Las mujeres  que toman carbamazepina durante el primer trimestre de embarazo por epilepsia u otras patologías (ej cefalea) presentan un mayor riesgo de tener un hijo con espina bífida (de 2,6 veces en comparación con las mujeres que no toman ningún medicamento antiepiléptico), según muestra un estudio publicado en la revista British Medical Journal. Además en este estudio se confima que la carbamazepina es menos teratogénica que el ácido valproico.
En el estudio, de 2680 embarazos expuestos a carbazepina en monoterapia, solamente la espina bífida se asoció de forma significativa, y en menor proporción que las pacientes que tomaban valproico como único tratamiento.
Pincha en el enlace