El herpes neonatal es una enfermedad devastadora, en la que el recién nacido tiene muchas posibilidades de fallecer o quedar con secuelas neurológicas graves. La importancia de un diagnóstico precoz es clave, ya que parece que el tratamiento precoz mejora el pronóstico, aunque ese es precisamente el reto, sospechar que un recién nacido, muchas veces prematuro, lo está sufriendo.Existe una forma cutánea, otra visceral y otra neurológica, con diferentes pronósticos. En esta magnífica revisión, como siempre,  sobre el herpes materno y neonatal del New England se hace un repaso a la etiología y fisiopatogenia de esta infección congénita, explicando algunos de los mitos médicos respecto a esta enfermedad, como que en la mayoría de los casos existe una historia materna de herpes genital (FALSO), que la infección por el herpes tipo 1 no es genital en un recién nacido (FALSO), que el tratamiento materno elimina el riesgo de transmisión (FALSO), que la mayoría de los recién nacidos tienes lesiones vasculares  y el tratamiento puede ser tópico o por vía oral (FALSO),etc.
Si queréis saber más, aquí tenéis el enlace en pdf  o el documento más abajo
Maternal and Neonatal Herpes Virus Infections-New England Journal of Medicine 2009


(function() { var scribd = document.createElement(“script”); scribd.type = “text/javascript”; scribd.async = true; scribd.src = “http://www.scribd.com/javascripts/embed_code/inject.js”; var s = document.getElementsByTagName(“script”)[0]; s.parentNode.insertBefore(scribd, s); })();

Se ha publicado hace poco también en el New England un estudio en el que parece que la terapia a largo plazo con aciclovir oral (6 meses), puede mejorar el pronóstico de estos niños. El siguiente enlace de Evidencias en Pediatría, analiza críticamente ese artículo
Terapia supresiva con aciclovir oral-Evidencias Pediatría

Y como no todo parece lo que es, ni al revés, os dejo un vídeo sobre hombres voladores en Nueva York. Hay genta “pa to”