APARICIONES DE NIÑOS EN HOSPITALES

 

Bienvenidos a la nave del misterio.
Como ya se acerca jalogüín, es hora de hablar de temas más místicos, como el de los fantasmas de
hospital., no los trepas de corbata (opcional), risa y trato amable, sino los otros.
Llegada esta época del año saco la ouija, las runas y un medimecum viejo, para crear ambiente de cosaantigua y que da susto. Susto pelúo, por supuesto. Ya en este bloj comentamos el tema de los niños en el cine de terror y una técnica antigua de fotos un tanto tétrica.
.

Y es que, aunque la mayoría de los pacientes-usuarios-loqueseanya no lo crean, tras la técnica y la asepsia de la medicina y los hospitales, hay un submundo de superstición y miedo al más allá. Lo hay, aunque muchos lo nieguen o no quieran verlo. Es probable que en otros edificios y oficios ocurran historias y hechos similares, pero quizás por tratar con personas que sufren, y que incluso fallecen, parece que el terreno es más propicio. Edificios tan grandes, llenos de personas, dan pie a muchos tipos de confusiones e interpretaciones erróneas de hechos cotidianos.  Edificios que, en muchísimas ocasiones, uno tiene que recorrer a cualquier hora de la noche, solo, y en ocasiones con poca luz. La mayoría de las veces porque estás de guardia.

A veces uno va a una cesárea urgente a las 4:05 y te encuentras esas caras. O peores

Incluso en algunos hospitales andaluces hacen contratos Búho, la cosa tiene narices, como para encontrarse uno por esos pasillos de Dios. Imaginadlo: la capilla y el mortuorio, con sus carteles, se ven algo diferentes e inquietantes a las 3 de la mañana, con poca luz, que por el día, con bullicio y ajetreo.

Adjunto-1 de neurofisiología en el Hospital Comarcal de Ronda

Existen fantasmas muy famosos, al menos uno por cada hospital, por muy nuevo que sea, como el fantasma de la maternidad del clínico de Granada. En el caso de los hospitales infantiles no es excepcional tener más de uno.Y es más, como los fantasmas y los castillos ingleses, le dan caché.

Reconozco que existe un ambiente propicio, como un aura, que se crea en algunas ocasiones. Sabes que alguien va a sacar el tema. Se nota en el ambiente.Turno de noche. Poca luz y poco trabajo. Una referencia vaga a algo ambiguo…En esas ocasiones alguien saca el friker que lleva dentro y se lanza a comentar un caso que como siempre le pasó a un compañer@, con nombre y apellidos, pero no a él. Me gusta explorar las creencias de esas personas porque son con las que uno trabaja todos los días y a veces las azuzo. Casi nunca físicamente, claro

Esta es la cara de “cuéntamelo todo”

Cuando era residente me contaron varias de estas. Solo son una gota de agua en una inmensidad de historias, pero pueden servir de ejemplo. Todos los sanitarios conocemos habitaciones en las que llaman al timbre o se enciende de golpe la televisión y no hay nadie ingresado en ella. Incluso habitaciones en las que a la hora de la visita solamente hay 2 acompañantes, terrorífico.En una planta de ese hospital, escuché como se acercaba algo, como unos pasos, y todos esperamos a que esa persona apareciera por el control de enfermería, que estaba en la mitad de la planta. No pasó nadie. Después los pasos siguieron por el otro lado de la planta. Eran las 4 de la mañana y según enfermería, era algo habitual. En esa misma planta, había una habitación a la que enfermería no quería ir de noche sola, porque era de esas que a veces llamaban y no había nadie, ni querían que se ingresara a nadie en ella a no ser que estuviera la planta llena. Cosas de la residencia, pero sucedían. También en la misma planta, al fondo, estaba una sala de juegos y el despacho médico. Pese a que nunca jugaba nadie allí, por la noche se cerraba con llave porque no querían tenerla abierta, ya sabes, porque pasaban “cosas”. O yo me formé en un hospital parapsicológico o puede que esto pase más, pero es difícil de conocer. En esa misma planta, contaban la historia de unos niños que a veces aparecían corriendo y jugando huyendo la de “prehidratación”, algo que en esa planta no se sabía lo que era, pero que es una técnica previa a la quimioterapia en la planta de oncología infantil. Esa planta había sido onco infantil muchos años, aunque ahora fuera otra cosa. Con estas historias, pues uno tenía que coger las llaves e ir abriendo puertas hasta llegar al despacho médico, si es que de verdad uno tenía MUCHO interés.Yo lo hice varias veces, pero reconozco que con todo a oscuras si me hubieran asustado lo hubiera pasado mal.

Otra zona caliente era la UCI pediátrica. Tenía unos pasillos externos por los que los familiares podían ver a los niños, y en ocasiones daban un poco de susto porque aparecían personas que usaban ese pasillo como atajo para llegar a otras zonas del hospital y más de uno se quedaba un poco inquieto al ver pasar una sombra. Había una enfermera que decía que cuando veía luces en una de esas ventanas en concreto, ese niño fallecía. Eso sí, siempre lo decía a posteriori, no se yo si la p saldrá significativa.
La única experiencia realmente difícil de explicar que viví en primera persona es la siguiente (de las de otro mundo; de las extrañas, todos los días. Pero todos todos). En la planta de la UCI había una zona de crónicos, que realmente estaba fuera de la UCI, con una enfermera exclusiva para esos niños (4 en ese caso). No había ningún tipo de comunicación visual ni auditiva (salvo el teléfono) entre la UCI y esta sala. Bueno, pues estando de guardia en la UCI, hablando de otras temas, una enfermera se puso muy seria, se levantó y dijo “algo está pasando en crónicos”, y ante la insistencia de esta compañera, fuimos a dicha sala. La enfermera a cargo no estaba (había ido a por una cocacola) y un niño con traqueostomía se había desconectado.

Cara del radiolog@ cuando lo llamas a las 5h para hacer una eco abdominal. Yo creo por la cara que la hará

En el Hospital Naval de Cartagena los fantasmas de corte medio se iban del susto, porque pese a que era de 1982, parecía decimonónico, tipo película “Frágiles”. Los que lo conozcan  sabrán a lo que me refiero. Tenía estancias bastante tétricas, y pese a que yo no creo en esto, reconozco que lo eran, con cruces, amplios espacios, etc, hasta una planta, la número 12 y última, abandonada y donde habían vivido las monjas que en otra época gobernaban el hospital. En algunas incursiones descubrimos los dormitorios, la capilla abandonada privada, con su cristo y sus bancos, la cocina, la sala de Tv, etc. Y es que los dormitorios de los médicos estaban en esa planta. Teníamos una compañera que dormía en la camilla de la consulta porque le daba miedo subir a la 12 planta. Y eso sucedía, yo he sido testigo. Aunque supiera que era absurdo, el miedo la superaba. A esas alturas, cuando hacía mucho viento, los silbidos que se colaban por las ventanas parecían niños llorando, doy fe. Pero como decía mi amigo el Dr Donate, “porque estoy hecho polvo, si no me asustaría”.

Camas en los pasillos, como se entere el gerente…

En otras ocasiones, aparecen compañero@s con supuestas dotes extrasensoriales. Tuvimos una compañera enfermera que veía a los prematuros que iban a fallecer volar por la unidad, con alitas y todo. La última que me contó ya tiene 4 años y está fenomenal. En otro hospital, viví el caso de una limpiadora que le dijo a una familia, cuya hija estaba aislada por un transplante de médula y no podía salir de la habitación, que estuviese tranquila, que ese habitación estaba llena de otros niños que velaban por ella. La crisis de pánico de la madre fue apoteósica, y la limpiadora, despedida.

Te veo buenas vías, te cojo una? (Rappel en sus comienzos)

No creo que pase más que en otros lugares con tanta gente y usados a cualquier hora de la noche y el día. La soledad, la quietud y el sufrimiento pueden acentuar la percepción mística de la realidad. El miedo puede traspasar la barrera de lo racional y atacar a cualquier persona, en un momento dado.Por ejemplo, en el citado hospital Naval, había un canal en la televisión que servía para que los enfermos que quisieran vieran la misa. El resto del día la cámara emitía la imagen fija de la capilla vacía. No conozco a nadie que pusiera ese canal, aunque fuera de fondo, sin inquietarse, parecía que algo iba a aparecer.

Con esto de los recortes, los que no pagan quedan debajo de las camas, verdad? VERDAD?

¿Teneis alguna experiencia parecida?

Os dejo con el trailer de “Frágiles”. Yo me he visto en un hospital como ese, pero con más niños, eso sí (vaya guardias tranquilas con 8 niños nada más)

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Madre mía este post alimenta mi vena friki-terrorifica.
    Reconozco que siempre fui fan de lo oculto y flectora en la sombra de foros de misterio pero una ya va cogiendo una edad en la que tras ver o leer sobre ello..se caga de miedo jaja.
    Muy bueno, ahora me voy a encender algunas luces que está muy oscuro esto.

    • Recuerda mirar debajo de la cama y cuando vayas al baño no descorrer la cortina. No les gusta que los molesten…Si tienes mampara estás salvada, eso sí

  2. Son las cinco de la tarde y estamos a día 4, pero qué canguelo me ha dado leer esto, y las fotos ya ni te cuento.

    ¿Cómo puede irse la enfermera a buscar una coca-cuela y dejar a los niños solos? Eso sí que da miedo.

    • jajaja! Siento que te diera miedo, si es, como todo, con humor. La máquina de coca cola está en la planta de abajo, y creyó que no pasaba manada por ir un segundo. Sé qué se le abrió un expediente. Dulces sueños a ti y al de debajo de la cama 😉

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: