El movimiento antivacunal sigue sin referirse a la clamorosa evidencia de que el estudio sobre vacunas y autismo, además de estar mal realizado, fue un fraude por motivaciones económicas.
Hace 2 días se ha publicado en la revista Pediatrics, 5 casos diagnosticados de encefalopatía en periodo de lactante, cuyos padres achacaban esta desgracia a la vacuna contra la tos ferina, y que ahora, años después, han podido ser diagnosticados de síndrome de Dravet con demostración de la mutación genética que la provoca.
El síndrome de Dravet (OMIM 607208) fue descrito por este en 1978. Se trata de una encefalopatia epiléptica de inicio en el primer año de vida inicialmente inducida por fiebre, con crisis convulsivas de muy difícil control, inicialmente generalizadas y después mioclónicas y de otros tipos, con retraso psicomotor. El electroencefalograma inicial suele ser normal para deteriorarse posteriormente.
Se asocia a mutaciones en el gen SCN1A del cromosoma 2, que regula un canal de sodio,siendo en el 95% de los casos nuevas mutaciones. Hay otros genes implicados en menor proporción, como el GBRG2.
No siempre lo que se muestra evidente es lo verdadero, sino todo lo contrario. Es necesario informar a los padres sobre las evidencias respecto a las vacunas y desechar imágenes simplistas como la usada, de una página antivacunas.
Si quieres saber más
Sindrome de Dravet-Orphanet

Encefalopatia asociada a vacunas-Pediatrics 2011

Mitos sobre vacunas, cuánto daño hace un mentiroso

OMIM Dravet Syndrome