EL ÚNICO FRUTO DEL AMOR…PARA UN CELÍACO

La celiaquía es un enfermedad, o como dicen los modernos, una condición,  una forma de ser, en la que por un problema a nivel intestinal, no se absorben bien los nutrientes, y los niños (y niñas) no crecen, pero sí les crece la barriga, tienen anemia, diarrea, están malhumorados, etc etc y que puede tener consecuencias graves a largo plazo, incluido algún cáncer a nivel intestinal. La realidad es que es una enfermedad autoinmune disparada por el gluten en personas susceptibles (no en tiquismiquis, sino en gente con disposición genética).

Hasta hace relativamente poco, el problema es que podías fallecer de celiaquía. Ahora eso parece rarísimo y por eso es una condición. Cómo será, que ya hay asociaciones negacionistas de la enfermedad. Qué donaire.

Pero en los años 20 del siglo pasado no era una cosa banal, como las bronquiolitis madrileñas, sino un problema importante. No se conocía su causa, y se llegó a la conclusión de que comiendo bananas, la cosa iba mejor. Hay que tener en cuenta que aún no se conocía claramente la diferencia con la fibrosis quística.

Un pediatra americano  llamado Hass publicó  que dio bananas a 10 niños celiacos, excluyendo otras formas de hidratos de carbono, y los niños mejoraban de sus síntomas, cesaba la diarrea y podían tolerar otros alimentos, introducidos lentamente. También podían comer carne, naranjas, etc, pero de 4 a 8 bananas al día como mínimo. El problema era los carbohidratos, pero la solución era la banana. Cuando dejaban de comer plátanos, volvían los síntomas. Acababa de inventar la Dieta de la Banana, en 1924. Bueno, de los 10, a 2 no le dieron bananas, y esos 2 fallecieron, pero no se las dio porque debían ser alérgicos al potasio o algo así.

 

Hubo una campaña de publicidad tremenda en la que las bananas servían para todo y se las metieron a los estadounidenses por todos lados.

La Dieta de la Banana realmente ya estaba inventada, hay mucha bibliografía, especialmente en internet, la red del conocimiento

Malpensados.

Pasaron más de 25 años hasta que otro pediatra, holandés, que no estaba influenciado por la malvada industria de los plátanos, tuvo una idea genial. Se llamaba Dicke, y en 1950 pensó que durante la guerra mundial muchos de esos niños mejoraron, pero que años después empeoraron. Y eso era raro. Descartando que el olor a pólvora fuera la causa, asoció la alimentación precaria, con escasez de trigo, centeno y cebada, a la mejoría; y cuando estos cereales eran más fácilmente obtenidos, tras la guerra,  creyó que los niños empeoraban por volver a tomarlos.  En 1951 Dicke asoció el gluten de esos cereales con la celiaquía, aunque miles de niños seguían comiendo plátanos cual Minions, entre otra cosas porque Hass era americano.

Dicke regalándole flores a una niña… con ese nombre… y yo presentando un certificado de no-delitos sexuales

En 1954 se descubrió que el gluten producía inflamación en el intestino delgado. Hace nada, en 1997, se descubrió una prueba genética en sangre para demostrar la enfermedad.

¿Y los plátanos?

Pues han quedado como una anécdota. Pero no lo fue. Esa dieta fue el tratamiento durante muchos años. Es cierto que comiendo plátanos los niños mejoraban, pero no por los plátanos. El inventor de la dieta creía que el plátano tenía una enzima que influía en la enfermedad. Pero lo que realmente hacía, con la dieta de la banana, era evitar el gluten, los azúcares complejos y el almidón  de otros alimentos que excluía. El plátano no hacía nada.

Tampoco hay que tratarlos así. Aunque habrá de todo, y en ese caso….

Hay muchas personas vivas que fueron “niños banana”, tratadas así hasta los años 60 del siglo pasado por sospecha de celiaquía, que mejoraron inicialmente comiendo solo plátanos (y otras frutas), pero que al final volvieron a desnutrirse al introducir el gluten en la dieta. Y eso que ya se sabía que el gluten era el problema, y la banana no era la solución.

Fue una buena metida

Ahora, con productos sin gluten en los supermercados y platos sin gluten en los restaurantes, esto parece más lejano de lo que es. Pero aún existe mucho desconocimiento. Comí una vez en un restaurante vegetariano que se vanagloriaba de tener una gran carta sin gluten, pero donde usaban las mismas sartenes para alimentos con y sin gluten. Ay ay.

El Dr Hass, con su dieta de la banana, y la exclusión de cereales, salvó la vida de miles de niños, aunque por una causa bastante diferente a la que se creía; muchos de ellos pudieron llegar a conocer que el gluten era el problema, y a dejar definitivamente de tomar esa sustancia que altera su sistema inmune. Su artículo tuvo un éxito brutal, y aunque otros médicos proclamaron que no existían pruebas claras de tal éxito, quedaron ahogados (por eso, cuando se dice “los médicos dicen”, yo broto un poco. Qué médico y qué dicen los demás, hombre ya).

Aún existen seguidores de la dieta del plátano. Móntate tu en un gluten, que no se sabe ni cómo es ni si flota ni nada.

El problema de Hass, como el de mucha gente, es que no se bajó del burro y siguió insistiendo en que su dieta de la banana curaba la celiaquía, dejando de lado el descubrimiento de papel del gluten. Por ahí no, amigo. Se rumorea que tiene una finca en La Laguna. Las empresas bananeras publicitaron la bondad de su producto y se convirtió en un curalotodo.

Aún hoy hay gente que sigue diciendo que le plátano cura la celiaquía, mira aquí, no tenemos solución.

¿Os suena, no? Cosas parecidas pasan hoy con el aloe-vera, la homeopatía, el magnesio, el ginseng, la kinoa, actymeles  y todas esas cosas que están de moda, los nuevos crecepelo. Se llevan a un médico mediático a la tele o a dar conferencias, y la gente ya asume que está demostrado.  Mira como no se hacen anuncios de furosemida o penicilina. Esas cosas ya se sabe que funcionan, aunque es cierto que se pelan peor, todo hay que decirlo.

Si la comida es para “ceciliacos”, mejor no entrar

Así es que cada vez que escuchéis esto, pensad en los celiacos, y en que la banana no fue realmente el fruto de su amor

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 Comentarios

  1. Muy interesante te felicito Jose Mª Lloreda Bendiciones

  2. Eres un crack!! Un beso

  3. Muchas gracias por este àrticulo me ha parecido muy interesante y dado que tengo familiares celiacos se lo enviaré .un saludo

  4. José angel

    Muy buena nteresante.gracias

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: