COLECHO Y PADRES FLOJERAS: LA COVADA

 

Lo habitual, a mi entender, es dormir con los niños, e incluso de vez en cuando con tu pareja. Si  tienes más de una la cosa se complica y no puedo dar consejos. Durante años, y aún hoy, existe una controversia ficticia entre los procolecho, es decir, dormir con tus hijos para entre otras cosas beneficiarlos de la lactancia materna a demanda, y los estivileros, donde el niño es dueño de una habitación y si llora no pasa nada, que ya se cansará, y que el niño es un granuja que solo quiere demandas. Además, hay apps que te dicen si necesita algo que se pueda comprar.Precioso y muy natural y respetuoso.

 

Cuando nace un niño, en ocasiones, a las madres se las deja un poco de lado y toda la atención se centra en la nueva incorporación al clan familiar, llegando incluso a ser invadidas de un sentimiento de tristeza, que la sociedad le ha dicho que no debe aparecer y menos manifestar, sino que tiene que tener alegría y salir como en los anuncios de colonia de la tele (¿qué le pasa a esa gente?), recuperar-la-linea y desprenderse de esos kilos de más. ¿Qué pasaría si además, el que quedara tras el parto en la cama recibiendo atenciones fuera, no la madre, sino el padre? Todo muy loco.

Esta hecho es muy antiguo y se ha producido en muchos lugares del mundo. La covada (de “incubar”, en francés”) era una práctica que aún se recogía en zonas del norte de España (especialmente en Cantabria y León), pero también en otras más alejadas como Mallorca incluso hasta inicios del siglo XX. Consistía en que después del parto, el padre se metía en la cama y era él el que recibía las atenciones, mientras la madre se incorporaba a sus quehaceres habituales sin mucha demora. Un primor. Lo mejor de todo es que el marido simulaba los dolores del postparto y tenía algunos de los síntomas habituales (aunque leche no creo que les subiera mucha, afirmo).

Succión no nutritiva

Algunos autores dudan de que esto haya existido, pero ya Estrabón, antes de Cristo, lo nombró, y otros autores lo han seguido haciendo hasta hace relativamente poco. Estrabón dijo: “las mujeres después de haber dado a luz, cuidan a sus maridos, que se acuestan en lugar de ellas”
¿Por qué se hacía esto? Hay muchas teorías. Algunos creen que era un rito de reconocimiento de la paternidad de cara a la sociedad. Me acuesto en la cama con el niño y eso quiere decir que creo que es mío. Siempre con lo mismo, oiga. Otros autores creen que fue una forma de reforzar el papel del padre en el núcleo familiar, dentro de sociedades matriarcales (sí, es raro, pero han existido sociedades matriarcales, aunque ahora sea casi una rareza imaginárselo). Algunos estudiosos creen que además de afianzar este papel de “padre” en la creación de un hijo, tenía una componente mágico en el que el padre, a través del sudor que le transmitía al estar junto a su hijo en la cama, le transmitía parte de sus características, compartiendo de algún modo la herencia que la madre le daba al retoño.También se ha defendido la idea de que el padre sustituía a la madre para evitar los problemas posteriores al parto, y que acarreaban una mortalidad materna que ahora es casi imposible de imaginar; una forma de burlar a la Muerte si esta venía a la cama a buscar a la madre. Lo que no queda muy claro es si el padre permanecía en cama con el niño o se lo llevaban solamente para las tomas.

Pero que los dolores no los has sentido tu

Aunque parece que en España la covada ya no se practica con estos fines, aún se ve en las maternidades de los hospitales. Entra uno y se encuentra al padre en la cama, tumbado, o en el sillón y ni se incorpora, que su papel como fecundador ya fue realizado y se cansó mucho, que no hagas ruido.

¿Cuándo me dan los papeles del alta? ¿Hay alguna comida para el acompañante? ¿Por qué no le han puesto ya los pendientes?

En algunas publicaciones incluso se habla de un síndrome de la covada, en aquellos padres que sienten lo mismo que las madres durante el embarazo, el parto y el postparto. Van al obstetra, lloran con la ecografía 4D (da igual de quién sea, todos los niños se parecen), y si ven un patuco se quedan absortos. Yo creo que es la aproximación más humana al parto, pero porque luego no se meten ellos en la cama y la madre se va al trabajo el primer dia, eso lo veo rarillo.
Como se puede ver en la imagen inicial, como vuelva a ponerse de moda, muchos padres van a buscar,  un bebé para meter en casa. Y que les acerquen la cerveza y el mando, claro.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 Comments

  1. Es que las mujeres tenemos demasiado protagonismo en esto del parto, y además dejamos de lado todo lo que no sea el bebé. Habrá que compensar…

  2. Interesante. Le invito a pasar por mi blog, doctor. He empezado hace poco. Espero llegar lejos con esta aventura. La aprendí de mi profesor de Historia de La Medicina cuando era estudiante en la Facultad de Medicina de Cádiz.
    http://medicinaparacuriosos.blogspot.com.es/

    • Hola Suhil! muchas gracias por tus palabras. He estado viendo tu blog, y es, como dice el título, muy curioso. Lo que no he logrado ver es la forma de dejar un comentario, no sé si es que no lo he visto bien o que no está activado. Saludos y mucho ánimo!

  3. El síndrome de la covada, te soy sincera: estoy a punto de confesar que despierta en mí un gran escepticismo. Quizá es porque parí a pelo (no porque yo quisiera, sino por la inesperada facilidad de mis partos), y sé que duele de narices, o porque he visto a muchos padres recientes agonizando en la butaca a las 12 horas del parto confesando sin pudor que "estamos agotados: 5 horas de contracciones en casa, 7 horas de dilatación en hospital sin epidural, 3 horas desde la epidural hasta el parto"… pero sí, a veces me "recoloco" y pienso que es un padre empático; pero otras no puedo más que pensar -al ver a la madre sonriente aunque pálida, exhausta, con el niño al pecho y sin quejarse- que tendría mil motivos más para quejarse ella que él. Ya te dije que comentaría, aunque haya tardado unos días… -insertar aquí emoticono que guiña a la vez que saca la lengua-.

  4. No puedo mejorar tu síntesis del método East-evil.
    Pero puedo recomendar que entréis en el facebook del "doctor Eduard Estivill" y disfrutéis de los desplantes que le sueltan algunas madres tras sus posts. Particularmente de la entrada del 8 de enero en que el "doctor" afirma "Compartir cama con un niño noche sí, noche también altera la vida conyugal. Asimismo se produce una confusión de roles. El papel de madre anula el de esposa."
    Leed los comentarios. No se quién le administra la página de facebook a este hombre pero se está cubriendo de gloria. Y espero que no sea él mismo, porque he visto escrito "celebro" por "cerebro" ya dos veces en sus respuestas a los improperios de las madres. Y eso siendo médico….

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: