Torturas médicas del siglo 21: powerpoint

Sí amigos, dentro de la medicina se ha extendido un arma de tortura de consecuencias insospechadas por su inventor, el powerpoint (pp) y derivados. Si hubiera adivinado cuanto daño ha hecho, probablemente habría inventado otra cosa. Y cuando digo pp me refiero también a otros programas similares. No contentos con enviarnos miles de correos de amor y amistad, de gatitos y perritos, con música de kenny G de fondo, no hay reunion médica que se precie donde no aparezca esta representación del mal. Sustituyendo a las filminas, las diapositivas, el proyector de cuerpos opacos, parecía que iba a ser algo bueno, pero se tornó en su verdadera naturaleza, una expresion del demonio. Si no, ¿cómo puede llamarse a esa sucesión de presentaciones con colores que hacen que la letra no se vea, con imágenes de fondo que consiguen que no se lea el texto, o con letra cómic sans? ¿atentado contra la Humanidad?
Recuerdo que en mi antiguo hospital, mis co-R y yo fuimos los primeros en hacer pp para hacer presentaciones. Somos cómplices de lo mismo. Hoy en día pides hacer un protocolo o elaborar un tema y te sueltan una presentación en pp, impresa claro, con letras y fondo que no casan ni por asomo. Otra faceta intrigante es el hecho de que algunas personas cuidan mucho que la presentación sea bonita de ver (personas con Apple), pero descuidando el contenido. Se fascinan por las cosas que se mueven y por el efecto que tienen en el público. Lo más lamentable es que la gran mayoría son incapaces de dar la charla o ponencia sin el dichoso pp, quedando en poco en ridículo. Desde hace algún tiempo en nuestro servicio algunos han vuelto a dar las sesiones en la pizarra. Con una tiza y sin cables.


Pero el verdadero problema para mí es el hecho de que le llaman presentación cuando en realidad se trata de coger un texto, copiarlo en una pantalla y leerlo. ¿Es eso ético? ¿Es eso una presentación o una lectura comprensiva? (que no, que no se puede leer, el fondo lo impide). La gran mayoría de las veces no es un apoyo a lo que se expone, es un texto donde todos leemos lo que alguien ha escrito. Para mí que en los libros lo pone mejor (el fondo de los libros suele ser blanco). Hace poco ví una presentación que ya era para los anales del terror moderno. Tenía un artículo pegado y con el puntero iba leyendo partes de este. Ni con visión supersónica oiga. Amén de la consabida frase «esto creo que no se ve bien» por favor, si lo sabes, ¿por qué lo pones? Otros no lo repasan previamente y leen frases mal escritas o palabras mal puestas, dejando claro que es la primera vez que lo leen, y que el público que les ecucha les importa poco. Es muy común también no tener freno a la sapiencia, es decir, copiar copiar y copiar y hacer presentaciones de más de 100 diapositivas, sin lapsus, sin llamadas de atención, sin nada que haga que la gente atienda, pero donde esté todo. A veces se pide que uno resuma, y lo que hace es cambiar a letra mas pequeña. Una tortura.


Lo que si esta claro es que hay médicos que le sacan mucho provecho. Usan una presentación y la van cambiando de fecha y a veces ni eso. Muy típico, y merecedor de remar en galeras como mínimo.
Pero mis favoritos, dignos de un estudio por archives of psicology(revista inventada, pero que seguro que existe), son aquellos que cuando van a una presentación se llevan una cámara de fotos. En mi hospital hay varios y en los congresos, un montón, es cuestión de sentarse en las filas de atrás para verlos. No sé si es un síndrome de Diógenes powerpónico o es la necesidad de acaparar todo, pero le hacen fotos a todas las diapositivas de las presentaciones. De forma compulsiva. Ridículo. Míratelo en un libro o revista, por favor.
He conocido grandes oradores que daban charlas realmente magistrales con una pizarra, con nada, y también con un powerpoint. Personas que usan la presentación para comunicar, no para que la gente lea, algunos incluso sin poner texto, solamente imágenes.El powerpoint no es el aburrido, son las personas.

En estos 2 vídeos se explican cuáles son los vicios médicos con el pp

Magnífica presentación para compensar

Post original de
www.laincubadora.blogspot.com

 

Post original de
www.mireinoporuncaballo.com

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. ¡Ay, amigo José María! ¿Qué sería de algunos de nosotros, los que de cuando en cuando tenemos la osadía de presentarnos ante los demás con una clase, charla o conferencia (esta última ya suena como más respetable) sin el dichoso "powerpoint"?

    Como anécdota le contaré que, el pasado 30 de junio, hube de impartir una charla en una parroquia. El grupo organizador, sabiendo mi profesión -y que en la parroquia no había "cañón"- decidió regalarle al sacerdote por su santo, que se celebraba unos días antes, el mencionado artilugio, que yo estrené. El buen párroco nunca lo había necesitado, y dudo que el aparato, de tan belicoso nombre, se vuelva a utilizar hasta que vaya por allí otro como yo…
    No obstante, tenga por seguro, que en mis presentaciones no aparecen más de diez o doce palabras por diapositiva, y la mayoría son simplemente imágenes con tres, dos, una o ninguna palabras. Y, además, procuro estar preparado para el no tan raro fallo de las nuevas tecnologías.
    Si me lo permite, dejo aquí el enlace a una "web" (que conocí a través de nuestro común amigo, el Profesor Fernández de la Gala, un auténtico maestro en la materia, doy fe):

    http://elartedepresentar.com/

    De todas formas, sin renegar de una buena presentación en "powerpoint", me apetece exclamar ¡Viva la tiza! ¡Viva la pizarra!

    Un cordial saludo.

  2. Joaquin Susmozas

    Estimado Lloreda, creo que durante este último curso hemos asistido a varias presentaciones que han, literalmente, vomitado sobre el buen gusto y creo que es por ello que te has animado a escribir este post…en fin, que tenemos que seguir sufriendo los ppt. PD: los mac no son tan malos…

  3. Gracias Juan por tu comentario. Acabo de leer tu post sobre el powerpoint y tengo que decir que más claro imposible, estoy de acuerdo al 100%. Cuando era estudiante de Medicina era excepcional que alguien usara el pp, ahora en el hospital todos los días al menos hay una sesión y es fácil reconocer los fallos y vicios del ponente. Como tu dices, es una magnifica herramienta si se usa bien, pero no siempre ayuda a transmitir el mensaje. Yo lo he dicho un poco con humor, pero es parecido. Un fuerte abrazo y gracias por difundir la Medicina y su historia

  4. Muy justificada la crítica.
    Por si ayuda, publiqué diez recomendaciones al respecto en mi blog.
    Está en:
    http://kircherlandscape.blogspot.com/2010/10/digaselo-con-power-point.html

Deja un comentario ¡gracias!