NOMA NO ES UN RESTAURANTE

   Esto interesa poco, lo sé.  El noma es una enfermedad que no se contagia ni viene por el aire, por lo que para nosotros no está ni nos importa mucho. Tampoco es una mosca en la boca de un niño con la barriga hinchada, que a eso ya nos han acostumbrado, ni tiene una solución fácil. Cambia de canal, que para penas no estoy ahora. Que tan mal no estarán si veo camisetas del Barca. Las ONG son mafias y se llevan el dinero. Sus trabajadores cobran, qué descarados.
   El noma es una enfermedad de gente en la extrema pobreza, y afecta en la mayoría de los casos a los niños. La OMS la llama “estomatitis ulcerativa necrotizante”. Consiste en una úlcera bucal que no se cura y se disemina con extrema rapidez por la cara, pero sin seguir las regiones anatómicas, sino que va destruyendo todos los planos, llegando al músculo y hueso. El término viene del griego, y significa algo así como “devorar con rapidez”, o “pastos”. También se puede encontrar como cancrum oris.
Han pasado los años y solo hemos inventado la fotografía
La mayoría de los niños que la presentan ya tienen problemas muy importantes, especialmente la pobreza. Esto unido, claro está, a una mala higiene, una alimentación muy deficiente, una malnutrición grave y a enfermedades como el sarampión o la diarrea. Ya lo dijo Virchow: “la medicina es una ciencia social y la política no es más que medicina a una escala más amplia”.
   Lo llamativo del noma es que se extiende con muchísima rapidez, de forma que puede ser fatal en poco tiempo o si no fallece el niño, puede quedar con deformidades faciales muy graves, que le dificultan la vida y le estigmatizan en las relaciones sociales, siendo en ocasiones apartados por las familias. Más aún si es niña.
Es una enfermedad social, aunque hay gérmenes implicados, la mayoría son de la boca, y en personas que tiene la suerte de vivir en el primer mundo como mucho les producen una periodontitis. Fosubacterium, Prevotella, Pseudomona, Actinomyces…
En el siguiente mapa aparecen los países donde se producen más casos, aunque casos asilados pueden verse en otros de mejor nivel socioeconómico. La mayoría son africanos, pero también hay en sudamérica y asia.
La OMS cree que hay unos 140.000 casos nuevos al año, y en muchas familias se oculta por considerarlo un castigo del demonio, por lo que la verdadera incidencia debe ser mucho mayor (la mayoría no reciben asistencia y no se registran).

 

Hay varios factores de riesgo para el noma:
1.Pobreza extrema
2.No recibir lactancia materna los primeros 6 meses de vida
3.Malnutrición (cualquier grado)
4.Infecciones recientes que produzcan inmunosupresión: sarampión, malaria, neumonía, VIH, etc
5.Pobre higiene bucal
6.Contaminación del agua y la comida, compartida con los animales
7.Falta de acceso a cuidados sanitarios
La clínica inicial es una gingivitis simple, como la que podemos tener nosotros.Rápidamente pasa a una necrosis extensa con pérdida de sustancia. La mortalidad está entre el  70-90% de los casos.
Se puede prevenir con megadosis de vitamina A junto a suplementación con sulfato de zinc, vacunando contra el sarampión (los médicos negacionistas que vais de pseudoescépticos, no gracias, que las vacunas son muy malas), desparasitación, higiene bucal, rehabilitación nutricional, e información sobre hábitos saludables. Otra opción es haber nacido en Europa o EEUU, pero eso es suerte, y ya está echada.
Cuando se presenta el caso, se debe hacer todo la anterior y comenzar con antibióticos de la forma más precoz posible (amoxicilina y metronidazol), junto con lavados bucales de betadine, bicarbonato y antifúngicos, además de contactar con algún cirujano que sea capaz de desbridar las zonas necróticas y reconstruir la boca y la cara.
Tipos de afectación
Como la pobreza, el noma ha existido siempre. En 1595 se describió de forma clínica la enfermedad, pero el nombre de noma se lo puso un médico danés en 1680 sorprendido por la rapidez del cuadro (van de Voorde).Ya Polibio, que se dedicaba a decir de todo, también dijo de una herida que “se extendió como un noma”. Los clásicos como Hipócrates y Galeno la usaron para referirse a enfermedades que avanzaban rápidamente.

En 1781 en Suecia se intervino a un niño usando la técnica de reconstrucción del labio leporino. Ha existido y existe. Hasta el siglo XX, se veía en todos los países, pero el desarrollo que el primer mundo adquirió la hizo desaparecer, aunque en los campos de concentración de las guerras mundiales volvió a resurgir, así como en algunos pacientes tratados con intensos inmunosupresores o con inmunodeficiencias graves.

 

Evolución de la misma paciente
Si te sonaba noma por el noma neonatal, enhorabuena, sabes mucho de neonatos, aunque se llama así porque se parece, pero es una enfermedad diferente (causada por Pseudomona aureginosa)
Por cierto, si te sonaba Noma como uno de los mejores restaurantes del mundo, ya sabes que la palabra tiene algo que ver con comer, pero en otro sentido (significa “comida nórdica”). Si el menú básico allí son 300 euros, se pueden vacunar de sarampión a 115 niños.
Mira el siguiente vídeo de dentistas españoles sobre el noma

 

Si quieres saber más mira este artículo del noma por autores españoles

 

Si quieres saber más, este breve artículo del New England trata sobre el noma o sigue el siguiente enlace nonoma.org

 

 

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comments

  1. Impresionan esas fotografias, he visto mucha periodontitis y sus consecuencias de dejadez pero nada tan barbaro…ojala hubieran en esas zonas mas medios,menos pobreza y más información.Casi siempre los niños los mas perjudicados….

  2. Puf, qué horror… Ojalá se conozca más y se haya más conciencia…

  3. Rocío

    Enhorabuena JM

  4. Qué barbaridad… me he quedado helado

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: