RETENCIÓN I-SIZE VS VACUNA DE LA MENINGITIS: POSTUREO

Desde hace ya mucho tiempo existe una controversia sobre vacunar a los niños o no hacerlo frente a la vacuna de la meningitis B. Ha creado alarma social y hay muchas posturas y postureos sobre ella, mezcladas con afirmaciones políticas e interesadas, e intentos de generalización de los casos particulares, etc, etc.

También se está hablando del cambio de normativa de seguridad vial que se aprobó en 2013 y que debe estar totalmente vigente en 2018, el llamado coloquialmente i-size. Esta norma cambiará la actual ECER44, a nivel europeo, y mejorará la seguridad de nuestros niños cuando se producen accidentes de tráfico, que son una de las principales causas de muerte en los niños a partir del año de edad. En España, hasta los 14 años, suponen más de 3 muertos menores de 14 años por cada 100.000 habitantes y año (según la OMS), y es la principal causa de muerte en estas edades (son los accidentes, y dentro de ellos, los de tráfico, pero también otros).

Existe mucha controversia y alarma social por la vacuna de la meningitis B, pero poco por esta gráfica

captura-de-pantalla-2016-11-06-a-las-12-44-44

donde se aprecia que entre 1 y 3 años más de la mitad de los niños no llevan el sistema de retención de forma correcta, y a más edad, pero aún, ni el 20% lo usan. Los datos más actuales siguen esa tendencia. Y son la principal causa de muerte. Pero hay que usarlos siempre, no solo una vez.

Al igual sucede con el no uso del casco, o la epidemia de zapatillas deportivas con ruedines, que están provocando tantos accidentes infantiles. Te hartas de verlos por la calle, en los coches, sin las sillas o sin los cinturones, o sin cascos o haciendo actividades de riesgo sin protección.

Hemos mejorado mucho, aquello de que “antes vivíamos como salvajes” de niños es verdad, pero también lo es que nos moríamos más de esas cosas, pero como éramos niños no nos dábamos cuenta.

Somos un país en desarrollo, lo dicen los datos. A mi me daban de fumar en las bodas, a todos los niños casi.  Cada vez hay menos ingestiones de lejía, y no es una casualidad, es gracias a mucha gente que ha trabajado para que no suceda, cambiando las leyes, divulgando. Pero hay muchas cosas que mejorar.

Por eso este cambio en la ley de las sillitas me parece un paso muy bueno, pero, siendo sinceros, insuficiente a más no poder. Al que no las usa le parecerá bien, claro.

La principal novedad es que las sillas se usarán por la altura del niño y que será obligatorio que los niños hasta los 15 meses vayan en sentido contra la marcha en sillas homologadas. Así, cuando hay un impacto, la cabeza y el cuello van contra el propio respaldo en la inercia inicial, reduciéndose las lesiones en más del 90% de los casos, respecto a no ir así, ya que la presión se distribuye por cabeza cuello y espalda. Además, obliga a las sillas a una prueba de impacto lateral, que es uno de los impactos más frecuentes, y que en niños tiene más gravedad que en los adultos (hay que saber que los accidentes de tráfico son más graves en niños que en adultos, por otra parte). Los niños tienen un problema con sus cabezas: en el sentido de la marcha, con una desaceleración, la cabeza, que es proporcionalmente más grande que la del adulto, se balancea, las vértebras además no soportan este movimiento, y la médula espinal no es capaz de adaptase a ese cizallamiento. Además, aunque no tenga lesiones externas, se producen “choques” dentro de la cabeza (el cerebro se choca con los huesos, dicho a lo bruto), produciéndose lesiones en las neuronas a veces de forma difusa; los órganos abdominales además, que no están tan sujetos como en los adultos, pueden lesionarse por estos movimientos físicos.

Entonces, ¿es bueno que vayan contrarios a la marcha hasta los 15 meses? Claro que sí.

¿Es suficiente? Claro que no. Deberían ir contra la marcha el mayor tiempo posible. Habría que enfatizar eso.

La clave es la fuerza que el cuello soporta en una desaceleración brusca. No es lo mismo frenar lentamente durante 1oo metros, que frenar de golpe en 1 metro, aunque uno vaya a la misma velocidad inicial. Se entiende, ¿verdad? Si se frena más rápido, la fuerza que soporta la cabeza y cuello es mayor que si se frena lentamente. Esto se mide físicamente y es la clave.

Las pruebas que se realizan con la nueva normativa, en los muñecos de prueba, hacen soportar una aceleración al cuerpo de los niños que en otra pruebas no son suficientes. Es decir, un niño de 3 años en el sentido de la marcha, a 50 km por hora, no soportará una frenada más rápida. Este test con la frenada más rápida es el que se hace en Suecia y se llama Plus-test. Ninguna silla del mercado (creo), por ahora lo supera. Es decir, las sillas actuales no evitan esa aceleración en la cabeza y cuello de un niño de 3 años. Por lo tanto, no debería ir en el sentido de la marcha. Aquí te lo explican mejor que yo.

articulo_4_imagen-jpg

Puede que ser tan exigente en esto de las sillas sea el error, pero las normas en general nunca han ido a favor de los niños, sino a favor de los mínimos, que no es lo mismo aunque sean pequeñitos.En otros países del mundo mundial, la obligatoriedad es mayor que los 15 meses. Ya sabes la causa.
crash_test_dummy

Ahora, si no le ponemos ni el cinturón, ¿qué queremos?

Según el Centro Nacional de Microbiología en 2015 hubo 0,27 casos por cada 100.000 habitantes de meningitis B y de ellos la mortalidad fue del 9%. Es decir,   0,024 por cada 100.000 habitantes (incluidos niños y adultos).

captura-de-pantalla-2016-11-06-a-las-13-32-40-1

Yo estoy a favor de poder vacunarte contra la meningitis B (no entro en los grupos de riesgo, donde no hay duda). Pero en contra de vacunar por miedo. Como dice una gran infectóloga pediátrica amiga mía, piensa en todo lo que haces para proteger a tu hijo, y vacúnalo si quieres. Y si lo haces, al menos llévalo en el coche de forma adecuada.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

21 Comentarios

  1. Hola Jose María. Muchas gracias por el blog!! Te leo desde Panamá y aquí sí es increíble el tema de la seguridad infantil en la carretera. Inexistente!! Mis hijos viajan seguros en sus sillas, una comprada aquí, convertible en contra y a favor de la marcha, y el otro en una comprada en una tienda de Madrid y traída por mis padres aquí.
    Es tan inexistente el tema de la seguridad en el automóvil q ni los adultos en los asientos traseros van con el cinturón puesto.
    En la escuela de mi hijo mayor me fijo en los coches de los demás. Son “supercoches”, enormes casi todos pero sin una silla para los niños. Es como si aquí la física en un accidente funcionara de otra forma. Otro mundo vamos.
    Saludos!

    • Jose Mª Lloreda

      Hola Aurora! Gracias y saludos a Panamá! Yo me acuerdo aquí en España cuando era pequeño que viajábamos 4 niños y un adulto en la parte de atrás, uno encima de otro, como cupiésemos. Pero ahora es diferente, aunque como tú dices , allí las leyes de la física son otras, y los niños son de goma. Besos!

  2. Además del grupo de Facebook que te comentan, existe un blog, Retension infantil, y una página en el mismo Facebook, Que los niños viajen a contramarcha, por favor, dedicados únicamente a los sistemas de retención infantil a contramarcha con muchísima y muy útil información sobre el tema.
    Y sí, por suerte cada vez son más los puntos de venta especializados en seguridad infantil en toda nuestra geografía, con sillas que han pasado el Plus Test sueco y están a disposición de todos en España, así como los modelos disponibles para viajar únicamente de espaldas hasta los 18 o incluso 25 kilos.
    Un saludo.

  3. Gran post, la verdad es que se echa de menos que también los pediatras hablen sobre este tema. Al fin y al cabo sois los que veis las consecuencias de los accidentes en los hospitales, el tipo de lesiones, las consecuencias… y conocéis la anatomía infantil y no debería contestaros nadie ante estos argumentos (cuando los profanos hablamos de contramarcha hay veces que te hacen sentir como un pirado).

    Mi hijo pequeño de 20 meses va en una silla a contramarcha, y la que usamos para el mayor cuando tenía su edad, una sillaca de casi 400 euros está cogiendo polvo en el garaje. Desde que me informé sobre los peligros reales y dejé de lado los interesados rankings que sólo desinforman, no pude hacer otra cosa. Aunque en mi entorno me tildaron de exagerada y neurótica por el doble gasto.

    Es de traca la poca info que nos ofrecen sobre el tema, habiéndola desde hace años. Muchísimos padres llevan sillas inseguras creyendo que son las mejores, al margen ya de los que llevan a los niños sin SRI, que de vez en cuando en ciudad te cruzas con alguno aunque parezca que ya no lo hace nadie.
    En el blog escribí hace un poco un resumen de una charla de Cristina Barroso, lo dejo en el link del comentario.

    • Jose Mª Lloreda

      Hola! propongo un juego para todos los que creen que esto es exagerado. Fijaos en cómo llegan los padres al cole con los niños y cómo los recogen. Veréis que muchísimos se los llevan en los asientos delanteros sin cinturón ni nada parecido. A lo mejor es que yo tengo mala suerte y en mi cole es así, pero creo que no.Al trayecto corto no se le tiene ningún respeto.
      Un saludo Mónica

      • Y no hablemos de ir en taxi… Es fácil si el trayecto está planeado con algo de antelación, llamas a las cooperativas y pides uno que lleve sillita de la edad que necesites. Pero como no es obligatorio, el razonamiento de muchos es sencillamente ese, “lo llevo en brazos en el taxi porque es un momento y como es en ciudad no están obligados” Enfin…

        • Jose Mª Lloreda

          Es verdad. La última vez que llevé a mis niños en taxi por Madrid, además de ir a140 en un trayecto limitado a 80, pasé mucho miedo sujetándolos fuertemente. Era un trayecto con precio cerrado, por lo que correr era una prioridad ;(

  4. Tomás Godoy

    La estadística de uso del SRI según la DGT en 2002 no es muy actual ¿no? Intuyo que muchas cosas han podido cambiar desde entonces, empezando por lo propios vehículos y el uso de anclajes Isofix.

    Por otro lado, últimamente veo cantidad de gente hablando de Plus Test sueco y me pregunto si las familias y vehículos suecos son muy representativos sobre la forma de viajar en España. Lo mismo ocurre con los tests “comparativos” según el criterio de los clubs de automóviles como el RACE, algo que me parece igualmente muy subjetivo e influenciado por las marcas más caras (Cybex, Recaro, etc.).

    • Jose Mª Lloreda

      Hola! es cierto que es una estadística antigua, y estoy de acuerdo en casi todo lo que dices, pero la idea es que se le quita importancia a esto y se le dan a otras cosas, que son relativamente menos frecuentes. El viajar contra la marcha no es un capricho. Si ahora es obligatorio, hace 15 años también debía haber sido. No podemos esperar a que nos lo den todo hecho. Las familias suecas no son representativas de las españolas,para nada. Ojalá lo fueran.

  5. Hola! A veces me ha llamado la atención un cierto doble rasero cuando se habla de seguridad infantil. Cuando estaba pensando en la posibilidad de utilizar o no guardería visité unas cuantas y me pareció increíble la cantidad de posibles situaciones inseguras que me encontré, como ver la cafetera, el calientaleches y los productos de limpieza a la altura de los niños, tomas de corriente caídas, falta de protectores en los enchufes, trampolines abiertos y sin supervisar cuando saltan varios niños a la vez, plantas tan venenosas como el lirio del valle en la zona de recreo, etc. Obviamente lo comenté cuando lo ví (no lo agradecieron mucho) y dí parte a las autoridades cuando lo consideré oportuno (como en el caso del lirio del valle, que me encontré en dos guarderías). Muchas empresas cerrarían si hubiese una inspección y se encontrasen con peligros que puedan compararse a los que pude ver en guarderías, pero “solo” se trataba de guarderías y como oí decir a una de sus directoras casi riéndose “la mayor parte de los niños sobreviven”, no le reí la gracia.

    • Jose Mª Lloreda

      Doble rasero en todo. Si no se pone el foco mediático no existe. Y he visto en un chiquipark coger un niño las tiejras con las que alguien cortaba lossandwiches de nocilla y cosas así.
      Pero eso es menos importante, porque no es una maniobra mágica de “lo compro y ya”.

  6. Muy interesante artículo, y sí todavía hay mucha gente que piensa que es puro marketing que los niños viajen a contra marcha… Al menos en Madrid hay varias tiendas que venden sillas ACM que pasan el mencionado test.
    Un saludo, y aprovecho para felicitarte por tu blog.

    • Jose Mª Lloreda

      Sí, se creen que es marketing, que los niños son de goma, que es para sacar dinero. Deberíamos empezar por ponerlos en sistemas de retención, que se hace poco. Y luego ya discutimos la silla.
      Pero no hay cultura de seguridad en general. Es así.
      Nadie ve peligro en meter a los niños en las cocinas, no te digo más

  7. Muy bueno, muchas gracias!
    Me imagino q se refiere a q no hay sillas a favor de la marcha q pasen el plus test.
    La pena es la falta de información. A
    poco q te metas te darás cuenta q han de ir a contramarcha, efectivamente, no hasta los 15 meses, sino cuánto más mejor…
    Klippan, Axkid, Takata, Concord incluso Römer tienen sillas q solo funcionan a contramarcha hasta bien avanzados.
    El Español redactó un artículo muy bueno hace unos días, pero es necesaria más y más difusión sobre este tema.

  8. Matilde Zornoza

    Yo tenía la Römer Max-fix, a contramarcha y también he comprobado que pasa el Plus-test 😉

  9. (sigo) Su hermana mayor viajó en una Klippan Triofix a contramarcha hasta los cinco años. Y si los niños salen de talla pequeña pueden llegar a viajar acm sin problemas hasta por lo menos los siete años.

    Gracias por dedicar una entrada a esta clase de sri. El i-size se queda corto y absurdo en muchos casos, por cierto. Y si te apetece puedes entrar a analizar por qué los ránkings del RACE son una basura en los que la seguridad del niño en realidad es lo último que se mide.

    • Jose Mª Lloreda

      Muchas gracias Silvia 😌😘

    • Será un placer poder darte toda la información que necesites. La prueba de impacto lateral y frontal supone la mitad de la nota (de media se realizan 350 impactos cada año, incluso hay modelos que necesitan 25 pruebas, obviamente con 25 sillas nuevas, para conocer su resultado). El otro 40% de la evaluación es el uso, ya que una buena silla, mal instalada, no sirve para nada. En la web de RACE puedes conocer mejor el test.

  10. Sí que se venden sillas en España que han pasado el Plus test sueco. Para dudas sobre esto hay un grupo en Facebook llamado “A contramarcha salva vidas” en el que cualquiera que tenga dudas sobre qué silla puede venirles bien a su hijo puede plantearlo y se le informará de lo que mejor se ajusta a su circunstancia.

    Mi hija viaja en una Axkid Minikid que permite ir a contramarcha hasta los 25 kilos de peso y 115-120 cm de altura (depende de la longitud del tronco), tiene cuatro años y espero que nos dure al menos un año más.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: