ESTE NIÑO TIENE AZOGUE

 

Hoy se lo he escuchado a una madre, con gesto entre tristeza, desahogo y fino diagnóstico. Para muchos que somos de pueblo, el término azogue no es desconocido, y aún está más arraigado a nivel neuronal que “Ipad” o “Protocolo”,  no te digo ya “Dimisión”.  Normalmente se usa  para describir a un niño que es muy inquieto, que no para de moverse, “parece que tienes azogue”, y lo suelen usar en general, madres o cuidadores desesperados por el comportamiento de un niño.
El origen de esta expresión es bastante sencillo. Azogue significa mercurio, el elemento químico, no el planeta (también significa plaza de un pueblo donde se realizan actividades comerciales, por eso hay muchas calles y plazas en España con la coletilla “del azogue”, pero como forma de describir a un niño como que no parece muy lógico)

El patrón del Comercio es Mercurio… las plazas de comercio se llaman “azogue”… azogue es mercurio. ¿Casualidad? Sí, o me falta medicación

En la intoxicación por mercurio, muy común en otras épocas, existen síntomas neurológicos muy llamativos, unos de ellos los temblores continuos y los trastornos psiquiátricos (el sombrerero loco de Alicia en el país de las Maravillas refleja, al parecer, la intoxicación por mercurio de los fabricantes de sombreros). Por eso se dice “parece que tiene azogue” a un niño extremadamente inquieto.

Antes que Almadén de la plata, era del azogue

Quizás mi madre conocía los efectos de la intoxicación por mercurio, pero yo creo que no, que era un dicho popular, de muchos años atrás. Si apuramos un poco, muchos niños con “azogue” realmente también huelen a azufre porque están un poco endemoniados, según sus familiares. Esto lo digo  porque siempre quise tener un Quimicefa y me quedé traumatizado. Es mi forma de redimirme.

La intoxicación por mercurio es un tema muy complejo, y según el tipo de mercurio y la vía de administración, así como la dosis, los síntomas son muy diferentes. Os enlazo al post de la enfermedad de Minamata, que es otra intoxicación por mercurio, y que hace que no se aconseje comer atún a niños pequeños.

Aunque actualmente parece que la mayor exposición es por termómetros (cada vez menos), hace muchos años la sífilis se trataba con mercurio, y además, se usaba para “extraer” oro y plata debido a sus propiedades químicas. Bendita penicilina, por algo hay una calle Dr Fleming en todos los pueblos de España.

Que rule el mercurio tras la cena de empresa esta navidad

Os dejo con un vídeo muy bonito, de menos de 1 minuto, merece la pena verlo

Tuck me in (short film 2014) from Ignacio F. Rodó on Vimeo.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comments

  1. Anónimo

    Uffffff…mal rollito el vídeo.

  2. Sabía que el video me iba a dar miedo. Ya no duermo. Grrrr

  3. Una abuela en mi consulta hablándome de su nieto que "tenía azogue" me lo definió con la versión local: "este niño es como el bicho que picó al tren"

    Un abrazo

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: