EL ÁNGEL DE LA MUERTE: MATAR EN SERIE A LOS RECIÉN NACIDOS

 

De vez en cuando surge la noticia de una madre (suelen ser mujeres) que tenía a varios de sus hijos enterrados en el jardín o en un congelador, o en cualquier lugar similar, y la sociedad se sorprende y horroriza de ello. En general, la mayoría de sus vecinos ni sabían que había estado embarazada ni sospechaban que esa chica fuera capaz de algo así, era un “persona normal”.

   Otras veces, suelen ser los padres (por desgracia también es más frecuente que sea la madre) los que provocan síntomas en sus hijos para que reciban múltiples exploraciones y todo tipo de atenciones médicas, llevando a la desesperación a sus pediatras, y a los niños a un tipo de maltrato muy difícil de diagnosticar. Suelen tener múltiples visitas en varios hospitales y los síntomas son muy abigarrados, y mejoran cuando se deja al niño aislado. Quién lo diría. Esto en Medicina se llama síndrome de Munchausen por poderes o síndrome de Meadow y es realmente muy difícil de sospechar, a veces a raíz de la muerte de un hijo se puede empezar a pensar. Suelen ser madres muy colaboradoras con el equipo médico, pero un poco indolentes ante los síntomas de sus hijos; jóvenes, con familias desestructuradas y de bajo nivel socioeconómico. La diferencia con la falsificación de un proceso pediátrico (donde se busca otro objetivo) o el shopping médico, donde se exagera todo para que hagan las pruebas que la madre cree, es que en estas últimas no se hace daño al niño, y en Munchausen sí. Aquíaquí más información. Hay un estudio donde se afirma que todos los pediatras han conocido 1 caso al menos en su vida profesional. Yo llevo ya 2 ó 3 (del shopping médico te puedes hartar en cualquier consulta de Urgencias).

Pero, ¿qué pasa si el que provoca los síntomas es del equipo sanitario o simplemente trata de matar al niño? Y no me refiero a eutanasia, asistencia al suicidio, que se hagan mal las cosas, o que por dejadez  o temeridad un niño salga lesionado, sino que se haga conscientemente.
¿Y si lo hace en serie?

Más difícil todavía. Y esas cosas pasan.
Cuando alguna vez se concatenan varias muertes seguidas, a veces, o al menos yo lo he escuchado, se dice aquello de que parece que “ha pasado el Ángel de la Muerte”. Si escuchas que eres tu ese Ángel, lo normal es que quieran decir  que eres el peor médico del lugar.

Hace unos años en Brasil una enfermera intentó asesinar a 11 recién nacidos, en todos ellos en sus primeras 24 horas de vida. Se empezó a sospechar porque todos enfermaban gravemente en sus primeras horas, sin encontrarse motivos aparentes, y al final, coincidía con los turnos de dicha enfermera. Los niños tenían en sangre barbitúricos, opioides y benzodicepinas. Una cámara la grabó dando morfina a un neonato por la boca (sin indicación). Es uno de los pocos casos descubiertos de neonaticidios en serie por un trabajador sanitario. Los neonaticidios comparten algunos de los rasgos  descritos antes: madres jóvenes, familias desestructuradas, etc y rechazo del embarazo. Pero, ¿qué lo provoca en un trabajador sanitario?

¿Qué es un sanitario asesino en serie? aquel sanitario que mata a 2 o más pacientes, buscando a los más débiles y con motivaciones estrictamente personales. Un Ángel de la Muerte.
Si queréis algunos ejemplos, pinchad aquí o aquí 

 

Esta pieza se hacía fotos con los muertos. Terrible.

Este es un problema importante. La precipitación de una muerte en un entorno sanitario donde es posible que eso suceda, y donde nadie piensa que los que velan por la salud sean la parte oscura. Además, tiene acceso a los medios y muchas veces de forma no controlada.
Los asesinos en serie sanitarios son frecuentemente enfermeros y enfermeras, aunque también hay médicos y otros trabajadores y en general buscan el poder de decidir sobre la vida y la muerte.
Lo que más se usa son sedantes, insulina o potasio. Casi ninguna de estas medicaciones tiene un control estricto.

 

Encontrar a uno de estos asesinos es dificilísimo: nadie lo piensa, tiene acceso a los medios y a veces saben simular explicaciones más verosímiles. No se sabe cuántas muertes al año se deben a estas prácticas.
La enfermera anterior era muy considerada por conectar con las familias y ser muy amable con ellas. Estuvo trabajando en la UCI neonatal y luego en la Maternidad. Incluso  escribía posteriormente a las familias para interesare por ellas.
¿Era una enferma mental? esa suele ser la respuesta de la sociedad ante el Mal con mayúsculas. Lo fácil es decir que alguien estaba loco, porque admitir la maldad nos cuesta. Y existe. Esta enfermera sabía diferenciar el bien del mal y sabía lo que estaba haciendo. Cuando nació su hermano le mordió.Se echó un novio a los 12 años y se grabó su nombre con un cuchillo en la pierna. Ya de adulta, admitía que se cortaba la piel cuando estaba tensa. En otra ocasión se cortó el brazo con un bisturí para simular un asalto. Esta chica tenía una hermanastra. Su padre abandonó a su madre y tuvo otra hija, a la que despreciaba.
Además, afirmó que no confiaba en la competencia de los médicos, y decía que era más competente que ellos, ya que si ella hubiera estudiado medicina lo demostraría. Se regodeaba con sus compañeras de las cosas que los médicos no hacían bien en el estudio de estos niños. Parecía una mujer frágil, tímida, educada y manipuladora. Pero no sentía pena por las víctimas. Los exámenes psiquiátricos no encontraron signos de psicosis ni otras alteraciones mentales mayores.

Si quieres conocer la historia de esta enfermera y el estudio forense de ella, pincha aquí
Si quieres leer una revisión del Pediatrics sobre las enfermedades en los niños provocadas por sus cuidadores, pincha aquí

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

5 Comentarios

  1. Esto pegaba más en jalogüin…

  2. Gran (y muy inquietante entrada). Me asusta porque no hace tanto publiqué una novela al respecto. El asesino era un médico. Mataba efectivamente con potasio (me asesoró un primo anestesista) y a pesar de algunas críticas positivas (nunca hay muchas, vendo muy poco y escribo en catalán), a mi siempre me pareció que el personaje estaba muy estereotipado. Y mira, resulta que era un corderito, después de leer tu entrada.
    Los médicos hacéis unos personajes de malo muy buenos.
    Pero veo que las enfermeras y algunas madres son malos de verdad, y me cuesta mucho de admitir.
    A ver si escribes más, que a ti te leen!

    • Hola Inés! Que a mí me leen?? Los médicos damos mucho juego para todo esto, pero la realidad siempre supera la ficción. Yo catalán no lo hablo ni en la intimidad, no puedo leerte, pero me gustaría !

  3. No sabes cómo echaba de menos la nueva entrega! Gracias por el blog, por favor no pares!

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: