¡Salvemos la Pediatría!

 
Hoy se inicia en Valladolid el 60 Congreso de la Asociación Española de Pediatría que se desarrollará hasta el próximo sábado 18 de junio
LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PEDIATRÍA PONE EN MARCHA LA CAMPAÑA ¡SALVEMOS LA PEDIATRÍA! HAZ LLEGAR TU MENSAJE 

  •  Con la misma se pretende concienciar sobre el valor de la pediatría y las amenazas que pueden poner en peligro está disciplina como el déficit de pediatras y la falta de reconocimiento de las especialidades pediátricas.
  •   En algunas comunidades, entre el 30 y 50% de las plazas de pediatría están ocupadas por médicos no pediatras.
  •  La campaña de la AEP a través de Twitter @aepediatria o facebook aepediatria o en la web www.aeped.es

Valladolid, 16 de junio de 2011. La Asociación Española de Pediatría (AEP) inicia en el marco del 60 Congreso de la Asociación Española de Pediatría la segunda fase de la campaña de movilización ¡Salvemos la Pediatría! ¡¡Haz llegar tu mensaje!! Una iniciativa con la que se pretende concienciar sobre el valor de la pediatría y las amenazas que pueden poner en peligro esta disciplina como el déficit de pediatras y la falta de reconocimiento de las especialidades pediátricas. 
Con motivo de esta campaña se han abierto varios canales de expresión (http://www.aeped.es/, http://twitter.com/aepediatria,#salvaped, Facebook-aepediatria) a profesionales sanitarios y a los ciudadanos para que aporten/apoyen/comenten su visión sobre esta disciplina y dejen sus mensajes y testimonios. Además, está previsto hacer llegar el mensaje a las autoridades sanitarias de las comunidades autónomas.
“Nuestro país es un modelo de referencia en el ámbito internacional tanto por su accesibilidad como por su nivel asistencial. Y ese es el motivo por el que la Asociación Española de Pediatría se ha movilizado con la campaña ¡Salvemos la Pediatría!”, afirma el profesor Serafín Málaga, presidente de esta asociación.
“Uno de los principales problemas es la falta de pediatras”, señala el profesor Málaga. Diferentes informes han mostrado que  la pediatría, junto con la medicina familiar y comunitaria, son dos de las disciplinas con mayor necesidad de profesionales. El problema del déficit radica en las desigualdades territoriales que genera. Un estudio de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), publicado hace escasamente tres meses, ha puesto cifras al número de plazas que están siendo ocupadas por profesionales sin titulación en pediatría y la diferencia que existe entre las comunidades autónomas. En Baleares, Canarias, Madrid, Murcia y Valencia, entre el 30 y 50% de estas plazas están siendo atendidas por médicos de Atención Primaria, mientras que en Castilla y León, Asturias, Aragón, Castilla y León, Galicia y la Rioja, los pediatras ocupan las plazas de pediatría.
“Un niño, como venimos defendiendo, no es un adulto en miniatura sino que tiene unas características y reacciones muy diferentes al mayor y el pediatra es el especialista que se ha preparado para tratarle con una visión integral, por lo que la población infantil debe ser  tratada en todos los centros por el pediatra”, reclama el presidente de la AEP.
De hecho, un trabajo realizado en pediatría de atención primaria reveló que esta atención especializada garantiza una atención sanitaria de calidad. En concreto, se observó que favorecía un mejor cumplimiento de los programas de vacunación así como de las recomendaciones de la guía de práctica clínica en enfermedades de alta incidencia en comparación con otros profesionales sanitarios.
Las propuestas políticas que se están realizando no corresponden con las necesidades actuales y de futuro que está planteando la pediatría, aunque varía dependiendo de las comunidades autónomas. Como explica el profesor Julio Ardura, presidente del Congreso, “desde la administración pública no se arrojan datos y es difícil saber cuántos profesionales necesitamos, pero la escasez es patente. Muchas comunidades, conscientes de estas dificultades, han puesto en marcha programas de fidelización para retener a los profesionales, como por ejemplo está haciendo la Junta de Castilla y León, que ha decidido ofertar plazas para que los que finalicen la formación puedan acceder a un contrato de trabajo”. En otras comunidades autónomas por el contrario, plantea el doctor Antonio Jurado, presidente del Comité Científico del Congreso, “se están promoviendo iniciativas que van en contra de la pediatría como la organización de cursos en pediatría de varios meses de duración dirigido a médicos generalistas para que puedan ejercer como pediatras”.  
Frente a soluciones de emergencia, la Pediatría, aglutinada en torno a la Asociación Española de Pediatría, propone: 

  •  Ampliar el número de plazas MIR de la especialidad así como de los hospitales y centros de salud acreditados para la docencia. En la actualidad, no hay ningún pediatra en paro y, sin embargo, sólo se ha aumentado en un 1% el número de plazas de formación.
  •  Fidelizar y atraer a los especialistas pediatras que ejercen en el extranjero. Hay más de 8.500 facultativos en otros países donde obtienen mejores condiciones laborales. De forma que se invierte en formación que revierte en otros países.
  •  Agilizar de forma reglada el proceso de homologación del título de médico a profesionales de países extracomunitarios.
  •  Retrasar el momento de la jubilación ya que se espera que en el plazo entre 5-15 años se lleguen a jubilar hasta el 31% de los médicos.

Especialidades
Pero no es sólo en atención primaria donde el modelo asistencial se está resquebrajando, sino también en el medio hospitalario. En la actualidad en la AEP están integradas 22 subespecialidades pediátricas, que están garantizando la excelencia de la calidad asistencial que se proporciona a los niños en nuestro país, aunque hasta ahora, ninguna de ellas haya sido reconocida oficialmente.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Yo propondría otros puntos más:
    1º Evitar la fuga de pediatras de la sanidad pública a la privada, aunque no se haya realizado ningún trabajo sobre ese tema es bastante alarmante.
    2º Hacer más atractiva la Atención Primaria a los pediatras recién formados. Ya que la carencia de pediatras es mucho mayor en ella que en otros ámbitos. En los últimos 5 años en mi provincia se pueden contar con los dedos de una mano (y sobrarían dedos) los nuevos pediatras que se han ido a un centro de salud.
    Ambos puntos descansan en uno común, las malas condiciones en que se trabaja AP, con consultas masificadas, sin personal auxiliar sin posibilidades de investigar ni siquiera de ver dignamente a los pacientes y sin medios. Todo lo que se hace es a costa de un gran esfuerzo personal.
    Con este panorama es normal que cuando un pediatra termina su residencia prefiera quedarse en un hospital aunque sea con contratos basura. Y si le ofrecen trabajar en uno privado o irse al extranjero, mejor que mejor.
    Isabel Rodríguez Sánchez
    Málaga

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: