LA PISCINA

Cuando era pequeño en verano, me bañaba en una charca de una tía mía que tenía una huerta. Para mí era una piscina, pero con el tiempo me di cuenta que era una balsa de regadío, de esas donde a veces la gente se ahoga. Me bañé solo muchas veces y otras a cargo de mis hermanos. Incluso con el tiempo yo estaba en ella con niños más pequeños que yo, se supone que yo era el mayor.

Cuando estaba en UCI pediátrica vi muchos ahogados (era una ciudad marítima), algunos fallecieron, y otros quedaron con secuelas muy graves. Todos repetían lo mismo “no sabían cómo había pasado”, “solo salí un segundo”, etc etc.

Ahora, en el Mar Menor se ahogan muchos adultos, porque se confían en que hay muy poca profundidad y no hay casi oleaje, y es verdad. Pero bañarse en 50 cm de profundidad da de sobra para ahogarse y eso la gente no se lo cree hasta que le pasa.

Cuando llega el verano voy unos días a una piscina que está en un conjunto de dúplex, en un lugar muy bonito cerca de Mojácar. La piscina está en el centro y se accede desde las partes traseras de las casas. Tiene una piscina normal y otra para niños pequeños. Es muy curioso ver cuál es la dinámica de los niños y de los padres alrededor de la piscina. Es como un reportaje de la 2.

Si uno ve cómo discurren las personas por allí, hay una serie de patrones que se repiten año tras año.

Hace años unos padres protestaron mucho porque las puertas de acceso a la piscina se quedaban abiertas, y la gente no lo entendía. Ahora, años después, estos padres siempre se las dejan abiertas, ya no les importa, porque sus hijos son adolescentes. Incluso los carteles con las medidas de seguridad se han ido deteriorando, y no de leerlos. Cada vez que los veo salir sin cerrar la puerta me acuerdo.

Es una piscina sin socorrista, y la mayoría del tiempo, los niños están solos, especialmente en la famosa hora de la siesta. Niños de 3 y 4 años en la piscina de los pequeños sin que haya ningún mayor a la vista. Niños en la piscina grande sin que haya ningún adulto en las instalaciones. Niños bañándose a las 12 de la noche con poca visibilidad (pese a las luces). Juguetes, churros, colchonetas, quedan en el agua de un día para otro.

A veces lo paso mal porque no hay absolutamente nadie mirando. El tema de las puertas ya está perdido: si la cierras te miran casi mal porque cuesta abrirlas. Además, si por lo que sea están cerradas, la valla se salta fácilmente por una zona que es de jardines, es muy sencillo. Si alguien cierra puertas, han aprendido que es más fácil saltar que abrirlas.

Esto es lo que se ve, más o menos

Como es posible que los padres estén vigilando como francotiradores, apostados tras una maceta, a veces doy un paseo para ver si es así, y mi sorpresa se acrecenta: a veces no hay nadie mirando. Eso sí, tienen las puertas abiertas y algunos están en el salón viendo la tele o echando eso, la siesta. ¿Creen de verdad que eso es vigilar? Es tal la situación que no suelo salir a la terraza a esa hora porque me siento responsable de todos los niños de la piscina.

Existe una falta de conciencia terrible sobre la posibilidad de ahogamientos en niños, en todos los estratos sociales. Lo veo constantemente. Huyo de las piscinas porque llevo mal esa dejación de obligaciones.

Alguna vez hay alguien leyendo un libro en la terraza, absorto en la historia. A veces está dormido porque no cambia la página en 1 hora.

Todos los años, además, en una playa cercana (con vigilante) se ahoga alguien. Todos los años. Que si corrientes, que si la playa cambia, que si es traicionera. Excusas.

Hace un mes fui a esa playa, y estando la bandera roja puesta, la gente se bañaba. Algunos incluso  decían que otra bandera más lejana (se podía ver con dificultad) estaba verde, y que era cosa de los socorristas, para no trabajar. En fin.

Imagino que el nivel de responsabilidad que se exhibía en la piscina no cambiará mucho cuando van a la playa.

Y luego en televisión las imágenes de las “desgracias”. Padres y abuelos amargamente llorando porque no saben cómo ha pasado, si estaban allí mirando.  Y no todos fallecen, menos mal. Muchos de ellos quedan con cuadros de hipoxia cerebral, esos no contabilizan en las estadísticas de niños fallecidos, por no hablar de los daños medulares por tirarse de cabeza o en lugares en los que no se conoce la profundidad. Una desgracia, digámoslo todos a ver si nos lo creemos.

¿Son todo desgracias inevitables? Creo que no.

Llega el verano  y, como cada año, se va a incrementar el número de niños ahogados. Esto sucede en todas las épocas del año, pero vamos a repasar una serie de consejos para evitar estas “desgracias”.

-Los niños pequeños se fascinan por el agua y no entienden el peligro que puede tener. En esto se parecen a muchos adultos, que tampoco entienden el peligro que puede tener.

-El ahogamiento en niños es SILENCIOSO: tu hijo se puede ahogar sin que chille o llame la atención. Es un mito que los niños pataleen o pidan ayuda, eso no suele pasar. Los niños se ahogan y nadie se entera. Esto debería decirlo algún famoso a ver si de una vez las personas se conciencian. Suelen mover las rodillas o ponerse rectos para intentar sacar la cabeza. No suelen llamar la atención por el cansancio o por el miedo. NO AVISAN.

-Los ahogamientos pueden suceder en cualquier sitio que haya agua: desde un lavabo, pasando por un cubo, una bañera, un pozo, una balsa, etc. Os sorprenderíais de la cantidad de padres que dicen que en un charco un niño no se puede ahogar. Pero sí.

-En muchas ocasiones ocurren en piscinas fuera del horario o la temporada de baño, cuando nadie cree que la piscina esté en uso. Es fundamental cubrir esas piscinas para evitar tener que hacerlo tras una desgracia.

 

Por todo ello es fundamental lo siguiente:

-Un adulto responsable debe vigilar a los niños y vigilar no es estar por allí guasapeando y subiendo fotos a instagram.  Solamente se necesitan unos segundos para que un niño se ahogue. Esta persona no debe atender llamadas o ir un segundo al baño sin dejar a otro adulto al cargo. En esos “si solo me fui un segundo” suceden las cosas.

-No relajes la vigilancia, en casi todos los ahogamientos en niños hay un adulto que se ha distraído. Aunque sea por no tener que pasar por ese momento, no lo hagas.

-No dejes a los niños cerca del agua mientras haces otras cosas. Los ahogamientos suceden muy rápido. A veces alguien te dice que el niño es muy bueno y que nunca se metería solo. Claro, pero sigue siendo un niño.

-Evita supervisar a los niños si estás bajo los efectos del alcohol u otras drogas. No reaccionarás igual.

-Pon cercas en las piscinas, con puertas que tengan cierre automático. Valora poner  alarmas en esas puertas para los periodos sin baño.

-Aprende nociones básicas de reanimación.

-Enseña a nadar a tu hijo o a mantenerse a flote y usa chalecos salvavidas homologados. Dejar al niño con un flotador en la piscina no es vigilarlo. Ningún sistema sustituye la vigilancia de un adulto.

-Si te bañas en playas con socorrista, sigue las instrucciones: rojo es prohibido. Y no, no eres Michael Phelps.

-Cuando no uses la piscina, saca todos los juguetes y cosas que puedan llamar la atención al niño y hacerle caer al agua. El niño de antes que nunca se metería puede querer coger un juguete o una pelota. Y sin querer meterse hasta el fondo.

-La responsabilidad de los niños ES TUYA, no del socorrista. Es tan frecuente hoy día dar la responsabilidad a otros, que los padres a veces no tienen culpa de nada. Pues no. Los padres  son muy responsables sobre la vida de sus hijos. A veces cuando un padre quiere irse con su hijo de alta voluntaria, le decimos que tiene que firmar un papel donde dice eso, que el padre se va en contra del criterio médico, y muchos no lo firman o no se van. Como si la responsabilidad le abrumara por firmar el papel.

-No dejes solo al bebé en la bañera, ni confíes en que otro niño mayor lo vigile.

-No dejes un cubo o una bañera llena sin supervisión.

-No utilices asientos para la bañera sin supervisión. El bebé puede resbalarse y ahogarse.

-Los flotadores, los churros y otros dispositivos dan una falsa sensación de seguridad. No son sustitutos de la supervisión de un adulto.

 

Por cierto, los padres que protestaban tanto por las puertas pero ahora no, son médicos. Para más inri.

En la magnífica página www.ahogamiento.com      tienes los datos españoles actualizados y gráficas muy interesantes.

Datos actuales de ahogamientos en menores de 2017

En seguridadinfantil.org han lanzado una campaña para evitar los ahogamientos infantiles.

Con evitar al menos 1 niño ahogado, ya sería una victoria.
El siguiente vídeo muestra un niño que casi muere en una piscina en Finlandia. Al final se salva, pero nadie hace nada por él. Aunque fuera falso (al menos encontré la fuente original de Helsinki), los niños se ahogan así.

Near Drowning in Helsinki from Robin McGloughlin on Vimeo.

Si te ha gustado, compártelo o sígueme en Facebook

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

15 Comentarios

  1. Querido compañero,

    Yo no soy medico pero soy enfermero y socorrista en aguas abiertas, lo que viene siendo el que hace la resucitacion cardio pulmonar basico-avanzada a un sindrome de inmersion, bien sea niño, bien sea buzo profesional con problema en la descompresion a superficie o un largo etc…lamento decir que indistintamente los padres sean medicos, ministros, pilotos de cohetes ultrasonicos en la NASA o los representantes de la republica independiente de su santa casa….tontos los hay en todos lados. Digo que tontos los hay en todos lados porque como tu muy bien comentas, los hay que se preocupan porque las puertas esten cerradas para luego dejarlas abiertas, o que las flores de la piscina vayan a juego con las uñas del color de la señora en cuestion, pero cuando servidor en este caso, se acerca lata de rescate en mano, walkie, aletas y una capa de cemento blanco en la nariz que ni la arcilla a decirle a la señora: oiga, su hijo esta a 100 metros de costa, bandera roja prohibe colchonetas, le he pitado al niño 3 veces, me ha mirado toda la playa y su hijo hace caso omiso…y la señora muy agusto te contesta: mi hijo sabe nadar!

    no es un problema de niños que sepan nadar o dejen de saber flotar, no es un problema de que su hijo se haya metido con una bandera roja con un objeto flotante, tampoco vamos a entrar en el tema de que dudamos de que su hijo sepa como afrontar la corriente de retorno en la que se esta metiendo….EL PUTO PROBLEMA ESTA EN QUE UNOS PADRES INCONSIDERADOS Y MAL EDUCADOS ESTAN MAL EDUCANDO A SUS HIJOS FALTANDO AL RESPETO A LA AUTORIDAD DE LA PLAYA en esto caso los socorristas.

    A lo largo de mi carrera profesional me he encontrado de todo, desde tener que rescatar a bomberos que se han metido en cuevas y no podian salir, pasando por empezar una RCP en mar abierto, sin olvidar aquel grandioso dia donde un compañero y su victima tuvieron que ser rescatados en helicoptero… pero el lema que tenemos entre nuestros compañeros socorristas es siempre el mismo: PREVENCION PREVENCION PREVENCION! Desgraciadamente, este lema se ve truncado cuando intentas hacer razonar a los padres del chiquillo en cuestion antes de que todo esto ocurra y te contestan de malas maneras, te menosprecian, te insultan, y claro…hay que entender que vienen de MadriZ y alli como no tienen playa y el nene viene solo para dos dias…

    Con mi comentario, que me subo al burro y no me bajo, quiero transmitir la concienciacion que deberiamos tener para con nuestros crios, vigilarlos, no quitarles el ojo de encima, por supuesto no dejarlos en el agua sin la supervision de un adulto, una botella de agua es suficiente para que se ahogen pero por favor, si alguien te recrimina una accion que encima es beneficiosa para con vosotros, no me toques las gonadas!

    Con respecto a que los niños no hacen ruidos al ahogarse, me temo que asi es. Alguien preguntaba arriba que a que se debia…la respuesta es muy sencilla…SUPERVIVENCIA…cuando estas en problemas para llenar tus pulmones de oxigeno, no te entretienes a hablar/gritar/pedir auxilio porque todo esto conlleva una gran perdida de oxigeno, te centras en coger la mayor bocanada de aire posible porque no sabes cuando vas a volver a superficie, por eso, una de las primeras cosas en las que nos fijamos los socorristas es en la posicion de la victima, sabes que vas a tener que mojarte cuando esa niño que viene de MadriZ y que su madre te ha dicho que sabe nadar, solo tiene literalmente la cara fuera del agua, mirando al cielo intentando mantener boca/nariz fuera del agua…tambien los hay que no hacen pie y van dando saltitos para poder respirar…tambien…empieza a correr.

    No hay mejor rescate, que el que se previene.

  2. El video que cuelgas al final no es falso. El niño casi se ahoga de verdad. Finalmente le sacaron y consiguieron reanimarle y se recuperó sin secuelas. La madre había dejado solo al niño. Llevaron a la madre a juicio y la condenaron a 4 meses de prisión y multa. El castigo podía haber sido mucho peor. Ver traducción en:
    https://translate.google.com/translate?hl=en&sl=auto&tl=en&u=https%3A%2F%2Fwww.mtv.fi%2Fuutiset%2Fkotimaa%2Fartikkeli%2Fvideo-viisivuotias-kamppaili-hengestaan-helsinkilaisessa-uimahallissa-kukaan-ei-huomannut-hukkuvaa-lasta%2F6461070

  3. Hola! Ante todo, gracias. Gracias porque veo q hay gente que piensa lo mismo que yo, que no soy una exagerada. En verano tengo a mi nieto durante un mes y vamos a la playa todos los días. Nunca me siento, a no ser q este jugando con la arena. Si se va al agua o simplemente a correr por la playa, allá voy detrás porque en cualquier momento puede meterse en el agua y no se sabe lo q puede pasar. Simplemente son niños y no distinguen el peligro. Repito, muchas gracias.

  4. Muchas gracias por este artículo. No tenía idea de que el ahogamiento pueda ser silencioso. Siempre he dado por sentado que si hay algún problema, lo oiría o me daría cuenta rápido.

    Con el vídeo me ha quedado claro que o estoy mirando directamente al niño, o no me doy cuenta. Si sólo le echas un vistazo de vez en cuando parece estar jugando.

    Tengo claro que voy a cambiar por completo mi actitud con mi hijo en la piscina y playa. Gracias.

  5. Muchas gracias por el artículo.

    Yo también veo, cada verano, en la piscina del complejo donde vivo, lo de la puerta de la piscina y la dejadez en la vigilancia.

    Me llama la atención lo de ahogarse en un cubo o una bañera con poca agua. ¿Se da en bebés muy pequeños o en niños de, por ejemplo, tres años también se podría dar? ¿Cómo ocurre si ellos casi ni caben en el cubo o el agua les llega al tobillo?

    Un saludo

    • Mi reino por un caballo

      Hola Mamite, un niño pequeño que caiga en un charco pequeño puede ahogarse si no es capaz de salir de la situación. Solo tiene que quedar boca abajo. Es muchísimo más frecuente en bebés pequeños o niños con determinados problemas. Con agua a la altura del tobillo, si te caes por ejemplo por una pérdida de conciencia, te ahogas, aunque seas un adulto. Besos!

  6. Mercedes

    Tiene toda la razón con que el ahogo de los niños es silencioso.

    Hace unos días vi el vídeo de un ahogamiento de un niño de 4 años en una piscina de Finlandia,rodeado de gente que pasaba a su lado,le miraba y nadie hacía nada,supongo yo que por el hecho de que parecía que estaba jugando.
    Es estremecedor verlo.

    Finalmente alguien le sacó y milagrosamente salvó la vida.
    Y a todo ésto,la madre en otra piscina.Lo dejó sólo.En fin….

    Yo he visto una mamá con un nene muy pequeño de la mano en la piscina de los pequeños,el niño ahogándose y ella hablando con otra mamá sin darse cuenta.

    En el agua no puedes dejar de miralos.

    • Mi reino por un caballo

      Hola Mercedes,
      la gran mayoría de la gente cree que hacen ruido, pero es mentira. si no estás mirando no te enteras. Y si hacen ruido, parece que están jugando…Un abrazo

      • ¿Hay alguna explicación a eso de que no hagan ruido? Porque parece algo totalmente antinatural, máxime en una criatura que de por sí, normalmente, no es que sean silenciosos, y que ante un dolor producido por una caída o un golpe, pueden gritar de la forma más alarmante. ¿Será porque un ahogo no duele? ¿Si es poco profundo, no tienen un reflejo de buscar aire, chapotear o algo así? Imagino que cuando te vas quedando sin aire, la sensación debe ser realmente angustiosa…

        • Mi reino por un caballo

          Muchas veces están cansados o aterrados, y llevan un rato intentando sacar la cabeza. Llegan tarde a intentar pedir ayuda

  7. Gracias por acojonarme. Lo de que el ahogamiento es silencioso es francamente perturbador, jamás lo hubiera pensado. Porque además, si en la piscina ya hay veces que pierdes un poco la atención, creo que en general es en casa donde menos importancia se le da. Parece casi imposible que un niño se ahogue en la bañera. De un cubo ya ni hablamos…

    • Mi reino por un caballo

      Jajaja, lo siento. Pero es verdad. Los ahogamientos en niños casi siempre son en silencio. Y si por lo que sea no lo es, parece que están jugando…

    • Cuando hay una situación de ahogamiento, la reacción en siempre con prioridad a poder respirar, no a hablar o gritar. Es posible que una persona que se esté ahogando pueda emitir algún sonido, pero lo más probable es que no lo haga. Tampoco el ahogamiento es como aparece en las películas, no hay gritos, ni apenas chapoteos, y en los niños, una persona no entrenada lo puede confundir con una actitud de juego. No es difícil detectarlo, pero hay que tener una mínima formación en cómo reacciona una persona o niño y mantener la supervisión siempre. SIEMPRE, no hay medias tintas.
      Por desgracia, los niños también se ahogan en las bañeras de casa, dónde les dejamos un momento jugando, mientras hacemos alguna otra cosa, como bien dice el Doctor, no hay agua segura, con que cubra la boca o nariz es suficiente para ahogarse. Ante la duda, actúa como si hubiera un riesgo y manten siempre la supervisión cercana.
      Un saludo.

  8. Me ha encantado. Ya lo he compartido en Facebook y en Twitter, cuanta más gente lo lea mayor será su compromiso con los niños.

    • Mi reino por un caballo

      Gracias Gemma! Por desgracia todos los años se ahogan muchos niños en España y, como pasaba antes con los accidentes de tráfico, miramos para otro lado..

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: