CORTAR LA LECHE

Cortar la leche a las madres es un tema fácil y que sale barato. Baratísimo. Dado que la gran mayoría de médicos que pululan alrededor de las madres recientes ni creen en la lactancia ni saben de los beneficios que tiene (incluidos los económicos inmediatos y a largo plazo en la salud de la población), es muy sencillo decidir quitársela. Sale gratis, y no debería ser así.

 

Es bastante frecuente, aunque cada vez menos, que se indique una retirada de lactancia por motivos médicos y que estos no estén justificados. Existe una tendencia a decir que “no” si una madre toma otras medicaciones, sin preocuparse de si realmente se debe retirar la lactancia o no. Otras veces es un rancio paternalismo el que lleva a decidir por la madre que el riesgo supera los beneficios, y se opta por decir que determinado fármaco puede afectar al niño, cuando los casos son muy raros, y en todo caso, la decisión depende de los padres.

 

Según me cuentan algunos médicos que tratan a madres recientes, “la mayoría de mis compañeros cuando le preguntan si pueden seguir dando el pecho, dicen que no”, con las honrosas excepciones de aquellas (suelen ser mujeres) madres recientes que han dado el pecho a los suyos, en una actitud a la contra digna de elogio. Por suerte, a veces, le comentan el caso a las matronas, o a los pediatras, y se busca la solución. En algunas ocasiones la madre ingresa en cuidados intensivos y la residente de intensivos llama para preguntar si le pueden dar esto o aquello para la futura lactancia, ojalá esto fuera más frecuente.
Trabajar con madres no implica que se sepa de lactancia. El no saber tiene remedio, la falta de interés no.

 

Hace poco hemos tenido una situación surrealista (bueno, yo las veo con determinada frecuencia). Hemos estado dándole a un bebé prematuro leche materna donada de banco de leche,  y animando a la madre a que se extrajera calostro, y ayudándola al contacto precoz, canguro,etc, para aumentar su producción, pero sin nosotros saber que le habían inhibido la lactancia en el propio hospital. Según la madre, ella quería darle el pecho a su hijo, pero su médica le había dicho que había que cortarle la leche.

Cuando nos enteramos revisamos la medicación de la madre, y sin tener que consultarlo, no había nada que nos llamara mucho la atención, pero aún así lo comprobamos. Como no descubrimos la causa, y alguna tiene que haber, fuimos a buscar a la persona que recetó las pastillas (existe la fea costumbre de no escribir por qué se hacen las cosas en las historia clínicas). Según ella, que era una residenta, solo se limitó a hacer lo que le dijo su adjunta. Ante la insistencia del por qué, “porque tomaba muchas medicaciones”.

 

Nos dejó a la madre como a santa Águeda de Catania, las imágenes que estamos viendo,  que fue torturada y le arrancaron los pechos, por eso se representa con los pechos en una bandeja. Dándole leche materna donada, que es un lujo hoy en día, y quitándole la leche a la madre por capricho, que hoy más que nunca es un lujo también. Vaya disparate.

 

A veces hay medicaciones que tienen riesgo bajo para la lactancia, y se dice de no dar leche.El riesgo hay que valorarlo con el beneficio, y estando el bebé ingresado, qué mejor situación para comprobar si hay algún problema!

 

Existe una página muy famosa, que cuesta muy poco mirar, si uno tiene la voluntad. VOLUNTAD. No vale dinero ni hay que registrarse.  Se llama e-lactancia, y debería mirarse siempre que se retira una lactancia. No es gratis, si la madre además quiere dar el pecho debería ser casi una mala praxis. ¿Te sorprende? si lo hace, aún nos queda mucho por avanzar.

E-LACTANCIA

Si quieres una de la Academia Americana de Medicina, esta te cuenta la última evidencia sobre cada fármaco

LACTMED

Si quieres una guía rápida de compatibilidad avalada por la Asociación Española de Pediatría, aquí tienes el link
Guia rápida compatibilidad

Como dice el Dr Paricio, suprimir la lactancia si un motivo IMPORTANTE supone un riesgo innnecesario para la salud. De la madre y del niño, añado yo.

 

Tetas de Santa Águeda, una guiño a la antropofagia típico de la cultura española.
Este post está dedicado a la Dra Paqui Bermejo por las bandejas con órganos (míos)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

15 Comentarios

  1. Podría decir tantas cosas y hacer tantos comentarios en lo que veo día a día… 🙂 También es cierto que en mi especialidad pediátrica la LM tiene “poco peso” (nunca tiene poco peso, pero yo veo muchos escolares, menos preescolares, pocos lactantes y prácticamente ningún neonato). Pero hago guardias de urgencias y planta y compruebo día a día que sigue habiendo poca formación y sobre todo POCO INTERÉS. Qué poco interesa la LM, ¿no? en fin. Por cierto… un tema que me está picando mucho últimamente y acerca del cual estoy intentando aprender en mis ratos libres: mastitis. Tema veterinario donde los haya, por cierto :-)) Yo creo que hay mucho muchísimo por investigar ahí. ¡Con decir que muchos pediatras y ginecólogos piensan a día de hoy que la leche materna es estéril! Ay, que me voy por las ramas: pos eso, que olé por su post. 🙂

    • Jose Mª Lloreda

      Hola Sara,
      en tu especialidad la leche materna no es un tema del que se hable, aunque vete a a saber si tiene alguna relación…. Tiene menos peso del que los carteles dicen, y se quita de forma arbitraria muy frecuentemente. El tema no es dar o no dar (el tema ahora, me refiero), sino que en prematuros es casi un medicamento, y si además la madre quiere, quizás hay que hacer un esfuerzo, y evolucionar, no hacer lo “que dice mi adjunto”. Hay poco interés en ello.
      La leche materna es esméril, sí, por eso se la echan a muchos niños con conjuntivitis 😉
      Un abrazo Sara

  2. cjosefalb

    En Quirón Murcia tienen el cartel de promoción de la lactancia. Y luego oyes a las abuelas hablando por teléfono y diciendo:”el médico le ha dicho a mi hija/nuera que como ha sido cesárea hay que darle biberón”

    Yo tuve una sepsis puerperal y tuve suerte de que me sacaran leche para retomar lactancia. Pero ningún médico de UCI sabía si la leche era segura o no.

    El deseo de continuar con la lactancia me ayudó mucho a superar esa situación.

    Y una amiga que tuvo necrosis de cabeza femoral por descalcificación contaba que la lactancia la ayudó a sentirse madre, ya que debía estar en reposo absoluto.

    Pena de ignorancia e intereses económicos.

    • Jose Mª Lloreda

      Hola!
      por desgracia a veces los carteles están puestos porque hay que ponerlos, pero no se respetan. En muchas otras ocasiones, la cultura popular hace del uso de fórmulas la opción elegida, en una actitud, muchas veces, mal informada. La leche artificial es una opción muy respetable por parte de los padres. Pero los pediatras que, en justificación de esos padres, dicen que es lo mismo, para mi que solo hace proselitismo del que paga. Respetable al 100%, y a veces muy útil. Pero no es lo mismo ni lo será (creo que nunca).
      Un abrazo paisana

  3. Gabriela Villarreal

    Gracias por tu artículo, comparto para que llegue a mas gente.

  4. Via Láctea

    Yo lo veo como un derecho fundamental. Y se deberían implantar todas las medidas posibles para alargar la baja maternal y fomentar la difusión de los beneficios de la lactancia. Nunca nadie debería sentirse obligada a no poder criar así a sus hijos si así lo desea.

    Puede que bastara con una ordenanza municipal, pero si es de rango máximo, creo que es más garantista…
    Saludos

  5. via láctea

    Sin duda un escrito que se debería elevar a rango constitucional. Creo que el quid de la cuestión radica en la infravaloración de algo esencial, natural y humano como sólo puede ser la leche materna. Es la sentencia irrefutable "El no saber tiene remedio, la falta de interés no". Gracias

    • Hola Vía Láctea! no creo que sea para tanto, pero si hace falta ir al congreso, pues se va :). La infravaloración del mérito del otro es el mal de nuestros días. Los pediatras lo sabemos muy bien, ni nuestros compañeros de otras especialidades entienden a qué nos dedicamos, ni los padres de los niños….

  6. En mi última guardia me llamo un residente de intensivos de adultos un poco tenso. Tenían una puerpera en uci q necesitaba un lactante o un saca leches. 5 días post cesárea, plena subida y revuelo hormonal pero en intensivos que una mujer quiera q deje de dolerle el pecho y asegurar su lactancia es un capricho hormonal… No había un sacaleches portátil en todo el recinto…ahí lo dejo a la reflexión…

    • Hola Lales! cuánto tiempo y cuánto me acuerdo de tí en muchas ocasiones. Vaya panorama: "necesito un lactante!, el que sea!". Es muy triste que en hospitales de relumbrón, universitarios y de sacarse fotos lo que llevan corbatas no haya sacabuches portátiles. Ni que la industria los regale. Oh, espera….
      Un abrazo grande

    • Sacaleches, ni el corrector del ordenador sabe los que es un sacabuches. Eso sí que es preocupante.

  7. Hola:

    Soy Zule, voluntaria de la asociación Sina. Te llevo siguiendo hace muchísimo tiempo ya que me gustan mucho tus posts.

    Hoy este me ha llegado al alma lactante, así que te doy las gracias por la publicación y la reenvío a mis compañeras para circularla por ahí.

    Muy buen blog, muy buena información, muy bien explicado y un gran sentido del humor. Todo muy necesario en estos tiempos que corren…

    ¡Gracias!

    Zule

  8. el peligro que lleva la ignorancia del poder, y la ausencia de querer aprender…Por cierto, la Dra. Bermejo me tendrá que explicar las bandejas esas!!

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: