ENTERRAR NIÑOS EN ÁRBOLES

Los enterramientos de niños siempre dan un repelús especial, creo. La mayoría de las personas están “acostumbradas” al fallecimiento de adultos, pero nunca al de niños, y las diversas formas de enterramiento que se les ha dado a los niños han podido variar respecto a lo que se hacía con los mayores. Hoy vamos a hablar de enterramientos dentro de un árbol, pero no en España.
En Indonesia existe una población, los Toraja, que tiene una curiosa forma de enterrar a los niños. Consideran que los niños que aún no tienen dientes aún no tienen un destino en este mundo, y al fallecer se vuelven a introducir en el ciclo de la vida, metiéndolos en posición vertical en árboles.

En algunos lugares de norteamérica los indios enterraban a los recién nacidos en los caminos para que prendieran en otras mujeres al pasar.

Pero para que no parezca que los raros son los otros, repasemos qué se hacía aquí antes. En la época anterior a la llegada a la península del imperio romano era frecuente enterrar a los niños muy pequeños en la propia casa, junto a algún elemento de las habitaciones, y esto es un hecho conocido por los arqueólogos en toda la cuenca mediterránea. Si no estaban enterrados en el centro de la habitación, solían estar en la parte de trasera de la casa,en agujeros practicados junto a un muro. A los niños mayores y adultos se les solía incinerar,y no se sabe muy bien por qué el trato diferencial con los recién nacidos (quizás una vuelta al ciclo natural)
Con la llegada de los romanos, el parto se institucionalizó, y se tendió definitivamente a la inhumación de niños y adultos en necrópolis,  aunque aún hay hallazgos de neonatos enterrados en las casas hasta el siglo IV después de Cristo. En la época medieval, los niños y adultos eran enterrados, pero es frecuente que los niños enterrados estuviesen en posición “de lado” en vez de boca arriba, y junto a multitud de objetos protectores; además, es frecuente que en muchas iglesias los neonatos se enterraran junto a la pila bautismal o en algún lugar especial del cementerio, por lo que parece que se les daba un trato diferencial respecto a los más mayores. Pese a esto, aún se pueden encontrar enterramientos de neonatos dentro del ámbito de la casa familiar en la edad media.Está demostrado que estos enterramientos en casa no siempre eran de niños sin bautizar, ya que se han dado casos de niños de 2-3 años, que debían haber estado ya socializados en la comunidad.
Hasta inicios del siglo XX en algunas localidades vascas y navarras se enterraba a los niños muertos no bautizados bajo el alero de la casa, en un terreno cercano, o en el huerto de la casa. En todo caso, si iban al cementerio, iban a una zona especial llamado “limbo” donde se enterraban, pero separados del resto, que para eso había que dejar claro que no iban a ir al cielo(aunque no es un dogma de la Iglesia, ojo. Ratzinger habló de ello, dijo que era una teoría. Si queréis algo más fuerte, en este foro de la virgen dicen que los amigos imaginarios de los niños son espíritus de niños abortados que buscan el cariño de una familia…). En ese enterramiento no solía participar ningún sacerdote. Tampoco se les metía en un ataúd, sino liados en trapos o en cajas de cartón. Yo he visto en el cementerio moderno de mi pueblo la zona de enterramiento de estos niños y de los suicidas, detrás del muro posterior del cementerio. Ahora ya están dentro, pero no hace mucho.
En España tienes opciones parecidas, enterrarte bajo un árbol o convertirte en un propio árbol, por si lo deseas.Quizás los indonesios nos llevan ventaja.
En fin, fin del macabrismo. Os dejo con un vídeo genial

LEARN from Rick Mereki on Vimeo.

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

3 Comentarios

  1. Cuando tenía doce años ( año de 1981) fuimos tres amigos por tres meses a Guinea Ecuatorial, a la empresa maderera del padre de mi amigo. En el centro del poblado había un gran árbol de aguacate.Era una costumbre de la aldea el plantar un arbol encima de los jefes de la tribu, y debajo de el yacía un antiguo jefe del poblado. Comimos aguacates sin ningún perjuicio.

  2. Anónimo

    De macabrismo nada, es precioso.

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: