LA PIEDRA DE LA LECHE

Esta mañana pasando la Maternidad, teníamos un niño que había ganado mucho peso y eso es algo poco habitual al alta, ya que la mayoría se van con una pérdida de peso casi siempre leve. Comentándole a la madre esa situación, me dice que es por la vaca. Yo, entendiendo que no podía ser que se estuviera autollamando “vaca”, le digo que me explique eso. Y me explica que en los primeros meses de embarazo estuvo bebiendo calostro de vaca, porque de esa forma se aseguraba que cuando naciera su niño ella tendría mucha producción de leche. El caso es que en este caso parece que ha funcionado, porque la Cocrhane aún no se ha pronunciado.
Esta historia me ha recordado una tradición del norte de España, llamada la Piedra de la Leche. Que me perdonen los lugareños que la conozcan mejor.

Piedra de Leche incrustada en plata (León)

Al parecer, en algunas zonas rurales, y aún en nuestros días, cerca de León y Asturias, existe la tradición de usar una piedra como talismán para favorecer la salud de los pechos femeninos y para aumentar la producción de leche. A esa piedra, que puede ser de distintos materiales (jaspe, mármol…), se la conoce como Piedra de Leche. En algunos sitios se dice que las mujeres deben llevarla al cuello de forma que les toque los pechos, pero en otros parece que basta con llevarla en la cintura. Otras fuentes afirman que las madres también debían llevarlas el día del parto para que todo fuera bien. Como si de una aplicación móvil se tratara, si se quería que dejaran de dar leche, había que colgársela hacia atrás, en la espalda. Estas piedras de leche podían verse a principios del siglo XX aún en las amas de cría, que eran señoras que entraban en casas de familias pudientes para dar el pecho a los hijos de los “señores”. Así, se veía que estaban preparadas, incluso la piedra aseguraba que producían de sobra y de buena calidad.
Incluso existía en Madrid el “oficio” de distribuir a las futuras nodrizas por las casas adineradas de la capital

Agencia de nodrizas (Frappa)

La asociación de la leche materna con la magia viene de antiguo, y se ha mitificado en innumerable culturas. Así, la diosa Hera, al despegar a Hércules de su pecho, derrama leche, formándose la Vía Láctea, y al mismo tiempo, Hércules se transforma en un ser eterno.Ya hemos hablado otras veces de esto.

Siguiendo con el tema de la leche y los remedios para asegurar una mayor producción, en España, cómo no, también ha existido la figura del santón que succionaba directamente del pecho de la madre para que se desobstruyeran sus conductos.Qué tío.
El mundo de la lactancia materna y la magia es infinito. En cada población, en cada familia, es posible encontrar supersticiones sobre ella, como aquella de no poner la ropa manchada de leche materna al sol porque se le cortaría (secaría) la leche a la madre…

Piedras como esta, existen cientos en España, cada una para evitar un mal o atraer una condición favorable, pero estas tradiciones, reflejo de una cultura popular ya superada, se están perdiendo. Otra de ellas, por ejemplo, era la Piedra del Águila,  que servía para proteger contra los abortos y favorecía el parto.

Parezco el Bazar Ceuta

Como se puede ver en este cuadro de 1602 de Ana de Austria (de Juan de Pantoja), la superstición llegaba a todos los estamentos. 2 cruces, 2 relicarios, y  en la cintura una bola de roca para favorecer la lactancia materna, una higa (contra el mal de ojo) y un cascabel. En la mano derecha una ramita de coral para proteger la vida y en la izquierda un diente de jabalí para proteger la dentición. Todo magia por imitación, fruto de la elevadísima mortalidad infantil, que ha desaparecido por lo visto también por arte de magia.  Ea, antivacunas, sacad la figa que falta nos hará como os hagan caso, que ya parece que está pasando.

Poco tienen que ver estas piedras de leche con las que exponen en el MOMA de Nueva York.  Dónde va a parar


Museum of Modern Art – Wolfgang Laib – Milkstone from seth sherman on Vimeo.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comments

  1. Estupenda entrada. Se lo comentaré a una arqueóloga amiga mía, a ver si encuentra alguna piedra de éstas, que yo pueda utilizar, nunca està de más una ayudita 😉

    • Hola Inés,
      la primera foto es de una persona que la tiene en su poder. Sé que hay varias de ellas en León, en concreto en el Bierzo, creo que en la fundación Caja León, y también en algunos "museos de lo insólito" (junto a varios contratos indefinidos). Un beso

  2. Impresionante el artículo! Un pozo de sabiduria! Lo que aprendo con tus posts!
    El vídeo final no tiene desperdicio…sobre todo cuando después de trabajar con tanto arte la piedra, en un entorno puro, en una habitación de lo más Mies van der Rohe… va y saca un tetra brik de lecheeeeee! %(

    • Eso se lo dirás a todas Ramón… El del video final lo tiene bien montado, tiene varias performances de esas con objetos parecidos. La habitación es mionimalista hasta decir basta, pero el cartón de leche desnatada del Dia no hace juego con ese ambiente. Ahí ha fallado, aunque él sea un genio (genio debe ser para ganarse la vida vertiendo un poco de leche en un trozo de piedra). Eso si lo hiciera con lehce de soja, o fresca, sería otra cosa, pero ha descuidado parte de la obra. Principiante…

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: