La sepsis neonatal que se inicia en los primeros 3 días de vida se considera vertical. En los últimos años, el número de casos debidos a Streptococo agalactiae se ha reducido de forma dramática, aunque quedan otros gérmenes, como la Escherichia coli y otros, que continúan en cifras similares. Además, en prematuros menores de 1500 gramos esa reducción no se ha producido. Hace ya más de un año se publicaron las nuevas guías sobre manejo del S. agalactiae  y ahora se acaba de publicar un artículo de revisión en Pediatrics sobre la sepsis vertical. Hay puntos en los que no coinciden (como por ejemplo, en el último se pide hacer hemograma a los tratados incompletamente y en el otro no, etc), pero en la mayoría sí. Lo “mejor” de todo es que lo que hacemos en la práctica clínica, que es decidir con una serie de medios de laboratorio y signos, es lo que se hace en todo el mundo, ya que las certezas son pocas, y un distrés leve puede ser una sepsis o una taquipnea transitoria al inicio. El tiempo, y alguna prueba complementaria lo diferenciarán. Es decir, la mejor prueba sigue siendo estar al lado del niño y ver cómo evoluciona. Aquí y en Boston.
Las pocas cosas claras que hay son:
-Los test diagnósticos (salvo hemocultivo y cultivo de LCR) determinan bien los que tiene baja probabilidad de estar infectados, pero mal a los probablemente infectados
-Los cultivos gástrico, de piel y de orina son de muy escasa utilidad en sepsis precoz
-La punción lumbar no es necesaria en todos los niños con sospecha de sepsis, especialmente si tienen buen estado general, pero sí si hay un hemocultivo+, si se sospecha bacteriemia, si no responde al tratamiento, etc, y si puede realizarse según la estabilidad.
-El tratamiento inicial debe ser ampicilina y un aminoglucósido
-Si no se sospecha sepsis el tratamiento debe quitarse a las 48h

Además se definen tiempos de tratamiento. Esto puede acabar con la famosa ley de Spitzer de ” el tratamiento dura —- (ponga de1 a 21 días)”

Pincha en el siguiente enlace
Manejo del neonato con sepsis vertical. Pediatrics 2012