PREMATUROS EN FERIAS Y CARY GRANT

La historia de las incubadoras para prematuros dista mucho de ser noble, o fruto de una culminación de grandes ideas científicas. Surgieron a imitación de diseños para animales e inicialmente se usaron en las ferias, como espectáculo para divertir a las personas. Vamos allá. Ya se va a quejar la asociación de incubadoras de España, me temo.
La expansión de las incubadoras ha sido un capítulo bizarro de la historia de la Medicina, comparable al actual en España. El dr Tarnier, eminente obstetra parisino, es además uno de los padres de la Pediatría, ya que dedicó toda su vida en el siglo XIX, a mejorar la vida de los recién nacidos y prematuros. Descubrió una caja calentadora en el zoo de París y fabricó una similar, con aire caliente, para poder meter a uno o dos niños, en la Maternité de París, en 1880.
Ya en 1885 se decía que salvaba vidas de prematuros indefensos, especialmente “en invierno”.Un discípulo de Tarnier, Budin, publicó su experiencia con la incubadora, y sentó las bases del cuidado neonatal (temperatura, alimentación, enfermedades, etc). Un pupilo de Budin, Couney, la lió un poco.

Fue a Berlín a la Exposición Mundial  de 1896 y allí convenció a Czerny para que le “prestara” unos cuantos prematuros para poner en las incubadoras durante la exposición. No le fue difícil, porque en el hospital de Berlín sabía que tenían poca esperanza de vivir…Fue todo un éxito, el público abarrotó la sala (entre el Tirol y el Congo estaba localizada), y pronto tuvo ofertas para montar lo mismo en Londres.
Así, en 1897, en la exposición de Londres, se decía que “la característica principal es que no requiere cuidado constante ni especializado, funciona automáticamente”. Allí, la sala se dividía en las incubadoras expuestas, otra zona para que las enfermeras los alimentaran y bañaran y otra privada.2 médicos visitaban la exposición 3-4 veces al día para ver que todo iba bien.
En Inglaterra esto de la exhibición de incubadoras con bebés no gustó entre los médicos, y Couney aplicó el dicho de Mahoma y la montaña: se  trajo los prematuros desde París en barco.Eso había que haberlo visto, y no lo de David Meca.
Ya en 1898 en The Lancet, que había sido muy favorable al inventó, aparecieron cartas quejándose de que pese a todo, esta exposición estaba controlada, pero que estaban apareciendo imitadores sin ninguna formación, con incubadoras rudimentarias, mal ventiladas, etc, por el mero hecho de ganar dinero. Además, alertaba del uso de las incubadoras junto a espectáculos como la mujer barbuda y otros freakshow por desgracia famosos en esa época. Por ejemplo, se quejaba de una exposición en la que el aire de la incubadora estaba contaminado con el aire del público, o de grupos de animales. Concluía que la incubadora era un tema científico y no un espectáculo para mezclar con niños con cara de perro o exhibiciones de caballos y cerdos.

Exhibición TransMississipi, Omaha, 1898

En Buffalo en 1901 se organizó otra mayor

Había un pasillo por el que circulaban los espectadores

 

2 libras y 9 onzas, 1162 gramos, el bebé más pequeño que tenían. Dudo de si estaba vivo, eso sí

 

Ya en 1904, en San Luis, Couney hizo su exposición, que eran muy de hacer una exposición en cada sitio, como los aeropuertos en España, pero no les salió muy bien, ya que el 50% de los niños fallecieron debido a problemas estomacales (a saber lo que fue). Además, el tema económico no fue demasiado bien.
Desde entonces realizaba anualmente una exposición en Coney Island, incluso llegó a tener a su hija en una de estas incubadoras. Uno de los pregoneros que acercaba al público a la entrada de la exposición al grito de “no pasen los niños de largo!” era Archibald Lead, y años después se cambió el nombre por Cary Grant. Las vueltas que da la vida, yo aún espero hacer Misión imposible 14.

 

-Cariño, el niño nos ha salido un poco asalvajado o es un LEOPARD
-Tienes que dejar Twitter ya 

Una cosa de la que Couney se quejaba, al igual que muchos de nosotros, era la poca importancia que algunos padres le daban a sus hijos en la incubadora. Sí, es así en ocasiones. Decía que los padre iban muy poco y era difícil que asumieran sus responsabilidades como tales. Zahorsky, que era uno de los que compraron las incubadoras tras la exposición de Buffalo habló de “hospitalismo” y quiso implicar a ambos padres en el cuidado de los niños en la incubadora. Aún seguimos así, más de 100 años después.

Diploma de haber estado en una incubadora. El informe de alta de Neonatología de los años 40

En 1934 en la exposición de Chicago la cosa ya era claramente mala. Una de las enfermeras se quejaba porque tenían instrucciones de poner a medida que los niños crecían, ropa cada vez más grande, para que pareciera que el bebé era más pequeño de lo que parecía. Incluso la enfermera tenía un anillo con un diamante tamaño extragrande, para poder pasarlo por la muñeca del niño y que pareciera más pequeño de lo que era.Es un claro ejemplo de engaño en las publicaciones, en este caso “de visu”. Alegría.

Obsérvese que el anillo en la muñeca es bastante grande. El niño, ¿estará vivo?

 

En la Feria de Nueva York de 1940 además de las incubadoras se podía ver la técnica de alimentación con cuchara vía nasal. Sí, nasal. No duró mucho, pero en ningún texto se mencionaba el término “aspiración”.

Alimentación nasal. Mira que alguien tuvo que curvar la cucharica y todo…

Ya en los 40 y 50 todo se volvieron críticas y estas actitudes fueron condenadas. Cuando en Nueva York, se abrió una unidad hospitalaria que atendía a estos niños, Couney cerró sus exhibiciones para siempre.

 

Todo esto parece una locura, pero hoy en día hacemos parte de este teatro. Sacamos el niño, lo metemos en una incubadora y ahí queda, en vez de fomentar más activamente el método canguro. Sí, ya sé que se hace, pero no es suficiente. Aplicamos mucha tecnología y esfuerzo mientras están en el escaparate, pero después,como antiguamente, los niños van a casa y el cuidado cae, así como su integración en la comunidad. Existen planes de seguimiento de los prematuros, cada vez mejores, pero quizás con los años veamos que esto que hacemos es una barbaridad.Sacado en parte de Silverman aquí

Os dejo con un espectacular Timelapse de Barcelona

Barcelona GO! from Rob Whitworth on Vimeo.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 Comentarios

  1. Hoy ha salido esto en La Vanguardia y me he acordado del blog.
    http://www.lavanguardia.com/internacional/20170302/42440589262/bebes-coney-island.html

    • Mi reino por un caballo

      Vaya, a mí lo que más me llama la atención es lo de Cary Grant….

  2. Me he quedado entre alucinada por el mal trato a los bebés y por la pena de ver que aún ahora, se dejan a los pobres críos allí, lejos de sus madres.
    La niña de una amiga pasó varios días en una por nacer algo amarilla.
    Fueron días horribles, donde sus padres solo podían verla desde una ventana, como en el zoo, y tocarla solo durante las horas convenidas.
    No ofrecieron a los nuevos papás un sitio donde estar, así que pasaron los días delante de esa ventana intentando adivinar si la niña mejoraba de color, y mirando el reloj para que no se pasara el rato de visita.
    Me pregunto si no hay una manera más humana de hacer las cosas.
    Después de 9 meses con tu bebé a cuestas te lo meten en una pecera y no puedes ni abrazarlo.
    A veces me pregunto si no se está invirtiendo demasiado en investigar sobre el universo (marte, la luna, agujeros negros, etc), y muy poco en los que estamos cerca.
    También me pregunto si los que deciden que es mejor tener a una madre y a su hijo recién nacido separados tanto tiempo ha pasado alguna vez por algo similar.

    • Jose Mª Lloreda

      Hola Carla,
      yo siempre me alarmo al ver en las peliculas, series, etc, esas salas donde ponen a todos lo recién nacidos sanos tras un cristal. Además de inhumano, es poco seguro. La entrada libre de las familias a las unidades de neonatología es un derecho de los padres, y hasta hace 10 años era una rareza. Ahora es todo lo contrario, aunque de todo hay.
      Llevas razón en lo que dices que no han pasado por algo similar. Son costumbres arcaicas. A mí me gusta que en la unidad estén siempre los padres: es la mejor forma de que todo vaya bien, que no se hagan tonterías por despiste. Nadie vela mejor por los padres que sus hijos, y si hay algún problema, al estar siempre allí, los padres lo entienden mejor y suelen entenderlo, más que si solamente lo ven por un cristal.

  3. Me he quedado muuuy flipada!!!!!!!!!! Y dónde estaban los padres de todos esos bebés exibidos??

  4. Bueno, pues estoy horrorizada. No se donde leí que los romanos no consideraban ciudadanos o seres humanos de pleno derecho a los niños menores de dos años (con lo que si su padre decidía matarlos, pues no pasaba nada). La exhibición ésta no queda mucho más allá, y el transporte por barco de bebés prematuros con fines divulgativos da ganas de vomitar. No sé, porque no soy médico, si las incubadoras funcionan más que el método canguro, o si hay algún motivo para el que se deban prescribir a prematuros.
    Aquí en Ibiza, si hay algún problema y e parto es prematuro, el bebé queda confinado y el personal de la planta sólo deja pasar a la madre a horas convenidas (convenidas por ellos, que hace años que son amos de ese área), en lugar de dar acceso libre a la madre y fomentar que toque y amamante a su hijo. Curiosamente, nuevos pediatras, más jóvenes han intentado cambiar la dinámica de las incubadoras, con nulo éxito, puesto que las enfermeras y personal al cargo o está tan acostumbrado a las rutinas de hora de visita (nunca por la noche o a su hora de comer) y biberón para que el niño calle, que nada ha cambiado. Cosa que sorprende. Uno diría que el pediatra manda más que la enfermera añeja….en fin, gran post, pero durillo.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: