¿Por qué los ochomesinos van peor que los sietemesinos? Ya hablamos sobre el tema en la demencial entrada La chica de la curva es sietemesina, y nos quedamos con su pista en el siglo XIX. Ya sabéis que esto se sigue diciendo a día de hoy.Y más cosas, que en un principio eran ciencia de vanguardia y ahora se mantienen en la cultura popular aunque estén superadas.

Bueno, parece que ya Hipócrates lo dijo, y de ahí viene la idea popular sobre esto.Temas de actualidad os traigo, que del Ébola ya hablan los expertos de la tele. Al menos el video del final merece la pena.
Ya sabéis que Hipócrates es el padre de la Medicina, y leer sus tratados a día de hoy, crea  gran asombro por ver qué inteligentes eran y en algunas cuestiones, qué poco hemos cambiado, aunque a veces sólo nos fijemos en sus errores.

Estoy leyendo los tratados del Corpus Hipocraticum Sobre el parto de ocho meses y Sobre el parto de siete meses. En ellos se hace un resumen del conocimiento sobre el embarazo y el parto, y la escasa viabilidad del feto a esa edad, que es el tema central de ellos.

Según sus teorías, el embarazo está dividido en periodos de 40 días (anda, como la “cuarentena”. 280 días de embarazo: 7 periodos de 40 días), siendo el primer periodo de cuarentena días el más peligroso porque es donde hay más abortos. Llegados a los 7 meses, es posible el parto, y se inician grandes cambios hacia los 8 meses, siendo este el periodo de mayor debilidad del feto. Si nace antes o después de este periodo, podría ser viable, aunque los nacidos al inicio del noveno mes aún están recuperándose.
Posteriormente, el propio nacimiento es un momento crítico, que se extiende hasta los 40 días tras el nacimiento.

Estas teorías se basan en el empirismo, y en general, no son muy desacertadas según el conocimiento actual, aunque los periodos de tiempo y el peligro del octavo mes no son explicados suficientemente. Hay que acordarse que estamos en el siglo cuarto antes de Cristo, listillos.

En traducción de la editorial Gredos de 2003:

“Con respecto al nacimiento a los ocho meses, sostengo que es imposible que los niños soporten dos sufrimientos consecutivos y ésta es la razón por la que no sobreviven los nacidos a los ocho meses”
Se refiere a los cambios internos y al proceso del parto, no quedando ningún superviviente.

“Comienza a padecer el niño antes de que se produzca el parto y a punto está de morir cuando se da la vuelta en la matriz, porque se forman todos con la cabeza hacia arriba, pero nace la mayor parte con la cabeza por delante. Así salen de forma más fácil que los que nacen de pies, pues las partes replegadas del cuerpo no entorpecen la salida del niño cuando viene de cabeza, mientras que cuando viene de pies se producen más trabas”
Los antiguos partos de nalgas, ahora en algunos sitios cesárea casi  obligatoria. Hay que reconocer que de pie cuesta más nacer. En mi hospital la Dra López y Lorente y intentan cambiarlos de posición desde fuera con la versión cefálica externa.

“Las vueltas en el vientre también son otro peligro; los cordones umbilicales muchas veces aparecen enrollados al cuello de los niños. En efecto, en el caso de que el niño al darse la vuelta lleve su cabeza por la zona por donde se encuentra el cordón más extendido en el interior de la matriz, engancha el cordón, que se enrolla en tomo al cuello o por el hombro, y, si sucede esto, necesariamente la madre sufre mucho y el niño o muere o sale con más dificultad. En consecuencia, muchos niños ya desde dentro vienen con un primer paso de la enfermedad, a causa de la cual unos mueren y otros, tras estar enfermos, sobreviven.”
De aquí la percepción, aún actual, de que las vueltas de cordón en el cuello del niño pueden causar asfixia, pero solamente nos acordamos de eso si el niño tiene asfixia, pero no en la casi totalidad de casos donde nace perfectamente. En el siguiente enlace se comentó esto muy bien (el cuento chino de la circular de cordón). Solo le faltó hablar de la hipotermia terapéutica.

“La alimentación y la respiración son más débiles al producirse el parto, pues, en el caso de que reciban algo insalubre, lo reciben por la boca o la nariz. En lugar de que lo que ingieran sea exactamente lo que se necesita y que no sobre, ahora reciben mucho más, de modo que forzosamente, por la cantidad de cosas que les llegan y por la situación en que se encuentra ya el cuerpo del niño, algunas cosas salen otra vez por la boca y la nariz y otras pasan hacia
abajo por el intestino y la vejiga; nada de todo esto sucedía así antes”.
Esto bien puede representar la dificultad respiratoria del prematuro, o la aspiración de meconio, etc.

” se hace ahora el niño con todo tipo de elementos ajenos, más duros, más secos y menos propios de los seres humanos, a causa de los cuales sobrevienen necesariamente muchos males y muchos fallecimientos. Porque también a los hombres muchas veces los cambios de lugar y la forma de vida les provocan enfermedades”
Aquí parece que sigue describiendo lo mismo o cualquier enfermedad neonatal que altere ese periodo de transición tan delicado en ocasiones.

“en los niños que han madurado y se han formado completamente, se cierra el cordón umbilical, mientras lo demás se abre para recibir lo que ingieran y tener vías de salida naturales de las que deben servirse los seres vivos.”
Aunque ya están abiertos y funcionando, la analogía es curiosa.

“En la mayor parte de las mujeres la concepción se produce necesariamente después de la menstruación, en el caso de que se produzca flujo. Así pues, es necesario que la mujer indique el momento del mes en que se produjo la regla. Este período en quienes es más corto es de tres días, pero en la mayoría de las mujeres es de muchos más días”
¿Cuál es la fecha de la última regla? pregunta básica en Obstetricia.


“la mayor parte de las mujeres conciben en tomo a la mitad del mes o más tarde”

Primero no hacer daño. Lo dijo Hipócrates y aún suena radical (poco practicado por los burócratas metidos a médicos)

“los fetos más robustos y desarrollados, tras forzar y rasgar las membranas, provocan que se produzca el parto.”


“Necesariamente padecen el período de debilidad de cuarenta días posterior a su salida de la matriz, que también causa la muerte de muchos fetos de diez meses. Pero hay también
algunos de siete meses que sobreviven —en una proporción muy pequeña— y es debido, por un lado, a que el ritmo y el tiempo en que se han criado en el interior de la matriz han
conseguido obtener todo lo necesario que obtienen los fetos perfectamente formados y que más fácilmente sobreviven y, además, han sido expulsados fuera de la madre antes de que
padecieran las enfermedades que se padecen en el octavo mes. Porque, si se une a estos padecimientos el que el niño salga a luz, es imposible que sobreviva a causa de los males
mencionados, que, digo, matan a los ochomesinos y a muchosde los nacidos en el décimo mes”
Aquí la solución a la tradición popular. Lástima que no haya ninguna prueba y que a día de hoy esto no sea cierto.

“No se debe desconfiar de las mujeres con respecto al  parto, pues dicen lo que saben y siempre lo dirán. Y no es posible convencerlas ni con palabras ni con hechos de que reconozcan algo diferente de lo que se produce en sus propios cuerpos. Si alguien desea decir alguna otra cosa, puedehacerlo, pero las mujeres que razonan y ofrecen pruebas determinantes con respecto a este asunto siempre dirán y afirmarán que dan a luz criaturas de siete meses, de ocho, de
nueve, de diez y de once y que, de todos éstos, los de ocho meses no sobreviven, pero los demás sí.”
Si la madre dice que se quedó embarazada tal día, pues ese día fue. Vas a saber tú más que ella hombre ya con la tontería.

“Durante el séptimo período de cuarenta días los fetos se mantienen allí (en la parte más baja) la mayor parte del tiempo, pues la zona es blanda para ellos y los cambios de postura se hacen más fáciles y frecuentes y por esta razón se encuentran en una posición más fácil y suelta
para el parto. Durante los últimos días de esta cuarentena las mujeres llevan con más facilidad sus vientres”
He notado que ha bajado, dicen las futuras madres.

“Aquellas mujeres que dieron a luz muchos hijos y de ellos alguno tullido, ciego o con cualquier otro defecto, afirmaránque con este niño el octavo mes fue más difícil de sobrellevar que con los otros que parieron sin ningún defecto.”
“El feto que, después de haber estado enfermo en la matriz, llega hasta el noveno mes y nace en este mes sobrevive tanto como el de siete meses, pero pocos de ellos pueden criarse, pues no poseen el tamaño que poseen los completamente formados y hace poco que han padecido en la matriz aquellos males, de modo que son más delgados”
Quizás se refiera a los fetos sindrómicos, pequeños para la edad gestacional o con algún problema crónico  ya en el periodo neonatal.

“El feto puede salvarse sobre todo si nace al final del noveno mes, pues es más fuerte y está mucho más alejado de las enfermedades que se produjeron en el octavo mes”


“Constituyen también una prueba con respecto a los padecimientos de los nacidos a los ocho meses los niños de nueve meses que nacen con menos peso del que corresponde al tiempo que tienen y al tamaño de su cuerpo, pues acaban de salir del padecimiento de las enfermedades. No nacen éstos como los de siete meses, bien provistos de carnes y con la gordura apropiada”
Aquí si distingue a los recién nacidos que pesan menos de los que deberían para su edad, siendo la causa estar recuperándose aún de los problemas del octavo mes. Genial aporximación a todos los problemas del tercer trimestre  como el retraso del crecimiento intrauterino y el ser pequeño para la edad gestacional.
“La misma proporción existe para los meses que para los días. La menstruación se da en las mujeres sanas con un ritmo mensual, como si tuviera el mes una fuerza propia sobre los cuerpos. Así sucede, en efecto, que al séptimo mes del embarazo los fetos inician su desarrollo final y a los niños ya nacidos, cuando tienen siete meses, les suceden también otras cosas diferentes en sus cuerpos y los dientes comienzana aparecer en este momento.”
Otra vez la numerología intenta explicar patrones de la naturaleza.

“Se producen más abortos en el primer período de cuarenta días que en todos los demás. Una vez que ha pasado este tiempo los fetos son más fuertes y se distingue ya en el cuerpo cada uno de sus miembros. En los varones todo está ya muy claramente visible; en cuanto a las hembras, en cambio, hasta este momento sus carnes parecen tener sólo bultos, pues lo que es semejante se mantiene semejante en la semejanza durante más tiempo y se va diferenciando con mayor lentitud”
Lo va estropeando al final, pero es una genialidad tras otra. Al menos no ha dicho carnes morenas.

Hipócrates y Demócrito (Lastman 1622). Aquí escritos poco creibles dicen que fue el padre de la receta de las chuletillas de cordero

“Sin embargo, en lo demás, en cuanto las hijas se separan de la madre, maduran, adquieren el sentido común y envejecen más rápidamente que los muchachos, por la debilidad de sus cuerpos y por su modo de vida.”
Con esto intenta arreglarlo el muchacho.

Ahora un poco de neurodesarrollo:
“Una tercera cuarentena es aquella en la que los niños, una vez que han nacido, a pesar de los padecimientos, si consiguen salir de los cuarenta días, resultan más fortalecidos y conscientes. En efecto, distinguen la luz más claramente, escuchan los ruidos, cuando antes no podían, pues este período propicia un desarrollo de la inteligencia a través del cuerpo y también de todo lo demás. Porque está claro que la propia consciencia se encuentra en el cuerpo desde el primer día. Así es que, cuando están en sueños, desde el mismo momento en que nacen, se ve a los niños reir y llorar; pero, una vez despiertos, ni lloran ni ríen espontáneamente antes de alcanzar los cuarenta días; ni se ríen cuando se les toca, ni se enfadan antes de que llegue este momento, porque están sus fuerzas debilitadas por las mucosidades. Incluso, a causa del destino, la muerte natural está sometida a esta suerte, de modo que constituye un ejemplo ante todos de que a todas las cosas, al estar formadas por los mismos elementos, les corresponde por su naturaleza sufrir cambios en los momentos precisos.”
excepcional descripción de los hitos del neurodesarrollo normal de un niño, incluyendo la conciencia desde el primer día y la “sonrisa social” a partir del mes (40 días en el texto) y el estar el cuerpo formado de los mismos elementos que la naturaleza.

Hipócrates rechazando los regalos de Artajerjes, Girodet-Trioson. Otra paternidad, la Ética Médica. Habría que ver si le hubieran ofrecido galletas dinosaurio…

–>El tratado Sobre el parto de siete meses parece de otro autor (ya sabéis que fueron un montón) y es menos médico y más retador, al estilo de columnista de El Mundo, ya que dice que eso de que a los ocho meses sea inviable, de dónde lo han sacado. Además, es de muy corta duración. Empieza mal, diciendo que él no ha visto ninguno, que cuenta lo que ha oido. Así no hijo mío.

“Se dan muchas desviaciones y errores de la naturaleza en los animales y en las plantas continuamente. Y así, a veces, tanto seres femeninos como masculinos se forman con muchas manos, muchos ojos, muchas orejas y todo tipo de formas retorcidas, como desviaciones asombrosas de la naturaleza. Porque todo tiene un momento oportuno de completarse y de constituirse según sus propias características”
Como se aprecia, acaba de ser padre de la dismorfología y la genética clínica, además de no nombrar en ningún momento a divinidades.

“Hay gente que madura antes de tiempo y que envejece prematuramente, como también quienes sanan antes de lo que es regular. Igual sucede cuando el impulso constitutivo va conformando lo que corresponde a los huesos, a los tendones, a las venas…”
Con esto parece querer decir que algunos nacen antes y sobreviven porque ya están más maduros, respecto a otros.

“Pero quizá preguntarán algunos por qué los nacidos a los ocho meses no sobreviven; como tampoco lo hacen los de tres meses. Muestran con la pregunta que son bobos e infantiles. En efecto, todo lo que ha recibido la vida tiende a adquirir una forma y completarse según lo que le es semejante;como también sucede con lo sembrado en el suelo o con las plantas, que unas tardan más tiempo en salir, otras menos, pero no siguen el ritmo fijo del tiempo, porque el tiempo avanza marcado por los períodos del sol y de la luna. Así pues, según el mismo razonamiento, no hay niño de once ni de doce meses que pueda sobrevivir, ni nada que se forme de forma apropiada si supera el límite de lo adecuado; al contrario, el plazo de cada cosa es el que la completa regularmente.”
Según esto, al parto se produce cunado el feto está maduro, y el tiempo en que esto se consigue depende precisamente de la adquisición de esa madurez, y está influenciado por el momento real de la fecundación.

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.