EXCESO DE LECHE MATERNA

Existen muchas formas de aumentar la producción de leche materna, pero la mayoría son falsas. Además de extraerse la leche de forma frecuente y de realizar el método canguro, la más efectiva suele ser que a la mamá la dejen en paz para hacerlo, no le metan miedo, ni la juzguen constantemente sobre cómo de buena o mala madre es. Que las personas conocidas dejen de visitarla cada 5 minutos en el hospital y en la casa, también ayuda, así como evitar atermorizarla o estresarla con problemas ficticios. Hay algún fármaco como la metoclopramida que puede aportar beneficio.

Hace tiempo hablamos de Santa Águeda y los problemas con cortar la leche. Hoy hablaremos un poco de Santa Catalina, una mártir de los inicios del cristianismo, que también tiene relación con la leche materna. Con el exceso de la leche materna en este caso.

Como pasaba con todos los mártires, eran inmunes a todas las torturas y barbaridades que dicen que les hicieron (quemarlos, violarlos, desmembrarlos, gran hermano, etc), pero no eran inmunes a la decapitación. Siempre acababan con ellos así, que digo yo que a poco que los malvados se informaran irían directamente al último punto del suplicio, a la última entrada del algoritmo felónico. Como se nota que no tenian sociedades científicas.

Catalina vivió en Egipto en el siglo cuarto, y aunque nadie escribió sobre ella hasta 500 años después, todo lo que se dice de ella es verdad y no hay que ponerlo en duda. Era una mujer muy sabia, y discutía con los sacerdotes paganos en el templo y los ridiculizaba día sí y día también. La nuera ideal. Una noche, en un sueño, se casó con Cristo, y desde entonces las cosas le fueron mal. Cristo niño.  Hoy en día hubiera escrito un tuit y la habrían demandado por abuso de menores, pero eran otras épocas . Al principio la rechazó (según las fuentes, no yo, por “fea”), pero ella se entrenó y en una reválida, fue aceptada como esposa. Dignidad ante todo.

Zurbarán. Desposorios místicos de Santa Catalina. Poniéndole el anillo en el dedo. Y yo obligado a entregar un certificado de ausencia de delitos sexuales

Como ya estaba convencida de su fe, ni los emperadores pudieron cambiarle sus ideas. Por tanto, decidieron torturarla, con unas ruedas que llevan afilados pinchos, pero ella como si nada, seguro que en su zona también había mosquitos tigres.  Mira que no estaban advertidos de que lo único que funciona es la decapitación.

8565673291_61a219403a_b

Santa Catalina y las ruedas. Una cosa, siempre que salen con una hoja de palma, como la del suelo, es que la torturaron

Al parecer, cuando la decapitaron, del cuello en vez de sangre, aunque fuera azul, brotaba leche. Leche amigos, como en la imagen del inicio. Tenía una hiperproducción tremenda, probablemente un tumor hipofisario del tamaño de un melón (esto explica lo del sueño también). Es cierto que Hipócrates (quienes fueran) dijo que había unas venas que comunicaban el útero y el pecho, y que cuando la madre estaba embarazada, la menstruación pasaba a transformarse en leche, pero suponemos que el útero lo tenía en su sitio, y no estaba embarazada. La otra opción es que tuviese un quilotórax king-size, pero eso la hagiografía no lo especifica. Luego se la llevaron volando al monte Sinaí, y ahí están sus restos.

Todo muy normal.

Incluso a nivel religioso, muchos autores dudan muchísimo que existiera alguien similar en realidad, y más bien creen que fue una invención muy parecida a la figura de Hipatia de Alejandría (curiosamente ambas son egipcias) que muy religiosa no era, no salió buena muchacha.

En el escudo dice: “golpeada por la espada de su cuello emanó leche en vez de sangre, y manos angelicales la sepultaron en una cumbre”.

 

Esta producción inusual de leche no es exclusiva de Santa Catalina. San Pablo, que también fue decapitado, emitió por el cuello un chorro de leche y después brotó la sangre.San Víctor y San Pantaleón son otros ejemplos. La leche como símbolo de la divinidad, del poder de dar vida. Ya hablamos de lactancia materna en hombre en la entrada de San Bernardo.

En otras ocasiones hay una producción inadecuada de leche, pero sin que te decapiten. Por ejemplo, Santa Cristina la Asombrosa (mal nombre a todas luces), además de volar, bebió su propia leche durante una de sus aventuras en el desierto, siendo virgen. Y eso es de lo más normal que hizo (no os quiero decir que antes había estado muerta).  Yo le pedía una resonancia magnética cerebral urgente de entrada.

Santa Cristina la asombrosa

Si al menos limpiara los cristales…

 

En otra ocasión, santa Liduvina, patrona de los enfermos crónicos, produjo suficiente leche para que sus cuidadores bebieran ,estando ella postrada y paralizada en la cama.

Hay que ser mala persona para hacerle eso a una mujer paralizada

 

Otra que era experta en producción aumentada de leche fue Santa Brígida, pero en este caso leche de vaca. Era capaz de obternerla del agua y de que una sola vaca produjera toda la que ella quisiera. Una extracción poderosa de la leche en toda regla.

Santa Brigida

Tengo el brazo de Nadal

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Me parto. Qué te voy a decir, es que es así. :-)) ¿no sales votado en categoría “humor”? …ilusos!

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: