VESTIR A LOS NIÑOS IGUALES Y OTRAS PERVERSIONES

Si eres padre-madre de varios niños, y quieres que tengan una adolescencia difícil o deseas que borren los discos duros de fotografías de su infancia en cuanto puedan, hay varias formas de lograr ese objetivo. Además de fotografiarles de comunión y con un rosario, es fácil de conseguir si los vistes de la misma forma. Con la misma ropa, quiero decir.

 

Hacerse adulta es quitarse los calcetines

Aunque se trata de gustos, y ya está todo escrito, quizás hay algo más de miga en ello de lo que a priori parece. La ropa, al igual que los nombres de los niños, ofrecen una capacidad de autoafirmación de la identidad. Y eso no es una frivolidad. Mi experiencia con gemelos adultos casi siempre es de negación a esa etapa en la que los vestían iguales.

 

Ser gemelo puede ayudarte en el tema del ligoteo, aunque se da lugar a muchas confusiones cuñadescas. En este caso, más que la gemelaridad, el problema son los pantalones vaqueros y los chandals tipo capitán américa con hombreras. Y luego dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor…

Además, hay varias categorías, ya que no es lo mismo vestir a 3 o más niños iguales de diferente edad, que vestir iguales a gemelos o trillizos, cada vez más frecuentes con las técnicas de reproducción asistida. Vestir al padre, madre y niños todos a una, debería ser incorporado a la ficha policial.

 

Muy hábil, solo la corbata. Crack.

Es posible que de cara a la práctica, vestir a los niños iguales sea más sencillo, se elige un modelo y solamente se buscan las tallas que correspondan (si también usas la misma talla para todos, ahora sí que tienes un problema), una especie de uniforme, que te agiliza las compras y las decisiones.Y según muchos padres, quedan monísimos. Esto es discutible porque elegir el mismo modelo exacto a veces no te ahorra tiempo, porque no suele encontrarse.

Por otro lado están los que dicen que cada niños es diferente y hay que vestirlos de forma distinta, aunque la ropa sea parecida, para favorecer su papel de persona individual. Esto se aumenta más en casos de gemelos, donde parece que hay que fomentar que son iguales, y en ocasiones, pasados los años, se ve como una práctica terrible de los padres a los hijos.
Vestir a toda la familia igual, tipo Los Increíbles, tiene su aquel, y alguna implicación psicológica que se me escapa. Incluso puedes acabar vistiendo también al perro como al resto de la familia (pincha aquí).

El gato se nota que está puesto con photoshop, y que odia a esta familia. Da la espalda como señal de desprecio gatuno.
Supongamos que se visten igual a gemelos. Es una forma de mantener la magia que a estos niños la cultura popular les da: misma cara, mismos sentimientos, misma forma de comportarse, le duele algo en Finlandia y el otro se entera en Chinchón. Lo que son unos gemelos de toda la vida, una advertencia hacia los demás de que por mucho que desarrolles tu individualidad, hay otro igual que tu para compararte y medirte. Y eso que no hablamos de las placentas y zigosidad.
Algunos fotos con el tiempo son difíciles de explicar
¿Qué mensaje se le está mandando a los hijos al vestirles iguales? Se sigue por ese camino de donde hay 2 era solo 1.
Pues no, son 2 personas diferentes que comparten útero en un tiempo parecido. Algunos autores (gemelos también) creen que la visión romántica de los padres de cierta “dualidad cósmica” hace que algunos niños sientan que simplemente desarrollan un papel en la fantasía de alguien, además de que la “dualidad” de los gemelos es una imposición social y comercial.
El gato lo está pasando mal
Quizás para una ocasión concreta sea inofensivo, pero vestirlos iguales casi todos los días debe ser algo que a la larga no es aconsejable. Por supuesto que en los primeros años de la vida desde luego que la ropa que llevan solo interesa al que mira, como los juguetes, porque a los propios niños, poca cosa les importa. Es en la etapa de 3-10 años en la que el vestir a los niños iguales puede ser determinante. ¿Que los ves muy lindos? Enhorabuena. Creo que no hay que vestirlos diferentes según la personalidad que un niño de 5 años pueda tener, sino que hay que vestirlos diferentes puesto que lo son, y ya veremos que personalidad tienen después.
Creo que muchos padres y madres usan a su hijo para hacer de gemelo y poder combinarse la ropa. Una especie de amiga de la que sí te alegras sinceramente de que le vaya bien.
 No son muñecos de exposición, ni existe una relación mágica más allá de las películas de sobremesa. Otra opción es para llamar la atención de la gente, si es por eso, vístelos iguales, no le des más vueltas. Si te gusta ser la reina o el rey de la fiesta, si añoras el díamásfelizdemivida viste a todos iguales, pero no digas que es más  práctico, porque el tiempo que ahorra supuestamente al comprar lo pierdes con las veces que te paran y te dicen lo monos que están.
Si te gusta presumir de cosas gemelas, pues aquí tienes otra idea.
 A partir de cierta edad, la interacción con la sociedad modela la personalidad de cada uno: sí, no somos tan especiales, y que nos confundan con otra persona por la ropa, no afianza la propia imagen.
En alguna página web se dice que no hay pruebas de alteraciones en la identidad, pero también   que es muy diferente vestir a gemelos verdaderos  que a gemelos falsos (los mellizos), aunque si son mellizos del mismo sexo, pues vestirlos iguales no es problema. Qué complicado, con lo difícil de saber si 2 niños del mismo sexo son gemelos verdaderos.
Gemelos falsos o mellizos, unos sangresucia modernos, despreciémoslos
Vestir diferentes no es vestirlos de forma opuesta, sino no obsesionarse porque vayan iguales al mínimo detalle. Cambiar a los 2 cuando uno se mancha para que sigan conjuntado es una especie de circo.
Puede que no noten la ropa, pero luego preguntaran y no sabrás decirles quien de los 2 es. Es un poco raro.
Algunos niños están boicoteando las fotos familiares desde el principio
A partir de cierta edad, cerca de la adolescencia muchos niños y niñas no quieren seguir vistiendo el uniforme familiar, y hay casos en los que aún así se les obliga a hacerlo. Incluso delante de las visitas, aunque sean jefes de estado y eso.

No es cuestión de vestir a uno de rapero y al otro como un monje benedictino, sino de que exista alguna diferencia.

Vestirlos así ya es provocar, es chulear de diferencias
Con lo fácil que es cambiar un poco el tono y que no sean iguales.

Enhorabuena si has llegado aquí y sin enfadarte. Ya hablamos de moda en este polémico post y de gemelos aquí.
Las niñas de El Resplandor lucen así actualmente

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Jajajajjajaj!Si el contenido es bueno, con las fotos me parto, tu fototeca sí que es una perversión!! Un beso.

  2. Pues yo visto a los míos iguales a menudo (3 y 5 años pero usan la misma talla) para que no se peleen! Si van distintos quieren ir como el otro y se pelean por la ropa

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: