Juguetes para niños hospitalizados

Ya van llegando las fechas navideñas y mientras que el Papa no diga nada, yo el spiderman ni el T Rex  los saco del Belén.


Por eso, por las fechas y los juguetes, vamos a hablar sobre los juguetes de los niños. Ya lo hicimos aqui y aquí.
A la mayoría de los niños y a muchos adultos les gusta jugar con representaciones en pequeña escala de la realidad. Es una forma de enfrentarse en ocasiones a situaciones por las que uno no va a pasar y también, una forma de materializar algo que aún está por suceder. Como los billetes del monopoly, creo que me entendéis.
Si unimos a esto que a los niños hay que informarles de lo que se les va a hacer en los hospitales, para que no sufran episodios de pánico, ansiedad y desesperación ante la mera presencia del médico (incluida la típica frase de los padre de «si no haces esto el médico te pincha»), la idea de poder dar a los niños juguetes que representen el entorno hospitalario quizás es muy acertada.Así, jugando, es más fácil explicarles qué se les va a hacer.  Existen comercializadas varias prototipos de «Hospital», etc, etc, pero vamos a hablar quizás de juguetes más específicos para niños que por desgracia deben pasar por reiteradas pruebas hospitalarias

Este me lo regaló hace poco un insigne nefrólogo pediatra. Esa incubadora es mejor que la que tenemos nosotros, pero lo que se da no se quita

El artista Ikaru Imamura, oriundo de Almendralejo, ha confeccionado unos muñecos en madera que representan escenas hospitalarias, para mi gusto geniales, que facilitarían las pruebas diagnósticas y disminuirían el nivel de ansiedad. También sirven para jugar a House.

En la imagen anterior se representa un TC,  extrañamente se usa con un oso ictérico, pero es parte del juego. El niño puede mover la camilla hacia el TC y puede pulsar el botón de la izquierda para ver el resultado. 2 cosas: sólo sale el pulmón, y todos irradiados para casa.

En este otra juguete se representa una máquina de rayos X en un oso con congelación

En esta se representa un ecógrafo,aparece la imagen al poner el transductor sobre el osito.

Aquí podemos ver cómo le hace un electrocardiograma, con sus electrodos y todo (tamaño oso adulto). No se mucho de electros, y menos de electros de osos, pero no tiene buena pinta (Moi ilumínanos)

 

Con cada uno de estos «sets» viene un librito explicando de forma muy sencilla en qué consiste cada prueba.

 

¿Qué os parecen? Mejor que el siguiente, ¿verdad?

Con un poco de ayuda se podría conseguir niños de este estilo

y así más de un gerente se frotaría las manos reduciendo personal (en número, me refiero)

Os dejo con un verdadero juguete profesional

 

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Me parecen una gran idea!

  2. Una idea genial!! Y ademas están superoriginales…..

    Enhorabuena,como siempre.
    Feliz Navidad y Año nuevo
    Alicia

  3. Tengo que decir que el ecógrafo es clavadito al que teníamos en urgencias en el Naval.

Deja un comentario ¡gracias!