PARIR EN EL AGUA, ME VOY A MOJAR

Acaba de publicarse un documento de consenso de la Academia americana de Ginecología y Obstetricia y de la Academia americana de Pediatría sobre los partos en el agua, que en algunas zonas están de moda.

La inmersión en el agua durante la primera fase del parto reduce el dolor, la necesidad de anestesia y la duración de esta primera fase. Ahora, no se ha demostrado que mejore los resultados perinatales ni que se deban dejar de dar los cuidados habituales a la madre y al niño. Es así, por ahora, pero es así.
En Inglaterra se estima que un 1% de los partos tienen algún periodo en el que la madre está en inmersión, y la sociedad de ginecología de ese país lo recomienda en casos de embarazos no complicados durante la fase de dilatación.
La mayoría de estudios que apoyan los partos en el agua son estudios de poca calidad, hay que decirlo. Suelen ser series de hospitales únicos, retrospectivas, y muchas veces basadas en opiniones, y en revistas que no usan revisiones pareadas. La mayoría de mecanismos dados como beneficiosos no se han demostrado ni en humanos ni en estudios animales. Además, muchos de ellos no distinguen si el expulsivo se hizo en el agua o no, y lo que puede ser seguro para el primer periodo del parto no tiene por qué serlo para
el segundo. Los tipos de baño, temperatura profundidad, tiempo, etc, varían de unos centros a otros,lo que hace difícil su comparación, así como su falta de enmascaramiento a la hora de ser aplicados, y el sesgo al valorar los resultados.  Por otro lado, las series suelen ser de pocos pacientes, incapaces de detectar los efectos adversos poco frecuentes. Una revisión Cochrane revisó 9 estudios randomizados, pero en muchos de ellos estas limitaciones persistían.
Los beneficios de la inmersión en el agua son un aumento del flujo sanguineo de retorno en  la madre, y los que lo proponen argumentan una reducción del dolor neonatal, del estrés materno y del daño perineal. En la revisión Cochrane de 2009 estos resultados fueron inconsistentes, aunque en el análisis conjunto sí se demostró menor uso de anestesia epidural y menor duración del primer periodo que en los controles. En el resto de parámetros, por ejemplo, necesidad posterior de cesárea, no había diferencias. De los dos estudios que compararon la inmersión en el expulsivo, en uno, las madres estaban más satisfechas, siendo este el único cambio respecto a los controles.

Los efectos adversos son difíciles de conocer por su variabilidad a la hora de ser comunicados, aunque se cree que son poco frecuentes. Los conocidos son mayor tasa de infección si hay rotura prematura de membranas, dificultades en la termorregulación del recién nacido, rotura del cordón umbilical tras el expulsivo, aspiración de agua con shock,asfixia perinatal y convulsiones.
Lo que por ahí se lee y escucha de que el niño no puede aspirar agua no está tan claro, ya hemos visto casos en que sí lo ha hecho.Incluso hay estudios sobre los casos de ahogamientos y casiahogamientos en niños nacidos dentro del agua, todos reportes de casos individuales, pero que existen, tanto intra como extrahospitalariamente. Incluso uno de los que tuvo una aspiración de agua se complicó con una sepsis por Pseudomonas. El famoso reflejo de inmersión que se propugna como mecanismo que impide esto está bastante claro que se supera en animales comprometidos en el nacimiento, y  también está demostrado en niños, por ejemplo, con las aspiraciones de meconio intraútero en niños con asfixia. En la revisión Cohchrane no se vieron más efectos adversos, pero excluyeron partos distócicos en el agua. En un estudio que si los incluyó, el 12% de los nacidos en el agua requirió ingreso en UCI neonatal.

El de la foto del disco de Nirvana 20 años después

Mantener la inmersión durante la segunda fase del parto, el expulsivo, no es por ahora un procedimiento sin riesgos, ya que no se ha determinado su seguridad ni se ha demostrado beneficio para el niño.Debido a esto, y a raros casos de graves problemas en algunos expulsivos en el agua, no se recomiendan realizar fuera de ensayos clínicos controlados, con un consentimiento informado y dentro de un estudio con bases claramente establecidas.

Aquellas clínicas que ofrecen la inmersión deben tener protocolos de selección de pacientes, limpieza, monitorización intermitente de la madre y el feto y posibilidad de poder sacar a la madre y al niño de la bañera rápidamente en caso de adversidad.
Si no dan este tipo de información, especialmente la referida al expulsivo, en mi opinión, no se está dando la mejor información.Y sí, si no gusta esto, pues qué le vamos a hacer, ahorraros la crítica estéril, estamos hablando de ciencia, que es la que cambia las cosas al final.  La mayoría de efectos que se le asumen (salvo los descritos) no están demostrados, son buenas historias, pero por ahora son eso.

Aquí dejo el enlace sobre la postua de la AAP y la AAOG

 

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

8 Comments

  1. Matrona

    Entiendo que sois pediatras y cuidáis al niño. Yo estoy en el otro extremo y cuido a la madre y al niño. La inmersión en el agua en la primera fase del parto aumenta la satisfacción de la madre, disminuye el dolor y puede que acorte la fase, sin ningún efecto secundario demostrado y la desaconsejáis??? Y en cambio es mejor usar la epidural que si tienen efectos secundarios bien demostrados para el bebé y para la madre??
    En el entorno que yo conozco parir en el agua no es un objetivo, es un medio para disminuir el dolor, y desde mi subjetividad muy efectivo. Parir en el agua suele ser la consecuencia de un parto fácil en el que a la madre le da pereza salir del agua. Muchas veces al llegar el expulsivo las madres necesitan salir del agua para aprovechar la descarga de adrenalina que produce salir del agua. Por otra parte estáis mezclando el riesgo del parto en agua en si con otras situaciones distintas. En el estudio habláis de partos con aspiración, y como riesgo asfixia perinatal, ese bebe no estaba siendo controlado mediante auscultación intermitente?? Y si había alteraciones en la gráfica fetal estábamos hablando de un parto que necesita otras intervenciones como monitorizacion continúa y otras pruebas para comprobar el bienestar fetal. Y esa asfixia se debe al parto en el agua? O a un inadecuado control de ese bebe? Si ha habido una infección nosocomial por pseudomona habrá que mejorar los protocolos de desinfección… o como hay infecciones nosocomiales cerramos los hospitales??Todas las recomendaciones finales me parecen de sentido común, sea donde sea el parto, tanto fuera como dentro del agua. Y me parece muy triste que las mujeres, las madres no contemos para nada en esta ecuación del parto, teniendo en cuenta que la satisfacción de una madre con su parto también influye por ejemplo en la depresión postparto que repercutirá en el bebé.

  2. Anónimo

    Me parece arriesgado, poco útil y operativo en caso de complicación. Que es menos doloroso? Lo dudo.
    La gente es muy Zen para esto de parir, hasta que la cosa se complica.
    El dolor, lo quita la anestesia, dejémonos de memeces.
    De acuerdo con el compañero, yo no soy un pez!!! Qué tiene de natural meterme en una bañera a parir?
    Y cuando el parto se complica, querras estar en un hospital, con su ginecólogo de guardia, con uci neonatal, con vascular, pediatras etc…
    Venga ya! Yo nunca he tenido un paciente que me diga que reduzca una fractura "a lo natural". No me pongas anestesia, que esto es un proceso natural….. Qué narices pasa con el parto? Nos volvemos tontos o qué?
    Blanca

    • Hola Blanca!
      pues yo pienso parecido. Acaban de sacar la SEGO y la asociación española de Pediatría unas recomendaciones, pero vamos, que están basadas en esto. http://www.se-neonatal.es/Portals/0/Publicaciones/Parto_bajo_agua_SENeo-SEGO_web.pdf

      Otro día hablaremos del parto Lotus, que telita

    • Anónimo

      Pues lo que pasa con el parto es que SI es un proceso natural ¿Tan difícil es verlo? Lo comparas con un accidente y una fractura ¿a ti te parece lo mismo? Si es así estás mezclando fisiología y patología. Lo requiere la fisiología es respeto al proceso fisiológico y la intervención se reservará única y exclusivamente para las desviaciones de la normalidad que comprometan el bienestar de la madre y el bebé, si surge la patología.Es una memez confundir la anestesia que se usa para el dolor operatorio de una intervención quirúrgica y no para un parto, que en todo caso se puede requerir analgesia y esta puede ser farmacológica (como la epidural) o no farmacológica (como por ejemplo el uso de la inmersión de agua caliente durante la dilatación). La analgesia farmacológica es eficaz pero no está exenta de riesgos, está demostrado un aumento de los partos instrumentales por su causa. En todo caso es la mujer la que debe elegir qué alivio del dolor prefiere y si lo prefiere. La mayoría de las veces basta el acompañamiento y la libertad de movimientos para que el dolor del parto sea tolerable. Ah! y la mujer de parto no es una paciente. Tiene la libertad de elegir la asistencia que desea siendo informada de los riesgos e indicaciones de las intervenciones. El uso de la bañera durante la dilatación no implica que el expulsivo se lleve a cabo en el agua, esto es así en una minoría de las ocasiones; de los riesgos del expulsivo en el agua debe estar informada la mujer y si decide permanecer en la bañera durante los pujos es su decisión y debe respetarse; a no ser que exista patología, como la posibilidad de aspiración que se relaciona con la hipoxia fetal.
      Te informo que en unos cuantos hospitales públicos se están instalando bañeras de parto, porque en los hospitales hay personal para cuando la cosa se complica y también para cuando la cosa no se complica (todos los que has mencionado) y para cuando no se complica (matronas) y también tienen que saber proporcionar recursos para aquellas mujeres que desean una atención cálida y humana, sin medicalización innecesaria y con la mínima intervención posible.
      Noelia.

    • Me gustaría saber si pasaste la experiencia de parir, ya no digo en el agua, porque tu mensaje es poco menos que decir lo que proclaman los ginesaurios: las mujeres necesitan la epidural, estar calladitas y obedecer a los profesionales que para eso estudiamos, porque claro, sin nosotros la humanidad se extinguiría, sois defectuosas y nosotros somos vuestra única salvación. ( no lo dicen con estas palabras, pero se deja leer entre líneas) estoy al 100% de acuerdo con Noelia, y añadir que yo SI di a luz en el agua, y la usé para una pequeña parte de la dilatación, pero me fue mucho mejor en la parte final, y desde luego en el hospital público donde lo hice, es algo habitual; si hubiera alguna contraindicación no dejarían hacerlo.. para acabar, dejo el enlace donde otra matrona explica ese estudio (viniendo de americanos, me deja cuanto menos, desconfiada, ellos medicalizan excesivamente el parto, son mucho peores que nosotros) y desde su punto de vista profesional, le da sentido a cada punto mencionado aquí, como la tontería de no controlar la temperatura del recién nacido, (quiero imaginar que son partos en el mar, o piscinas grandes, o peor, se pasan horas sin renovar el agua, porque hasta donde sé y experimenté, el agua es bien calentita, se renueva como en cualquier bañera de casa, y se pone encima del bebé una toalla calentita) https://matronaonline.wordpress.com/2014/03/26/1210/

    • por cierto Blanca, 2 incisos: 1- no, es obvio que no eres un pez, pero siendo realistas, hay mamíferos acuáticos y dan a luz dentro o fuera del agua.. los peces desovan, no paren (igual alguna especie concreta si, pero no llego a tanto en materia de peces) y 2- cuando dices: "Y cuando el parto se complica, querras estar en un hospital" das por sentado que el parto en el agua es cosa de las zen, y te reafirmo que esto se lleva en cada vez más hospitales y ahora casas de parto anexas.. que pena que siendo mujer, ataques así un proceso tan perfecto y maravilloso como es dar vida y entregarse conscientemente al proceso del parto en intimidad.

  3. A mí lo que más me choca del parto en el agua (refiriéndome al expulsivo), es que se propugne muchas veces dentro de la corriente del parto natural. ¿Hay algo más antinatural para un mamífero terrestre que parir dentro del agua?

    Para mí el parto en el agua debe considerarse un intervención artificial sobre un proceso fisiológico y, por tanto, debería demostrar beneficios claros y máxima seguridad, como debemos exigir también para cualquier intervención médica, muchas veces innecesarias.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: