APENDICITIS: OPERAR, NO OPERAR…O AUTOOPERARSE

Leí  una reflexión sobre un artículo de The Lancet sobre el tratamiento de la apendicitis no complicada con cirugía o con amoxicilina clavulánico.
Aunque  es un tema muy pediátrico esto me ha recordado un caso que leí hace tiempo sobre un cirujano que se autooperó de apendicitis en la Antártida. Mis cosas.
Se llama Vlaadislav Rogozov y era el único sanitario presente. Afirmó después “un trabajo como cualquier otro, una vida como cualquiera otra”.Acababan de abrir la base de Novolazarevskaya en 1961 y el invierno y la noche polar se les echó encima, dejándolos incomunicados.
El 29 de abril, el joven cirujano de 27 años empezó con febrícula, malestar, vómitos y dolor abdominal, que se fue desplazando hacia la fosa ilíaca derecha. Escribió en su diario: “parece que tengo apendicitis. Estoy bastante tranquilo, incluso sonriente. ¿Por qué asustar a mis amigos? ¿quién podría ayudarme?”
El día 30 ya estaba con antibióticos, frío local, etc, pero no servía de nada, cada vez se encontraba peor.”no dormí nada en toda la noche,me duele como el el diablo…no hay síntomas evidentes de que la perforación es inminente, pero una sensación opresiva se cierne sobre mí…tengo que pensar en la única salida posible: operarme a mí mismo”
Eligió a varios compañeros (meteorólogos, conductores, etc), se esterilizó la sala con luces ultravioletas , y dio instrucciones de qué hacer si perdía la consciencia.

La operación duró casi 2horas y se tuvo que valer de espejos, inclinarse sobre sí mismo y de su propia sensibilidad (no usó guantes por esto). El peor momento fue el de la extirpación del apéndice: “mi corazón se enlenteció notablemente y mis manos parecían de goma”.
Un año después dejaron la Antártida y nunca volvió.
Trabajó en la facultad de Medicina de Leningrado hasta su muerte en el año 2000.

Siempre rechazó honores por su hazaña:

“un trabajo como cualquier otro, una vida como cualquiera otra”.
Pincha aquí si quieres saber más

Autooperación de apendicitis-British Medical Journal

Para relajar estas imágenes, un vídeo de cómo se opera una apendicitis en condiciones parecidas

(“Espías como nosotros”)

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Qué caso tan curioso, qué valor y que templanza para autooperarse a sí mismo…

    Muy buen post! 🙂

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: