EL NIÑO CON DIENTES DE ORO

Para muchos padres, sus hijos son lo mejor. Algunos incluso creen que son lo que les faltaba en la vida, lo que les da sentido. Otros, simplemente, creen que son una especie de regalo, incluso se dice que hay niños que vienen con un pan debajo del brazo. Yo eso nunca lo he visto, la verdad.

Algunas personas hablan de un niño “muy deseado”, cuando se trata de parejas con problemas de infertilidad o que han sufrido abortos o muertes tempranas de sus otros hijos. Otros dicen que es un “niño de oro”.  Lo que es menos frecuente es que tu hijo, directamente, tenga partes de su cuerpo de oro.

Bueno, el cuerpo humano tiene oro en su interior, unos 0,2 mg, incluso aunque comas comidas bañadas en oro, que ahora está de moda para gente mu tonta en determinados locales. Es el que es, y no hay más.

Pobre niño

Por eso, cuando en 1585, en Silesia,en la actual Polonia, nació un niño al que posteriormente le salió un diente de oro, la familia se regocijó mucho

También se han comunicado otras piezas de oro en la literatura

Como esa milagro no estaba referido hasta ese momento, (solamente gallinas de huevos de oro) muchos estudiosos fueron a contemplar el fenómeno, y tras comprobar que no había ningún pariente de Midas cerca, concluyeron que era verdadero. En concreto, el molar inferior izquierdo. Como con los conejos, a los médicos se las colaban todas.

Las relaciones sentimentales de Midas siempre fueron problemáticas

Un profesor de Medicina, Jacob Horst, usó una piedra de un orfebre, la famosa “piedra de toque” en la que algunos metales dejan una marca, para ver si era oro de verdad, y ,pardiez, lo era.

Aquí el profesor en su clase universitaria

Convencidos de la naturaleza excepcional del hallazgo, publicaron un libro sobre el diente. Y dispuestos a encontrar una causa, que siempre uno la encuentra si quiere, concluyeron que una especial alineación de los planetas hizo que el recién nacido secretara oro (con la de cosas que secretan).  Esto además significaba lo que uno quisiera: buena suerte, el fin del imperio turco, horas gratis en la zona azul… Como zurdo que soy, algunos afirmaron que antes de ese periodo de bonanza, habría calamidades por haber salido en el lado izquierdo. Ay.

Siempre hay tiquismiquis que no se creen estas verdades, y otro médico Duncan Lidell, dijo que ese diente no era de fiar. Para empezar porque la alineación rara esa que decían no se había dado el día del nacimiento del chaval (un argumento malillo, pero eran las creencias de la época). Además, la raíz del diente no tenía oro, por lo que si fueran los rayos del sol debían ser poco potentes. Y también, porque le escamaba que hubiera tanto de negocio alrededor del diente de oro, ya que solo lo veía el que pagaba.

Dr Lidell

El roce hace el cariño, pero de tanto rozar piedras contra ese diente para demostrar que era de oro, se fue desgastando, y ya Christopher Muller, que así se llamaba el niño, dejó de enseñarlo.

Un día, alguien con dinero y poder, intentó verlo, y ante la negativa, no tuvo mejor idea que rajarle la mejilla para verlo. Sería uno de esos nosabeustéconquienestáhablando de la vida. El caso es que a raíz de esto, se descubrió el pastel, y a acabó en la cárcel. El diente tenía oro, pero había sido recubierto por una capa de oro de forma magistral para sacar dinero, y parece que es la primera referencia a una corona dental.

Aún a día de hoy hay gente que dice que el diente es real, que lo tiene desde la segunda guerra mundial, y que si muerdes algo con él, se convierte en oro. (bueno, es una serie de ficción, gracias @mfherrador)

Si eres dentista, quizá te interese este artículo sobre el diente de oro.

Para finalizar, una escena de El chico de Oro. Si no la has visto, no será por las veces que la han puesto…

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comments

  1. Por una parte, la familia del chico que quiso sacar provecho del engaño.
    Por otra, la sociedad que consume cualquier engaño por milagro.
    ¿A cuál de los dos culpar?

    • Mi reino por un caballo

      Probablemente a ninguna o a las dos. Actualmente seguimos con las mismas actitudes, nos tragamos bulos, seguimos modas, la medicina se equivoca y las voces discordantes son poco escuchadas si hay dinero en el asunto…, aún hay muchos dientes de oro, especialmente para la población general, dispuesta a encontrar un remedio para cualquier dolencia, especialmente para las cosas que pasan simplemente por vivir la vida. La exigencia actual de”ser feliz” a toda costa y los gurús de la psicología emocional que hay tras esto tienen mucho de vendedores de dientes de oro

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: