Confusión e intoxicación


Estaba yo por tierras almerienses en estos días de pepas y pepes, cuando quise asomarme a un mirador, pero estaba ocupado por un grupo de chiquillos, entretenidos jugando. Como hacia buen tiempo y ya dijo el sabio que el tiempo es lo que permite que no pase todo a la vez, estuve esperando hasta que se fueron. Allí dejaron un rastro de chucherías, papeles, etc, digno de otro post carca, pero entre esos residuos estaba la botellita de la foto de arriba. Confieso que la puse en la baranda para la foto. Un poco sospechosa, ¿verdad?. Parece una botella de lavavajillas, por su forma, por el liquido que contiene, por el tapón…eso sí, apta para celiacos, que no falte. Y lleva un rasca en su etiqueta. El no va más.
Al llegar a la casa en la que estamos, hice una foto en la cocina a una cosa que debe estar fuera del alcance de los niños. Luego vienen los madremias. Reflexionad vosotros.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Gracias Anónimo. La verdad es que hay muchos productos que parecen inocentes y pueden no llegar a serlo. En muchas ocasiones los fabricantes puede que no se imaginen el peligro, pero las autoridades sanitarias sí deberían supervisar los productos para niños, y de hecho lo hacen,pero hay tantos que a veces es fácil que se escapen, especialmente si no hay una ley detrás que contemple la posibilidad de retirada en estos casos

  2. Anónimo

    Pienso que habría que denunciar en Consumo, para que retiren este producto, y que los fabricantes aprendan la lección…
    Y gracias de nuevo por tu labor en le blog

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: