ELOGIO DE LAS ABUELAS

Las abuelas son unos seres extraordinarios, poco valoradas en la sociedad actual que glorifica la juventud y el éxito. Pero decir “abuela” es decir mucha cosa. Es la Matriarca de las familias, la guía y la unión de muchas de ellas. Es un disco duro que almacena la sabiduría de tantos y tantos años, y lo riega con amor. Es lo mejor que uno puede llegar a ser. Más que un abuelo en mi opinión.

A partir de ahora, dejarán muchos de leerme. No da para laik en Facebook  en plan “tu abuela es la mejor persona que has conocido”.
Pese a esto, son difíciles de identificar actualmente, muchas no quieren serlo ni parecerlo: por los años es casi imposible, no existe una relación de edad definitiva (“no me vayas a hacer abuela”, como amenaza babilónica); por la apariencia es más fácil: pelo morado, peinado estándar cardado, aspecto de ir a Qué tiempo tan Feliz… El caso es que pese a que todos coincidimos en que son un pilar de nuestra sociedad, a muchas y muchos, no les gusta nada que los hagan abuelos. Me imagino que entienden que ya es domingo por la tarde en su vida. Y quieren que sea jueves noche. Incluso hay turismo sexual de abuelas.

Las abuelas, además, son un spoiler de como será tu pareja en el futuro; son una puerta abierta hacia cómo serán dentro de muchos años, como un catalejo temporal. Es decir, tu pareja se parecerá a su madre y a su abuela, al tiempo. Por eso es buena idea, las primeras veces que quedes con tu novia,que se traiga a la abuela. Lo mismo puede decirse de los chicos y los abuelos.  Con esto, además, uno sabe cómo puede ser el envejecer de un niño y las condiciones ambientales que le rodearan. A veces un niño tiene aspecto peculiar, y al ver a los padres o a los abuelos, que son iguales, nos quedamos más tranquilos. Voy a hablar de abuelas porque son las que están casi siempre.

Y no solo eso. Las abuelas, en general, son el teclado predictivo de muchas madres y padres. Muchas veces cuando estamos preguntando, no dejan hablar a su hijo, les terminan las frases, o cambian lo que van a decir sus hijos por lo que creen que deberían decir. Son unas pioneras en esto de la comunicación. A veces te dicen directamente que la información a ellas, que los padres son muy jóvenes y no se van a enterar.
Con 33 años.

keyboard_hero200706291

Las abuelas crearon el teclado predictivo

Por eso, no hay nada más emocionante que la relación de odio y amor que tienen con las nuevas tecnologías. Odio antes de conocerlas: las llaman “tuister”, “fibuk”, “intarné”, “guasa”…. pero cuando acceden a ellas, no se despegan ni un momento. Los nietos huyen, especialmente de los abuelos, porque cada 3 horas les dicen “me puedes mirar esto que me ha salido en el móvil?” Comprobadlo, están peor que los adolescentes con el instagram. No paran de mandarse powerpoints picantes entre ellos. Y de gatos.

Pero no es su única ventaja.

Las abuelas, como receptoras de toda la sabiduría popular, tienen un remedio para cada enfermedad de los niños, generalmente más de uno, y no vayas a discutirle tu nada, que tienen 8 nietos y eso les da el Conocimiento para saber lo que está mal o bien. Si una abuela dice “eso no lo he oído nunca”, no hay vuelta atrás, has perdido toda la credibilidad. Vas a saber tú más que la abuela, que solo por el hecho de ser mayor sabe más que tu, hombre ya. Si nunca has oído cómo se monta un Boing 747, pues es que el Boing 747 no existe. Así es la Medicina para la sociedad en general. Si les sigues el rollo, eres el mejor pediatra del mundo. El caso es que a veces sus remedios funcionan, todo hay que decirlo. Y eso hay que saberlo, porque la sabiduría popular es muy sabia, lo demuestran el gran número de enfermedades que ha descubierto, estudiado y curado.

unknown

La pócima de más éxito se llama “tarta de la abuela”. Nunca falla

En Maternidad muchas abuelas quieren que a sus nietos y nietas les pongan los pendientes. Eso hay que permitírselo, porque una abuela es una abuela, y es todo amor. Ya hablamos aquí del tema. Las menos, por suerte, mandan mensajes contradictorios a los padres especialmente respecto a la lactancia materna, tipo: de toda la vida se ha hecho así, cuándo le van a dar un biberón, no ha comido desde que nació, no te aguanta las 3 horas, no tienes leche, se está apagando como un pajarico, el dr Grijander dice que hay que analizarle la leche, mándele unas vitaminas, algo para abrir el apetito…. Como el anuncio en el que la abuela pone caras porque la hija usa marcas blancas de lavavajillas.
A veces existe una relación, para mí patológica entre madres y abuelas, las madres no pueden tomar ninguna decisión sin consultárselo a la abuela. Parece que la abuela es la madre del niño, se ve muy frecuentemente.  Su marido es eso, el marido, pero parece que la abuela está en ese trío vital, insertado como un político en su escaño. Si el niño es de la madre, y el marido pasa bastante (también habitual), la pareja madre-abuela son la pareja que cuidará al bebé. No es sano para la pareja que la madre hable 30 veces al día con la abuela, algo falla a mi entender.

zapatero-mirando-al-vacio-sonriente-y-feliz

La culpa es de Zapatero por permitir las uniones madre-abuela

 

Pero las abuelas, quitando esas anécdotas, son una pieza clave en el cuidado de los niños. Hoy en día sostienen a muchas familias, y en otros casos, se encargan de los niños mientras los adultos trabajan, en ocasiones, al límite de su capacidad física. No está el cuerpo a los 75 años para bregar con 5 niños pequeños.
Además, son las modernas asesoras nutricionales: si te ven “hermoso”, debes reducir la ingesta calórica; si te ven “demacrado”, estás cerca de tu peso ideal; si te ven como un “naúfrago” debes afeitarte.
Las abuelas tienen un sentido del oído digno de los Xmen. Han escuchado tantas tonterías y a tantos tontos en la vida que parece que no se enteran, pero se enteran de todo lo que les interesa. Es un oído selectivo que da la experiencia.
No son solo una visita los domingos para calmar nuestras conciencias. Son la base de nuestra sociedad, al menos lo han sido hasta que los hijos han tenido que salir de forma masiva de sus pueblos y ciudades. Hay que quererlas, hay que respetarlas. Pero hay que saber que la condición de abuela no es un cheque en blanco. Hay abuelas y abuelos que son lo mismo que antes de serlo, o peores, personas difíciles, incluso los hay malos y despreciables. Otros tiene claros favoritismos por nietos, e incluso lo gritan a los 4 vientos. Los niños, desde su inocencia, conocen quién les da amor y quién no, y a veces, los niños cuando son mayores no tienen ningún sentimiento hacia sus abuelas. Que no sea porque tú como padre o madre has hablado mal de ellas. Hazlo reservadamente, esas conversaciones no deben escucharlas los niños, ya que las interiorizan más de lo que los padres creen (los niños escuchan, a diferencia de los adultos).
Hay abuelas, pese a todo, de difícil manejo, de esas viscerales en las que “la familia es lo primero” y que pueden llegar a sus últimas consecuencias. Suelen odiar a la pareja de sus hijos, y están llamado la atención todo el rato. La edad no implica madurez. Las nueras, suelen odiar a esas suegras por entremetidas. Es bastante fácil: suelen ser el mismo tipo de persona. Hay madres que tienen celos de la suegra cuando nace el niño, porque no quieren que el bebé quiera a nadie más. Hay mamás que creen que el niño es solo suyo porque ellas eran las embarazadas, y que el marido, y menos la madre de este, tiene poco que opinar. Hay abuelas que creen que ellas son la madre también del niño (del recién nacido y de su propio hijo, al que aún tratan como a un niño). Incluso algunas dicen aquello de “mi únicos nietos seguros son los hijos de mi hija”. Eso lo he oído yo varias veces.

giphy

Algunos padres toman biberón aún de adultos (casi)

Por esto, a veces en el trabajo con niños,  las relaciones con las abuelas son difíciles. El carné de abuela no presupone prácticamente nada. Y por eso mismo, la próxima vez que una abuela se te cuele en la tienda, dile algo, que tienen todas más reprix que Fernando Alonso. Además, abuelos y abuelas, te sueltan las cosas sin anestesia, a veces haciendo un daño gratuito que no viene al caso. No todas las abuelas son de cuento.

Pero a las otras, quiérelas y escúchalas. Si os habéis sentido ofendidas-os, no entréis en este página, odio a mi suegra.
< Pese a todo, la relación con las abuelas debe ser correcta para que la pareja funcione correctamente, como explica este vídeo. Las madres y abuelas de tu pareja son un eslabón de tu vida familiar.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comments

  1. Gracias por la publicación del artículo. Me ha arrancado muchas sonrisas y he reconocido algunas partes. Por desgracia a nuestra hija solo le queda una abuela, que es mi suegra. Mi suegra que no quería que mi marido se casase con una extranjera… que soy yo. Mi suegra es digna de admiración en muchos ámbitos y en, otros, a mi parecer no tanto, pero supongo que eso nos pasa a todos. La verdad es que tenemos una relación tensa, pero intento que nos veamos tanto como es posible; la visitamos con frecuencia y nos quedamos hasta que empiezan a saltar chispas… entonces es el momento de que la visita se termine. No obstante, pienso que los padres de un niño y los abuelos son los que quieren al niño de forma incondicional… el resto de la humanidad suele estar ocupándose de sus propios hijos. Me encanta que nuestra hija tenga una gran relación con su abuela y que su abuela quiera tanto a nuestra hija… ojalá estuvieran sus otros 3 abuelos vivos para tratar de limar posibles roces y que también la quisieran tanto.

    • Jose Mª Lloreda

      Hola María!
      gracias por comentar. Con que no te enfadaras ya tengo el cielo ganado. Las abuelas son como todo en la vida, hay de muchos tipos y a veces están idealizadas como figuras de la sociedad. Pero la mayoría son muy buenas para sus nietos, por suerte. Los que ya no tenemos solo tenemos el recuerdo de ellas y las ganas de que nuestros padres sean así con nuestros hijos. Un beso grande!

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: