LOS ANTOJOS Y LAS IMPRESIONES

Todos sabemos que durante el embarazo, algunas  mamás se parecen a las estrellas del pop o de Hollywood cuando van de gira por Segovia, es decir, que piden cosas raras. Si las estrellas de la música piden limusinas,toallas negras y cosas así,  las mamás piden chanquetes a las 3 de la mañana, kiwi fuera de temporada (kiwi vegetal) o un disco de Juan Pardo en blueray. Aunque algunos “expertos” dicen que pueden deberse a déficits nutricionales, algunos antojos no se comen, y quizá lo que revelan es una necesidad de mayor afecto y atención.Hoy vamos a hablar de los antojos y las impresiones  de las mujeres embarazadas.

Los antojos de los padres embarazados, como creerse que la vida va a seguir igual o ir a Madrid solamente para hacer el tour del Bernabéu dan para otra entrada.

imagen1

Tuvo antojo de pokemon go y pasó esto. Dale al laik

 

Esto es muy conocido en la cultura popular y una de las cosas que se dice es que hay que cumplir los antojos de la madre porque si no, el niño puede salir con ese “antojo” en alguna  zona de su anatomía, como si quedara tatuado por aquello que la madre no pudo conseguir. Día a día, en las maternidades o en los hospitales, algún familiar se refiere a la marca que tiene un niño con el tema del antojo.   Si una quiere un pimiento morrón y no se lo dan, luego el niño puede tener el pimiento en la cara.

 

102-malformaciones-vasculares-2_img_0

Nevi materni

¿Habíes visto las manchas rojas que tiene muchos niños recién nacidos en los párpados, entre las cejas, en las alas de la nariz, que luego desaparecen? Se llaman nevi materni, o “mancha de la madre”. Son antojos que desaparecen.

Otro tema fascinante es el de las “impresiones” a la embarazada, y está muy ligado a lo mismo, a cómo las emociones marcan al niño en el útero. Acordaos de aquella madre que quiso cazar un conejo, no pudo y todo lo que parió fueron conejitos. Verdades como puños. Existe una corriente que dice que a una embarazada no se la puede molestar lo más mínimo no vaya a ser que se “impresione”. Esto significa que puede suceder que el niño se afecte por lo que la madre ve.

descarga

De ahí que te digan muchas veces “el ginecólogo me ha dicho que es peor dejar de fumar que fumar 3 cigarrillos al día, por la impresión que me puede dar”.

 

No podemos culpar a las abuelas y cuñadas  de esto, ya que el propio Hipócrates  dijo que una señora ateniense, blanca de piel, tuvo un niño negro porque en su habitación había un cuadro pintado de un negro, y claro, de tanto mirarlo día tras día, pues interiorizó la imagen y el niño negro salió, siendo el padre blanco. Santa Mujer.

Puede que la madre interiorizara algo más, barrunto.

 

Es posible tener un hijo negro de padres blancos. Esta es la prueba

El tener un niño negro siendo los padres blancos no solo lo admitió Hipócrates, sino otros clásicos que eran mu tontos estudiosos de la Medicina. Quintiliano, que aunque era riojano se dedicó a la cerveza, defendió a una mujer también blanca que tuvo un hijo negro porque en su retrete tenía un cuadro de un etíope. ¿Cómo te quedas? Yo investigaría a Quintiliano de entrada.

También se ha justificado al revés, tener hijos blancos siendo los 2 padres negros: Tafso de Clorinda (como si me invento el nombre, verdad? por ejemplo Gumersindo el Retuiteador) dijo que esto pasó una vez porque tenían sobre el lecho el cuadro de una virgen blanca. Persinia, reina  etíope, tuvo un hijo blanco, pero porque miró mucho un cuadro de Andrómeda mientras era poseída por su marido negro. Será por eso. Será.Otra Santa Mujer.

hydaspes-and-persina-making-love-575lw

Aquí Persinia y su pareja momentos antes del acto sexuarrrr en una representación de lo que pasa por mirar porno en el internet de la época. Que ya tiene una edad y no se habían inventado los geles de placer

 

r-6769195-1426250269-5039-jpeg

De ahí Georgie Dann hizo el célebre poema medieval “El abisinio está incapacitado moralmente y sexualmente” “El negro no puede”, en las versiones actuales

San Isidoro, que no era un gato, sino un maestro de la Iglesia, decía que había que poner dibujos de palomas bonitas para que salieran las crías así (“bonitas”, da que pensar…). Galeno, el médico romano, contó el caso de un hombre contrahecho que yacía con su esposa mirando el cuadro de un niño muy bonito para que saliese así de guapo (la famosa “caidita de Roma”). En otros lugares de la antigua Grecia se aconsejaba mirar estatuas de los dioses Cástor y Póllux para que los niños salieran parecidos a estos.

En tiempos más cercanos los médicos han seguido pesando que la impresión en la madre puede causar que el niño nazca con determinada característica. Si no le dan fresas, tendrá una fresa en algún sitio; si no come arenques, una mancha de arenque surgirá en el niño, al tiempo. Además, cambia con los gustos alimentarios de cada época y región. Nunca en la antigüedad alguien tuvo un antojo de comer algo bañado en oro o deconstruido.  Si una madre desea abrazar a un hombre con mucha fuerza, puede quedar embarazada.

image4

Yo he vivido lo de embarazarse por ir a una piscina varias veces, así es que todo es posible.

 

Madeleine d’Avermont  llevaba 4 años sin tener conocimientos carnales con su marido, más que nada porque estaba guerreando por el mundo,  pero quedó embarazada y fue llevada a juicio por trastorno por déficit de atención (en concreto, moral distraida). Como en estas cosas ya había precedentes, incluso son la base de religiones, salió airosa, ya que demostró que soñaba tanto con él, lo deseaba tanto, que quedó embarazada. Santa Mujer. Lo de mojar las sábanas blancas versión siglo XVII. El padre la quiere mucho por todo eso, pero cuando salta deja de recibirse bien la señal del Meteosat.

imagen2

Si esto fuera así, el hombre de la izquierda tendría más hijos que Julio Iglesias; sin embrago, el hombre con el que más personas en el mundo sueñan es el de la derecha. Descúbrelo en http://www.thisman.org/

Durante siglos se creyó firmemente en ello, y existen muchísimos casos descritos, mucha “casuística” como diría Friker Jiménez. Por ejemplo se  ha descrito que tras asistir a la ejecución o torturas de un preso, algunas embarazadas tenían niños muertos o con los miembros fracturados. Se cuenta la historia de una mujer que fue asustada por un hombre negro, que al llegar a casa se lavó entera para que el niño no naciera negro, pero, oh desgracia, salió negro en aquellas zonas que la madre no se había lavado. Debió hacer el lavado del gato, suerte tuvo de no tener un gato.

L0007748 Licetus, De monstrorum caussis,...1634 Credit: Wellcome Library, London. Wellcome Images images@wellcome.ac.uk http://images.wellcome.ac.uk Monstruous bodies. De monstrorum caussis, natura, et differentiis libri duo ...2nd edition Licetus, F. Published: 1634 Copyrighted work available under Creative Commons by-nc 2.0 UK, see http://images.wellcome.ac.uk/indexplus/page/Prices.html

Sus madres frecuentaban los zoológicos, y pasa lo que pasa

Bartholin, un famosos anatomista (“bartolinitis”) informó de un niño nacido con cabeza de gato porque su madre embarazada  se asustó de un gato que estaba en la cama.

Las impresiones y los antojos se conocen en muchas culturas y desde tiempos remotos. Es en este contexto donde surgió el caso de la madre que paría conejos de la entrada anterior y que hizo que la Medicina tocara suelo, al menos la oficial.Con esos antecedentes, es normal que a las madres con antojos se les concedan todos los deseos y las lleven entre algodones, para que al niño no le pase nada.

Engraving of publisher and printer Johannes Gutenberg

(las impresiones maternas se conocían incluso antes de la época de Gutemberg)

Existe una corriente médica reciente,  llamada Telegonía que intentaba dar un poco la razón a todos. Es una idea que si la pilla un guionista de telenovelas se hace rico.  Según esta teoría, un niño podía tener características no de su padre, sino de una relación anterior de su madre. Una delicia. Es decir, que si la madre estaba con un señor de raza negra hace 10 años y ahora quedaba embarazada de un señor blanco, el niño podía ser negro sin mediar apéndices óseos cefálicos paternos. Por suerte, esa teoría ya se ha desechado, aunque, como consejo, si te pareces al butanero, yo me lo miraría. O si eres una mosca, porque parece que en moscas sí puede darse. Es todo muy bizarro y puede servir de excusa “Oye Juan, que tu no leas The Lancet y PLOS Medicine no es culpa mía, yo te soy muy fiel, y lo de las moscas con el tiempo se demostrará en humanos- No me mires así. Por cierto, ¿y si volvemos al butano? es más ecológico).

descarga-1

La Telegonía actual es mandarle guasaps a tu ex a las 4 de la mañana. Y lo sabes

También se podía alterar el carácter del niño por hacer cosas: si la embarazada saltaba por una ventana tendría un ladrón; si pensaba mucho en otros hombres, el niño podía parecerse a ellos (ejem ejem codazo codazo), etc.

american-horror-story-freak-show

Ectrodactilia. Antes se creía que la madre había estado con cangrejos

Como no se conocían las causas de las cosas, cualquier alteración en el embarazo era suficiente para explicar lo que luego le pasaba al niño: epilepsia si veía un carnero degollado, mojar la cama si caminaba descalza sobre agua; si saltaba sobre una cuerda, el cordón podría enrollarse sobre el cuello del niño, si veía un pato podía tener sindactilia, si era asustada por un conejo o comían carne de conejo podía tener un hijo con labio leporino (“de conejo”).

imagen3

Hoy en día deben nacer niños con cara de hipoteca, o de elecciones generales.

También se han descrito niños con las marcas de mordeduras de perros, similares a las que sus madres tuvieron en el embarazo. El famoso hombre elefante, por ejemplo, creía que era tal porque su madre fue pisada por un elefante en el circo estando embarazada.

Owen  (de los Owen de toda la vida) relata el caso de una embarazada cuyo hermano perdió el pene por un cáncer. Quedó tan intrigada en ver cómo le había quedado la zona que estuvo todo el embarazo pensando en hombres sin pene, y eso es lo que parió, un bebé perfecto, pero sin pene.

Una embarazada  perdió a un amigo al caerse de un caballo, fracturándose la cabeza. El niño nació sin pelo en esa zona de la cabeza y la tuvo más sensible de lo habitual toda la vida.La cabeza.  La relación de causalidad es clarísima.

anatomia12_licetti

Estas madres frecuentaban establos

Todo esto, que fue Medicina oficial en los siglos XVI ,XVII y XVIII (no era ya la edad media ni mucho menos), era una forma de machismo. La mujer, débil en cuerpo y en espíritu, dejaba alterar al feto por sus propios sentimientos. Un ser imperfecto, si es que venía de una costilla, y tenemos un montón, qué queremos.   Hoy en día continúa. Aún existen amplias capas de la población que creen que una mancha roja en la cara es debido a un antojo o a una impresión en la madre. Es más fácil achacarlo a algo que has vivido que aguantarse sin una explicación, o aceptar una explicación que para ti no te dice nada. Es como los horóscopos, que si uno quiere, parece que hablan de ti. Es la mentalidad mágica que lo inunda todo. ¿Cómo no vamos a tener esta epidemia de homeopatía? Ya lo dijo el sabio: siempre será más frecuente y aceptada  la explicación mágica, ya que son más los que son incapaces de descubrir la verdad que hay tras las cosas.

images-1

Haciendo un paso del chiquichiqui, en este caso “el robocop”, porque hay que integrar a todo el mundo

Yo personalmente solo he asistido a una “impresión” que afectó a un embarazo. Llevaba un prematuro, ya en consulta, tendría 3 años ya. Me llamó la atención que el padre nunca venía, pero al nacimiento sí estaba. Como me meto en berenjenales a veces sin querer, le pregunté por el padre, craso error. Ahí me desgranó la causa de su parto prematuro (muchas veces no se conocen): se puso de parto el día que una amiga le enseñó unas fotos de su marido entrando en un club de alterne. Esa impresión le produjo el parto.

Las otras anécdotas que tengo de un hijo negro sucedió cuando un compañero informó del nacimiento de un niño negrito a la familiaa, estando yo delante. “Es un niño muy guapo, negrito”, dijo, ante los horrorizados ojos de la suegra paterna y el gesto torcido de la abuela materna. Se trataba de un error, claro. Era la familia de otra cesárea, no había nadie de la del niño negrito.

vsdfassdc

De forma premeditada falta una parte de la cabeza del padre ¿Casualidad? Yo no lo creo

Esto de los cuadros de los negros que hacían que salieran hijos negros me recuerda a una historia del Libro del Buen Amor, un bestseller del siglo XIV para ligar que uso como referencia cuando hablo a las damas. A mí me funciona.  En él, Pitas Payas se casa y al poco tiene que irse de viaje largo tiempo. Antes de irse, le pinta un pequeño cordero en susodichas partes a su señora. Como pasaban los meses y no volvía, y por qué no decirlo, de la fricción y el uso (y bastante de abuso) el cordero se borró. Cuando el marido regresó, la mujer pidió a su amante que le dibujara un nuevo cordero, y claro, le salió diferente, más grande, era incluso un carnero. Acordaos del cristo de Borja. Y la señora le dijo a su esposo “si hubieras vuelto antes, tendrías el cordero; 2 años después, el cordero ha crecido y en carnero se ha convertido”. No es la explicación de “poner los cuernos”, pero  la verdadera os dejo que la investiguéis  vosotros.

Nota: parace que la historia de Hipócrates no es real, sino que se atribuyó a él posteriormente. Pero tenía que ponerla amigos.

Por suerte actitudes tan machistas ya son casi una anécdota en nuestra juventud

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Están los antojos y los “desantojos”, aquellos alimentos que de repente los aborreces mientras estás embarazada y quizá nunca te vuelvan a gustar… El regaliz y el mango, para mi, que estén muy lejos!!
    Otra causa científicamente comprabada de las vueltas del cordón en los bebes era por sentarse de espaldas a la gente o en un pasillo donde hubiera trajin de personas, claro, el movimiento de los andantes provoca que el bebe se enrrolle en el cordón, dicho por mi abuela.

    Saludos!!

    • Jose Mª Lloreda

      Hola Judith!
      lo de los desantojos no lo había pensado, qué curioso. Lo de las vueltas de cordón y estar de espaldas tampoco lo conocía. Seguro que tu abuela me gustaría mucho. Un beso grande y gracias por pasarte

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: