PEGAMENTO PARA PONERLE LAZOS A LAS CRIATURAS-NIÑAS

Cuando parecía que las guías sobre lenguaje inclusivo valencianas eran un poco ridículas por decir cosas como que hay que llamar “criaturas” a los niños y las niñas, o que hay que escribir la “@” para decir “niñ@s” dándole una patada al español, encontramos noticias que parecen de broma. El fin de la Humanidad está cerca, y probablemente nos lo merecemos. No somos mejor que los dinosaurios, nosotros iríamos con el meteorito.
    Todos los días, mientras hago cola para aparcar en el hospital, miro por el espejo retrovisor y veo, casi siempre, una chica en el coche pintándose la cara aprovechando que avanzamos de 10 en 10 metros. Me llama mucho la atención que suceda casi todos los días con la persona que aleatoriamente queda detrás, porque a veces temo que si avanza perfilándose los labios me pueda alcanzar con el coche. Otra residenta me decía que necesitaba 1 hora exclusiva para pintarse antes de llegar al hospital. Yo eso lo invierto en dormir, pero cada uno con su tiempo que haga lo que quiera. Mi mujer se pinta en las bodas, y no en todas. Yo no sé lo que es una toallita desmaquilladora.

Distinguir hoy  las noticias falsas de las verdaderas es una labor titánica, ya que estamos muy acostumbrados a que lo que parece mentira sea verdad, y que lo que parece verdad sea un engaño.

El caso es que no content@s con poner lo pendientes en las maternidades de los hospitales (como vimos aquí), ahora hay padres y padras que usan un pegamento-a para colocar un lazo o pompón en l@ cabeza del lactant@ o recién nacida con el objetivo, al menos se vende así, de poder distinguir si es una niña, no se vaya a confundir con un niño, válgame.

Sí, un pegamento para la cabeza.

El eslogan es “nunca es temprano para ser femenina”. El logo es muy parecido al de chupachups.

Se llama Girlie Glue y es un pegamento que inventó una madre harta de no poder ponerle lacitos a su bebé pelona, y que la confundieran con un varón. Eso nunca, por favor. El heteropatriarcado no se cobrará esta víctima al marcarla con el lacito.

Por si alguien quiere comprarlo, en este enlace de Amazon se puede adquirir por algo más de 10 dólares, mucho más barato que hacer un cariotipo-a o contestar a la gente que te pregunte si es niño o niña.

¿Es necesario marcar rápidamente el sexo del bebé? ¿de verdad hay que hacer esas distinciones? Es muy frecuente, como vimos en este post, que se reduzca el sexo al aspecto de los genitales externos, y que culturalmente se marque a la chicas para que se sepa que son eso, chicas. Admitamos los pendientes, venga, qué vamos a hacerle, pero, ¿y esto?

¿Es de verdad necesario hacer ver que es niña con una marca como un lazo, llegando a usar pegamento? ¿no se puede hacer de otras formas? ¿no es un postureo extremo para que la foto en instagram quede más bonita? ¿por qué ya no se fotografían gintonics pero sí culos como dicen aquí?

Por mucho que llamemos criatura a este ser, el lazo delatará que tiene trompas de Falopio (en teoría). Una de las soluciones es no llamar a esto lazo, sino lazada o mariposilla. Otra opción es no nombrarlo, ni mirarlo, simplemente seguir haciendo guías en papel brillante por personas que no tratan con  personas, pero que tienen que justificar su trabajo de alguna forma. Llamemos a los neonatos y neonatas “criaturas”, a lo importante.

¿Esto es una forma de violencia sobre el cuerpo de las niñas? Creo que sí. Como los pendientes, es una forma de decirle a esa niña cómo debe verse, si es posible en la primera hora de vida.

El Girlie Glue también sirve para moldear el pelo, como la gomina de Algo pasa con Mary

En un vídeo muy tierno una madre dice que con el ajetreo del mundo moderno no hay tiempo de cuidar bien del bebé y vestir a tu niña de forma mona y que parezca una niña, por lo que el pegamento es una solución, y así no te preguntarán más si es un niño o una niña. Al / la asistent@ social llamaría yo.  Una pregunta que por lo visto, mina el papel de los padres y madres y los aboca irremediablemente a la depresión, al mundo de los estupefacientes y a ver telecinco. En ese orden.

¿Qué importa si un bebé parece niño o niña? Lo que parece que molesta es que se dude de lo que es.

Los caracteres sexuales secundarios, como el cambio en la voz, el pelo en las axilas y pubis, el olor del sudor,no hacer caso a los padres,  etc etc, ya saldrán en su momento. No hace falta hacer spoilers con pendientes, lacitos con pegamento o marcas con hierro candente. Aunque por supuesto, que cada uno haga lo que quiera, faltaría más, pero no me habléis de “criaturas”, por favor, que el sexo  es muy variado y está lleno de cosas buenas en sus diferencias, pero demos tiempo al tiempo para enfocarlas.  No discriminemos por ello, pero no hagamos como que no existen esas diferencias. Ahora, ¿es necesario usar pegamento o cemento cola para que se sepa en un/a niñ@?¿No es suficiente con decir su nombre o si es una niña cuando alguien pregunte?

El uso de este pegamento (que también puede usarse en mascotas-supongo que femeninas) no es una forma de avanzar en la igualdad de derechos. Es una ñoñería fruto del machismo imperante en nuestra sociedad, que tiene visos de triunfar también aquí en España. A lo mejor sacan una guía sobre esto, la diferencia de género que ya se hace desde que un bebé nace. No, digamos “criaturas”, que el postureo siga ad infinitum.

Como los pulpitos, ya han llegado también a las maternidades y unidades neonatales para salvarlos, menos mal

Mientras tanto, si no llega a España o un-a emprendedor-a no se anima (se puede hacer con masa para hacer rosquillas, la mezcla es casera), un post-it donde ponga “niña” puede evitar esos vergonzosos episodios en los que se pregunta si es niño o niña la criatura.

Probablemente es que los bebés nacen con el equipamiento básico y hay que descargarse apps para tenerlos al día, y esta es de las fundamentales. A las chicas hay que decirles desde bien temprano que son eso, chicas, que tienen que pintarse con polvos de colores, que tienen que estar delgadas, sacarse la grasa, ponerse bolsas en los pechos, hasta que sean un objeto digno de admiración de los otros, pero sin dejar de ser ellas mismas. En clase de mi hijo mayor todas juegan a casarse y a dar besos y ellos huyen.  6 años.

¿Por qué esa manía de hipersexualizar la infancia? ¿A quién le interesa que desaparezca la niñez para pasar rápidamente a la adolescencia y a explotar las diferencias sexuales? ¿por qué muchos padres y madres llaman a sus hijas “chochetes”?

¿No tendría que avanzarse más en las formas de comportamiento asociadas al género que las familias le dan a sus hij@s antes de la adolescencia? No, mejor culpemos a l@s maestr@s, que la culpa de todo sea de otr@s.

En el siguiente video de la marca dan más pistas sobre lo bueno que es, primero con un bebé fajado, y luego con una chica, donde sirve para apartarle el pelo de la cara, no vaya a ser que le produzca un desprendimiento de retina (pega mechones de pelo con eso) Mientras hace esto, la niña prepara una sartén, metalenguaje del siglo XXI. También le pone un bigote a un niño y una letra “T”, que se sepa que es un macho bigotudo y con Testosterona.


Si te ha gustado, compártelo o sígueme en Facebook

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

13 Comentarios

  1. Hola:

    ¡Otro post que me encanta!

    La verdad es que es de locos este extremismo. Los unos con lo de igualar (hasta se han cambiado algunos semáforos para poner el monigote de peatones con falda… se ve que los pantalones sólo los llevan los hombres) y los otros con sexualizar desde la más tierna infancia. En los coles, ya van “ennoviando” con dos años, niñas con más omoplatos que tetas con teteros en las playas y piscinas, dibujos animados que dan mucho desánimo con tantos estereotipos trasnochados.

    A veces pienso que lo difícil no es sólo criar a nuestros hijos, sino también criarlos fuera de la era del teletubismo flagrante que vivimos. Que a veces parece que tenemos menos neuronas que una ameba…

    Enfin, ¡mundo (des)variado este!

  2. Gabi Ruiz

    Excelente José María. Como pediatra de la C.Valenciana degradado a criaturologo, no puedo estar más de acuerdo. Ahora acuden a mi consulta personas que han engendrado descendientes. Y el personal administrativo me cita criaturas. Eso sí, algunas de esas criaturas ya han evolucionado a monstruos (lo he consultado y puedo usar esta palabra porque tampoco discrimina).
    Un saludo.

  3. Hay q ser más práctico. A la criatura fémina le tatuaría el perfil de los labios y le haría el eye-liner también y así no hay confusión alguna.. ?

  4. A mi me preguntaron muchas veces si mi hijo era niña por que se reía mucho. ¿Los bebes niño no se ríen?

  5. Muy bien el post. Pero que muy bien. Nosotros pusimos a nuestros hijos nombres que sirven tanto para niño como para niña, decisión tomada en el embarazo, sin saber género del bebé (tradicionales catalanes, no Noah ni Alex), Ellos son niños y siemrpe han llevado el cabello largo (para consternación de los abuelos ibicencos, que han llegado a cortar el pelo a mis espaldas,). Generalmente se me recrimina que parecen niñas (la culpa debe ser mía, aunque a mi nunca me han parecido niñas, será que los he parido y los veo en pelotas por casa, llevan pantalones y ropa de chico, el mayor de 8 años tiene un vozarrón…).
    Lo tremendo es que hay un sector de la población (y de la familia) que me recriminan que
    A ELLOS les parezcan niñas.
    Y me pregunto yo, ¿Es malo ser/parecer una niña?

    • Mi reino por un caballo

      Sabes que sí. Eva, la manzana, todo eso

      • Siempre confunden a mi bebé con una niña. Ya me pasó con el mayor, pero no sabía de la existencia de esos bigotes con pegamento. ¿Se pueden comprar en el mismo sitio que los lazos? El mayor ya no tiene remedio, seguramente me salga gay después de tanta confusión cuando era pequeño, ¡pero todavía puedo salvar al pequeño!

        • Mi reino por un caballo

          Podemos pedir un palé 😉 Gay seguro, un pervertido porque lo confundían con una niña. Qué pasaría si el producto fuera para no confundirlo con un niño…hubiera tenido más eco creo. Un abrazo

        • Javi Santos

          No hace falta un bigote, métele un plátano (macho) en la entrepierna, que haga bien de bulto. Problema resuelto.
          Divertido post, si no fuera por lo que acaba implicando…

  6. Estoy de acuerdo con casi todo el texto, obviamente, es que son dos hechos totalmente absurdos a mi modo de ver.
    Sin embargo difiero en un tema, el maquillaje. Es un hecho que a algunas mujeres se les obliga a llevarlo por su trabajo, y que socialmente se impone un poco. Pero el hecho que ponga el ejemplo de su mujer como lo bueno (aunque no lo dice explícitamente), y lo demás, quien elige o se ve obligada a maquillarse, como lo peor, me parece otro ejemplo de que nadie está a gusto con lo que hacen las mujeres y todo el mundo se cree en derecho a opinar. ¿Qué más le da?

    • Imagino, porque es lo que a mi me pasa, que porque no entiende que alguien dedique tiempo a eso pudiendo dormir, como pone de ejemplo. En cuanto a la presión en el trabajo para maquillarse…trabajo en banca. Llevo sin pintarme bufff, ni recuerdo. Me da un perezón tremendo. Y ni clientes, ni compañeros varones comentan nada jamás. Siempre son mujeres, jefas o no, maqueadas hasta el absurdo, las q sueltan lo de q porqué no me pinto un poco o porqué no me saco más partido, con lo mona que estaría así o asá. Muy bueno el post, como siempre.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: