EL DIOS CON LOS PIES MALFORMADOS

En las antigüedad los niños con defectos físicos eran, en general, abandonados a su  suerte en el bosque. Esto se ha dicho mucho de los griegos espartanos, pero también se ha hecho en la época romana y en otros lugares de Europa hasta no hace mucho tiempo.

Por eso, que un dios griego como Hefestos aparezca con unos pies deformados en la imagen inicial, unos pies zambos,  llama la atención. No es el prototipo de dios al que estamos acostumbrado, lleno de virtudes y perfecciones físicas (como si fuera un futbolista).

Hefestos era el dios griego de la forja y el fuego (el Vulcano de los romanos). Era hijo de Zeus y de Hera, y existen varias versiones de por qué tenía así los pies. En una de ellas, Zeus lo arrojó al nacer del Olimpo y sus pies quedaron deformados por los golpes. Posteriormente, gracias a sus conocimientos en la forja, se construyó una especie de andador para poder caminar. No penséis que Zeus era así de malo y Hera muy buena. Como vimos aquí, Hera tenía muy mala leche y era muy de matar a niños.

Otra versión es que Hera lo engendró sin Zeus, por despecho (Zeus era de los que se les conecta el wifi en los nightclub), y toda la rabia y odio se le transmitió al feto, naciendo un niño con deformidades, ya que como vimos aquí, la teoría de las impresiones maternas ha sido muy utilizada en la historia. El caso es que esta vez fue Hera la que lo despeñó por el Olimpo al no soportar a un niño con deformidades, débil y feucho.

Los padres del Año en cualquier caso.

Existe una imagen de Hefesto en una especie de silla de ruedas tan antigua como la primera, del siglo sexto antes de Cristo.

Hefestos se vengó de su madre haciéndole que se sentara en esa silla, y quedó allí atrapada

Pese a esto, Hefesto se casó con la más guapa, Afrodita, pero por conveniencia. Hacían una pareja rara. Él con los pies zambos y ella digna de mujeresyhombresyviceversa. Como tenía problemas físicos, pero no de inteligencia, sospechó que un tal Ares  estaba tonteando con su esposa, y les hizo una red metálica que los atraparía si usaban el lecho matrimonial (era un manitas), dajándolos prisioneros y ante el escarnio de todo el Olimpo.

Consecuencias de jugar al aquí te pillo-aquí te mancillo de Afrodita y Ares

 

La fragua de Vulcano, Velázquez

Si habéis visto este famosísimo cuadro, Vulcano (Hefesto), es el segundo por la izquierda, y tiene cara de muy sorprendido (tampoco se le ven los pies). El primero, el que brilla, es Apolo (Helios), y le está contando que Venus(Afrodita) y Marte (Ares) son novios en Facebook. La noticia de unos cuernos, versión mitología griega.

Existe un tabú sobre la discapacidad de los niños, y se representa poco en el arte. Los historiadores dicen ahora que es posible que Hefesto fuera cojo por la intoxicación por arsénico y plomo, algo frecuente entre los herreros. Lo que parece claro es que que fuera así de nacimiento no se contempla, no podía ser un dios el portador de unos pies malformados.

Con y sin pies malformados. No política y políticamente correctos

La gran mayoría de las representaciones de Hefesto no muestran este problema,  y a veces ni se refleja su discapacidad. En otras ocasiones sí lo representan sentado en la fragua: es posible que el motivo fuera que no podía caminar.

Pies zambos

Es posible que Hefesto tuviera unos pies equinovaros, zambos o talipes, algo que de vez en cuando vemos en recién nacidos.  El pie está girado hacia dentro y hace muchos años estas personas caminaban apoyando el tobillo.

Actualmente esta deformidad se corrige con el llamado método Ponseti. Ponseti fue un médico español que consiguió una técnica para corregir esta malformación tan limitante para la vida de un niño, aunque en España sea poco conocido.Una verdadera vergüenza.

Esa corrección era distinta de las anteriores, ya que no precisaba cirugía, sino una serie de yesos

El Dr Ponseti colocando los yesos a un niño con pies zambos

En ellas, con una serie de masajes suaves y yesos que se van cambiando semanalmente, y la utilización de unos zapatos ortopédicos (con una barra), la deformidad se corrige.

El 90% de los niños tienen buen resultado con el método Ponseti. Un verdadero artesano, digno de la fragua del mismísimo Vulcano.

Aquí os dejo un video sobre el método Ponseti

Si te ha gustado, compártelo!

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Muy interesante.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: