues. Acordaos de los términos para estar en guardia.

 

 

 

 

 

 

Creo que el hecho de que la vaca más famosa de la Historia y la serie se llamen igual puede tener algo que ver.

Si queréis visitar los restos de la vaca, que también tiene su morbo, podéis ir al museo de Berkley donde está. Incluso parece que dejan pasar disfrazado de vaca aunque te parezcas a Obama. No tienen filtro por lo visto.

Otra de las mitificaciones de Jenner es decirnos que era un médico rural, tan rural como una lechuga. Y es que vivir en el campo no es lo mismo. Para empezar, Jenner no fue a ninguna facultad de Medicina, y en Inglaterra era un simple cirujano (en aquella época los cirujanos no son como ahora), por lo que quería ascender en los círculos sociales como fuera. Compró su título de Doctor en la facultad de Saint Andrews en Escocia, no reconocida en Inglaterra.

El caso es que Jenner entró en la Royal Society de Londres por un trabajo nada relacionado con la medicina. Entró por cuco.

En concreto, por el estudio del cuco, el pájaro. Demostró que al nacer en nido ajeno, lo primero que hacía el animalico era tirar el resto de los huevos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros estudios de Jenner fueron sobre la temperatura de los erizos en hibernación, el delfín mular y cosas así. Hace poco pregunté en internet por el motivo de la entrada de Jenner en la Royal Society y prácticamente todo el mundo dijo que era por la vacuna. Nada más lejos de la realidad.

No sabemos que dirá Wakefield sobre los erizos y los cucos, ya que sí dice que las vacunas producen daño cerebral en los perros. De lo de que estafó y mintió en su trabajo de vacunas y autismo, poco cuenta el hombre. Querrá que los perros con rabia corran por las calles otra vez.

Ya conocemos a Jenner en su contexto. Difundió la vacuna contra la viruela y llegó a ser un personaje famoso en su época. Pero hay más cosas, además del cuco y los erizos, que Jenner hizo y parece que se han olvidado, porque no las publicó.

Es decir, Jenner hacía cosas que no publicaba, esto es importante para ver cómo se enfrentó a los antivacunas. Paciencia.

Jenner, para ser el médico rural que nos han vendido, fue discípulo de Hunter (unos de los mayores anatomistas de la historia) y conoció a Heberden, el que describió la angina de pecho. Pues bien, la angina de pecho no tenía causa conocida, y Jenner, realizando una autopsia, encontró la causa. La información se la pasó a otro amigo, Parry, uno de los padres de la Cardiología.

Casi se queda sin batería.

 

Como vemos, encontró una calcificación en las arterias coronarias como causa, lo dice Parry en sus trabajos, fue Jenner quien le dio la pista. Jenner no lo quiso publicar porque su maestro tenía esos síntomas y no quiso decírselo.

¿Y el movimiento antivacunal? Pues parece que Jenner hizo algo parecido. No publicó nada contra ellos.

Nada a su nombre. Pero parece que sí con un pseudónimo.

El biógrafo de Jenner, que era su primo, dice que Jenner escribió un panfleto contra los antivacunas, lleno de fina ironía y desmontando las cosas que decían ,pero que no se rebajó nunca a publicarlo. Ahora algunos autores han encontrado pruebas que unen a Jenner con un panfleto publicado en 1805.

En esa época, los principales antivacunas eran médicos (como ahora) como el Dr Mosely y el Dr Rowley (salen en el grabado inicial del post anterior).  Parece que Jenner lo toleraba, pero Rowley publicó un trabajo donde, además de decir lo mala que era la vacuna, describía casos de “niño buey” y “niña vaca”, y Jenner por eso no pasó.

 

 

Es decir, no es que fueran sátiras sobre las vacunas, o advertencias generales de que podían pasar cosas así, debido a una transgresión moral o interespecies, sino que ya estaban pasando.

No era como en esta sátira donde se ve a Jenner vacunar y cómo a las personas les salen cuernos y vacas, incluso a la derecha una está pariendo una vaca. Rowley decía que había visto cosas parecidas.

¿Por qué Jenner tuvo esta oposición tan feroz? ¿Por qué Jenner ya tuvo antivacunas tan pronto?

El siguiente cuadro lo explica en parte

A la derecha, vacunadores; a la izquierda, variolizadores. En el suelo, los niños con viruela muertos.

Hubo una oposición frontal a la vacunación por parte de los médicos variolizadores. Primero porque eran médicos y Jenner no lo era; segundo, porque la variolización era monopolio de varias sagas médicas en Inglaterra pero la vacuna no,  y Jenner decía que siguiendo sus instrucciones lo podía hacer cualquiera, toda una herejía. Pero lo más importante: Jenner vacunaba gratis. El dr Rowley era uno de los grandes variolizadores de la época.

Ahora hay pruebas que conectan a Jenner con este planfleto: “Cartas al Dr Rowley” por un tal Aculeus (un pseudónimo).

Ironiza con una vacunada a la que le han salido los cuernos de vaca.

Es un texto muy irónico, solo en la introducción se dice lo que el verdadero autor piensa: los contrarios a la vacuna saben que la opinión popular vale más que cualquier prueba; que no sirve de nada acumular evidencia, porque estas personas nunca cambiaran de parecer porque sus intereses son privados (económicos) y no de salud pública.

¿Os suena? Y eso que solamente habían pasado 7 años desde la publicación de la vacuna!

Este autor ha descubierto la carta en la que Jenner insta a un agente a que busque un editor para publicar de forma anónima un panfleto, que curiosamente, coincide en páginas, formato, tamaño, tiempo y temática con el del tal Aculeus. Además, Jenner dijo que admiraba a esa Aculeus y que estaba muy de acuerdo con sus argumentos.

Jenner no era un santo aunque ahora nos guste santificar el éxito. Hizo cosas mal, muy mal, como decir que la vacuna era para siempre (cosa que era falsa y que él no podía decir con los datos que tenía); que no era necesario revacunar (cuando como mucho duraba siete años), pese a lo que sus colaboradores decían que sí era necesario; usó también al público publicando sus resultados por su cuenta (¿publicidad?); eliminó a cualquiera que quisiera participar en las vacunaciones al mismo nivel que él, consiguiendo que toda la vacunación girara sobre él; dejando de lado una epidemia provocada por usar una vacuna contaminada de viruela de verdad…

¿Cómo iba la gente común a querer vacunarse? Desde el principio hubo desconfianza en el emisor.

Cuando se prohibibió la variolización en Inglaterra en 1840, surgieron los grupos antivacunales organizados.

Pues vaya, Jenner no era un santo, ni parece que descubriera algo desde cero, ni tuvo el éxito inicial que ahora se le atribuye (simplificar las cosas nos gusta demasiado), parece que lo atacaban por tantos sitios que negó la realidad de los problemas que la vacuna tenía en ese momento…

¿Son las vacunas un milagro como dice Bill Gates? El que las descubrió-difundió no lo era pese a que lo hayamos mitificado.

¿Hubo milagros antes de las vacunas? Ahora sí que lo veremos en el próximo post si Dios quiere.

Os dejo con una foto de Kylie Jenner con una vaca, que no tiene precio.

Si es que está todo conectado.

Realmente no he salido con el micrófono porque seguro que la gente sabe quién es la Jenner, mirad

Si queréis repasar los post anteriores, estos son los enlaces:

1-El sarampión

2-Las pruebas no sirven

3-¿Qué pasaba antes?

Si te ha gustado, ¡compártelo! No olvides darle a me gusta la página en Facebook y suscribirte por correo electrónico.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 Comentarios

  1. Miguel Ángel

    Lo que se olvida es la tremenda irresponsabilidad de inocular una enfermedad a un niño porque se supone que ya está inmunizado. Ahora lo sabemos, pero entonces era solo una suposición. ¿Permitiríamos hoy en día inocular el virus del SIDA a una persona porque suponemos que le hemos inmunizado previament?

  2. Anónimo

    Eres buenísimo. Me parto de risa con tus posts, ¡enhorabuena!

  3. muy bueno, cuántos capítulos quedan? Me estoy enganchando.

  4. Esther madre de Héctor

    ¿Qué nos traerá el futuro? ¿Quién puede adivinar?
    Si escuchas lo que digo no te deprimirás
    No debes preocuparte, arréglate y sal a pasear
    Y toma nota nena, recuerda que hoy el sol brillará.
    Y no te cortes, sonríe ya,
    Los malos rollos siempre se van.
    Y no te prives, la vida es para disfrutar.
    Y toma nota nena, seguro que hoy el sol brillará….
    Yo no lo veo como una canción antivacunas…

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: