VACUNAS Y AUTISMO: PRUEBAS DEFINITIVAS DE SU RELACIÓN

Por fin se descubre la relación de las vacunas con el autismo, el estudio definitivo está corriendo por todo el mundo gracias a internet y las redes sociales, incluso en España.  Ya era hora. Hay un artículo que lo demuestra de forma escalofriante. Y a grandes afirmaciones, grandes pruebas. Empieza el fin de la mafia médica y farmacéutica.

Resultados de vacunación y salud: Una encuesta de niños vacunados y no vacunados de 6 a 12 años basada en informes de madres

415 madres de niños educados en casa en Estados Unidos respondieron por internet una encuesta anónima. El 40% de esos niños no estaban vacunados. Los niños que si estaban vacunados tenían hasta 3 veces más riesgo de autismo. Por tanto, vacunarse hace que tu hijo tenga 3 veces más de posibilidad de ser autista.

Uau, esto es la bomba.

Bueno, va a ser que no. Ojalá fuera así de fácil. Luego lo vemos, aunque va a ser difícil concluir algo porque la revista lo ha retirado del bochorno que le ha dado. Eso sí, muchísimas páginas de antivacunas lo están aireando como si fuera la Verdad Revelada.  Por ejemplo aqui, donde dicen que los resultados son escalofriantes. Sí, lo son, pero por otros motivos.

La mayoría de artículos en los que se basan los antivacunas, así como los homeópatas, los alérgicos al wifi y a las antenas de telefonía, son pseudocientíficos, y no soportan un análisis crítico mínimo, por no decir que solamente se quedan en el resumen del mismo, o simplemente en el título. Eso sí, están en inglés y eso vende mucho. A mí por una antena me dieron una bibliografía extensa donde la mejor publicación era del nivel de la Teleindiscreta.

Como les pasa a la mayoría de antivacunas solamente se acuerdan de la ciencia cuando les dice algo positivo de su rollo. Es como el que escucha EsRadio o la Ser, normalmente lo hace para reafirmar lo que ya pensaba. Para el resto del tiempo, solo usan a  la ciencia para criticarla y decir que oculta la verdad, que la abuela fuma, que Elvis vive en la cara oculta de la Luna, que no hay científicos “de verdad” y todas esas cosas. Es como los que buscan fantasmas y OVNIS, solamente usan la ciencia para decir “física cuántica”, “teoría de cuerdas” y cosas así, que suenan bien y pocos saben lo que quieren decir. Muchos médicos siguen exactamente el mismo discurso. Solo hablan de la “p” si les da la razón. O del mercurio en las vacunas, que ya no tienen, por cierto.  Es lo que hay.

El problema es que no hay nadie más feliz que un tonto con un lápiz, y hoy en día eso equivale a un ordenador (véase  a  mi mismo como ejemplo) y mucho tiempo libre. Y claro, es más fácil creer en conspiraciones que nunca se van a demostrar, que en la crudeza de la ciencia o experimentación básica, que realmente dan poco juego y siempre se dedican a desmontar teorías (son unos aguafiestas). No se puede confiar en que la mayoría de la gente entienda los conceptos básicos que cuestan esfuerzo, pudiendo afirmar que la culpa es de los anunakkis, de las vacunas o de Yoko Ono.  Es más fácil tomar antibióticos para el dolor de garganta y corticoides para una tos leve, y desconfiar de las vacunas que justo lo contrario (nota mental: sigo sin poder abrir una consulta privada al uso,no se me enfaden los profesionales dignos).

Teorías que la propia ciencia creyó en un momento dado, por cierto. Pero es así, es un sistema dinámico, no cerrado, que puede rechazar cosas, evolucionar. Ya lo dijo el Mundo Today, hemos descubierto algo muy importante, pero es que no lo vais a entender.  Vosotros seguid con vuestras cosicas, el frío y los resfriados, el mal de ojo,el ventolín para los mocos,  las defensas bajas, etc etc.

Se escucha de muchos compañeros en el hospital aquello de “es muy pequeño para meterle tantas cosas”, en la creencia de que los niños no reciben al día cientos de estímulos antigénicos del aire, la comida, el polvo, otras personas, etc etc. Por no hablar de las agresiones que reciben por su oídos, las cosas que los pobres escuchan.

Volvamos al artículo. Para empezar,solo existe  el resumen del artículo, poca base para decir que es una “prueba”. Y como pasa con los titulares de una noticia o con el título de una película, no es suficiente. Hay que leer el artículo completo para poder dar o no valor al resumen. El problema es que nadie lo ha leído, no existe.

Y también leer los miles de artículos que dicen lo contrario, ya puestos, no estaría mal.

Este estudio es de una muestra tan poco representativa como la de niños escolarizados en casa en Estados Unidos. Los antivacunas también educan más a sus hijos en casa que la población general, por eso no es de extrañar que el 40% de los niños del “estudio” no estuvieran vacunados, si es que los datos son reales. Además, el estudio se publicitó hace varios años desde una página de antivacunas, algo de sesgo debió tener cuando se animó a participar en él de forma anónima, y no hay forma de comprobar si cuando alguien dijo “mi hijo se vacunó y es autista” lo dice de verdad o es alguien que quiere que salga eso (no es por pensar mal, pero el estudio se ha financiado por una página antivacunas) Su autor es defensor del estafador Wakefield (el que vinculó vacunas y autismo y luego se demostró que falseó los datos, ese). Por otro lado, son las propias madres los que valoran si sus hijos han tenido esto o aquello. Muy real claro. Además, ni estudio hay.

Su publicación de mayor impacto

Por eso, porque la gente no tiene que tener varios doctorados en cada tema, hay que confiar en lo que los expertos dicen. Para mí que los aviones vuelan por magia (¿por qué van a hacerlo si no?), pero confío realmente en que hay unos cuantos físicos que lo entienden y lo explican a la perfección. Pues así pasa con la medicina, debemos fiarnos de ciertas cosas, entendiendo que no nos la están colando.

Y precisamente por eso, si quieres colarla, tienes muchas posibilidades. Una de ellas es inventarte las cosas (la clásica), otra es ocultar resultados que no te gusten (más clásica aún) y otra es publicar tu basura en una revista creada solamente para ese fin. Como hay un ansia por publicar, porque da prestigio y se valora académicamente, han surgido cientos de revistas  “depredadoras” en las que pagas por publicar, con una revisión en tiempo récord (a veces en 7 días). Eso sí, tienes que pagar para publicar. De estas revistas depredadoras me llegan diariamente entre 3-5 correos invitándote a ser revisor, a que le mande artículos, capítulos o cualquier cosa (lo de cualquier cosa no me lo invento, os lo juro). Entendedlo: la vanidad es muy alta entre médicos e investigadores (y algunas subvenciones dependen de si se publica algo), y pagando publicas ahí, sea lo que sea. Eso sí, en inglés, la lengua que hace que todo lo que digas sea verdad. Tan buenas son estas revistas que en estos correos basura a mí me han llegado a pedir que revise alguna cosa de ginecología, de cardiología, de dermatología o de inmunología. Vamos, que buscaban un experto en el tema, vaya.

Bueno, pues  como decía se está haciendo viral un artículo de una de estas revistas depredadoras donde se concluye que los niños vacunados tienen más autismo que los niños no vacunados.  Para empezar la revista es dudosa, “Frontiers in public Health” (siempre tienen nombres rimbombantes), y no está recogida en las bases de datos de las revistas con algo de prestigio en el mundo. Está a nivel del Der Farolen (“La Farola”, en su versión española). También han publicado que hay personas que mirando una foto 8 segundos pueden saber si esa persona está viva o muerta (la de la foto). Pero bueno, si han publicado ahí, puede ser porque sea el primer sitio donde lo intentaron y sea un estudio bueno.

Lo han difundido tanto, que ya es raro que solamente tengamos el resumen de esta prueba tan clara. No existe el texto completo, la revista lo ha ocultado. Esto no ha sido un impedimento para que todos los antivacunas clamen sobre los terroríficos descubrimientos que este estudio demuestra. Solo con el resumen oiga.

La revista, después de ver la chapuza de estudio que es, y de haberlo diseminado por las redes sociales, ha retirado el resumen (ya no se puede encontrar) y dice que “estaba aceptado pero no publicado”, que viene a ser lo mismo que decir “tierra trágame”. Es decir, ya no se puede ni leer el resumen. Muy fiable todo. Además, un estudio que concluye eso basado en una encuesta es una basura. No puede demostrarse ninguna asociación por un estudio descriptivo.

Luego pasa lo que pasa, que asocias la desaparición de los piratas con el calentamiento global. Ya sabes, si quieres salvar el planeta, hazte pirata

Pero como los positivistas son buenas personas y quieren saber qué decía, alguien ha conseguido la página donde se podía leer el resumen del estudio, un caché que no han podido eliminar del todo. Pincha aquí.

El problema son los sesgos tan grandes que tiene. Si el estudio lo demostrara, pues habría que aceptarlo, pero el estudio concluye cosas que no son ciertas, ya que hay muchas debilidades. Por ejemplo, el autor principal es uno de los más famosos antivacunas, con varias páginas web del tema. Sospecho que no lo diga. Uno de los 2 revisores es una quiropráctica de la Universidad de la Vida (Life University), un centro caracterizado por seguir la doctrina Vitalista y la pseudocientífica práctica llamada  quiropráctica.  Otro editor es de una universidad de la India. Me da que estos cuando le llegan los correos basura  que me llegan a mí sí contestan. Alguno hasta se emocionará.

Aquí parte de la información

Si queréis conocer la realidad de las invitaciones a los médicos y científicos de revistas basura, y si hay forma de escapar de ese spam diario, aquí os dejo el artículo del British Medical Journal que lo ha estudiado (una delicia, en Navidad siempre publican estudios  bien hechos pero de temas cachondos). Para vuestra información, solamente puedes dejar de recibirlos en el 19% de los casos, y un 83% de las invitaciones poco tienen que ver con el campo de estudio del que lo recibe. Y luego están los que se los creen y contestan, que alguno conozco que lo hace.

Esa es la ciencia que hay tras las vacunas y el autismo… A la fuerza de intoxicarnos con información espuria, vamos a dejar de creer en la verdadera investigación.

Queridos antivacunas, si tenéis quejas, hacedme un favor y mandadlas directamente a la papelera de reciclaje. Gracias.

¿Por cierto, por qué solo podían contestar las madres y no los padres?

(Gracias realmente a Ignacio Mastro por sugerirme la idea)

Aquí os dejo un vídeo del consejo de redacción de una revista hermana de esta, tiene que ser muy parecida,  Frontier Phsychiatrist

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comments

  1. Un poco mas de esfuerzo con la grafica de los piratas no habria estado mal

  2. En un tiempo fui buscando información del tema y la verdad es que te creaba una incertidumbre sobre que debía hacer, si vacunar/envenenar o no…Es como un mundo paralelo donde todo lo que yo entendia de que las vacunas eran “buenas” se transformaban en nuestros enemigos y y como eras utilizada por los lobbys farmacéuticos para enriquecerse. Cuando me tocó vacunar, vacuné no sin estar pendiente de los signos de “intoxicación de mercurio” que podían tener. Se juega con el miedo de las madres por el bien de los hijos, no solo en ambientes concretos, internet es omnipresente. Si en mi camino me hubiera encontrado otra dubitativa como yo, ya nos dariamos la razón una a la otra y quizá no la hubiera vacunado.

  3. No podría estar más de acuerdo con tu opinión, e incluso con la indignación.

  4. Que horror. Por desgracia en Ibiza hay a patadas (de antivacunas). Por eso de lo hippie y alternativo. Un dia en el super una conocida me preguntó por mis hijos y me habló de su nieta. La señora sabía que yo doy el pecho en tandem a dos niños mayorcitos, y ella presumió de que su nieta de un año aún tomaba teta y no sólo eso, sinó que ni la habían vacunado (!!!) porque con la teta había bastante. Le dije que me parecía una barbaridad. Ella contestó que porqué, muy sorprendida, porque si das la teta tanto tiempo, seguro que no vacunas a tus hijo, dónde va a parar.
    No iba a alargarme mucho (con esta gente es bastante difícil dialogar, no hay otra verdad que la suya), así que le comenté de pasada el caso del niño de Olot que murió por no estar vacunado en el brote de difteria.
    “Ah! Bueno! pero sólo se murió uno!” Sic.
    Yo le comenté que efectivamente sólo murió uno. Los demás esban vacunados y eran portadores de la bacteria, pero ni se enteraron. De hecho los aislaron para no contagiar al resto de niños no vacunados.
    La señora se quedó blanca (ya es mayor). Me quedé con las ganas de preguntarle si ese uno que se había muerto (sólo uno!) lo valoraría igual de ser suyo. Si las muertes lejanas son menos.
    Se fué dieciendo “Ya, bueno. Es que los médicos están en su burbuja y de ahí no hay quien los saque”. Sic.
    Curiosa su percepción de las burbujas.

    • Mi reino por un caballo

      Las vacunas mueren de éxito. Tanto tiempo tras la vacuna del SIDA para luego no ponérsela. La mayoría de anticuerpos pasan por la placenta, no por la leche materna

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: