La obesidad infantil es una epidemia. Qué listo soy. Basta con sentarse en una consulta de cualquier centro de salud para verlo. En algo se ha fallado para llegar a ello, puesto que hace unos años no era así, y asistíamos con cierta indiferencia (la que da la lejanía) al mantra de que en EEUU los adolescentes lo eran. Hay muchas instituciones preocupadas en atajar esta lacra, con diferentes tipos de medidas, como las de reducir las bebidas azucaradas en los colegios, etc, dejando de lado quizás que la medida más efectiva y también la más difícil, porque depende por entero de los padres, es enseñar a comer (primero a ellos, los padres). Y eso que ahora sabemos, gracias al New England Journal of Medicine, que lo que más engorda son las patatas fritas. Directo al Nobel.

Diferentes compañeros, no solamente los pediatras de primaria, digestivos y endocrinos  pediátricos están intentando detener este tsunami calórico en mi entorno.
Pero no me quiero referir a ello, sino a algunas campañas publicitarias sobre la obesidad infantil y los obesos en general, que me han llamado la atención. Tanto en la foto de arriba como en estas 2

me parece que el objeto de la campaña no es la educación ni la prevención, sino la discriminación. “Es duro ser una niña pequeña si no lo eres”, dice la primera. Entiendo que el objetivo de esta campaña del gobierno de Atlanta es quizás es llamar la atención, pero no sé cómo puede sentirse un niño que vea esto en las vallas de publicidad en frente de su colegio.
Algunos expertos defienden que hacer sentir mal a los niños por su problema de peso no les ayuda a salir de ese problema, y que el objetivo no debe ser combatir a los niños obesos, sino a la obesidad y sus causas.
En la página web de esta iniciativa de Georgia, Strong4life se pueden encontrar vídeos como el de más abajo, y lo que es mejor, una serie de recomendaciones sobre cómo prevenirla y tratarla, en “Get started”.


Dudo que así se luche contra la obesidad infantil

Estas campañas agresivas no me gustan, pero no es la primera ni la última. En esta campaña de Brasil de un producto alimenticio light, se aprecian 2 figuras de personas obesas y se dice que son más fáciles de disparar, por su tamaño

 

O una campaña de Vespa donde se ven a 2 personas obesas de espaldas y se lee, “la Vespa más potente nunca creada”
Estos anuncios de un gimnasio también juegan con la obesidad y la discriminación que hay hacia estas personas en general

 

Quizás esa otra campaña sea más amable, representando juguetes con obesidad

 

Pero puestos a hacer campañas agresivas que quieran impactar al espectador, hay otras en las que no hay que mofarse de los niños, sino que el mensaje va más directamente a sus proveedores de comida, es decir, los padres  (que yo sepa un niño de menos de 6 años come lo que le dan los padres, abuelos,etc)

Para terminar este post, un video que aúna 2 cualidades necesarias en la lucha contra este tema: es llamativo en su diseño, y tiene bastantes consejos para evitar la obesidad y mantener una vida más saludable. Espero que os guste y lo comentéis

(parte de lo visto via copyranter)