¿Deben abandonarse los epónimos?

Personalmente considero que no. Son parte de la Medicina y nos muestran en pequeños destellos su Historia, que por otra lado, debería gustar a todos los médicos. Además, sirven para definir cuadros clínicos sin tener que delimitar sus síntomas uno a uno. Para mí es más fácil decir “enfermedad de Kawasaki” que síndrome gaglionar muco-cutáneo, “enfermedad de Krabbe” mejor que leucodistrofia globoide, etc. En algunos casos, ciertos signos clínicos asociados a un epónimo son más útiles que la definición estricta, como por ejemplo el signo de Gowers o de Romberg. Es una oportunidad de asomarse a la fascinante vida de esos médicos y científicos que llegaron a avanzar en cada una de sus disciplinas, y admirar sus trabajos, aunque en muchas ocasiones el epónimo no hace justicia y el verdadero descubridor o no existe de forma individual o es otro.  Brutton, Faconi, etc, son oportunidades de profundizar en la historia de la Ciencia.. Como contrapartida, algunos epónimos son excesivamente localistas o se han usado para reivindicar identidades locales, como el síndrome de Kallman, también llamado en España Kallman-Maestre de San Juan o la enfermedad de Long-Ganon-Levine, que también tiene una versión hispana. Otra vertiente es aquella que usa un epónimo para poner algo de moda, a mi entender, como el poco afortunado síndrome de Romario, consistente en realizarse un RMN tras cada partido de fútbol . En este artículo del British Medical Journal se discute este tema
¿Deben abandonarse los epónimos?

Sea cual sea vuestra opinión, cuidado con el síndrome de Stendhal si visitáis Granada

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

12 Comments

  1. Gracias Benjamín, un placer que pasaes por aquí y que te haya servido de algo. Un saludo!

  2. Descubrí tu blog buscando soplos, porque estaba estudiándolos y había uno que mi profesor de Semiología había nombrado y no lo recordaba, sólo sabía que era el equivalente al soplo por insuficiencia aórtica. Gracias al enlace sobre historia de la medicina sobre soplos hallé que era el Graham Steel el que tanto buscaba.
    Como estudiante de Medicina, y como ferviente creyente de que para cualquier profesión se necesita de cultura general y así como de la cultura propia de la disciplina a la que nos dediquemos, hay que saber sobre historia de la medicina y sobre cómo relacionar nuestros pocos o muchos conocimientos sobre la medicina misma con el resto de la vida; pero no creo que usar epónimos nos haga mejores o peores. Sé que en muchos idiomas es complicada la pronunciación de varios apellidos, sé a que nosotros nos cuestan muchas. Me parece que es más funcional, y más práctico. Interesante el blog! Saludos.

  3. Querida Rocío, en este mundo tan rápido, nos sirven para ser más ágiles a la hora de definir conceptos. A mi personalmente me gustan las personas que saben usarlos adecuadamente. Por cierto, el hidroPs creo que es un sindrome de Noonan con un síndrome Milroy.Tendría que buscar cómo es la definición sin epónimo. No te asustes, solo los chicos saben lo que es, los demás no (Jiji)

  4. Creo que el problema de los epónimos es que hay que conocer lo que describen, y recordarlos, y para eso estudiar, he ahí el problema. Ponen sobre la mesa nuestra incapacidad o nuestra no motivación o simplemente nuestra falta de tiempo. Cosas que a nadie le gusta airear. Al menos a mí.

  5. Hola BlackZack! gracias por visitar esta página. Difiero contigo (viva la diferencia). A mí también me gusta el síndorme ganglionar mucocutáneo, no es eso, pero sí es cierto que hay una tendencia a infravalorar la historia de la medicina. Si Kawasaki se hubiera dedicado a ota cosa, la enfermedad se llamaría de otra forma o a lo mejor aún no estab definida, no infravalormos al nipón. Un abrazo

  6. Hola ^^

    Dudo sinceramente que porque se imponga el uso habitual de los nombres técnicos se esté intentando distraer al médico de la historia de la Medicina. Quien esté interesado en la historia de una determinada enfermedad encontrará tecleando uno u otro nombre la misma información.

    Creo que la función principal del lenguaje científico es la comunicación, y a mí me da infinitamente más información "síndrome ganglionar muco-cutáneo" que "enfermedad de Kawasaki". Llega el señor Kawasaki a dedicarse a otra cosa, y la enfermedad seguiría ahí, aunque se la hubiera querido bautizar como "enfermedad de Pepe Pérez". Kawasaki tendrá sus enfermedades, que yo tengo las mías 😀

  7. Mr Dupin: encantado de tu visita a esta página. Tengo la misma sensación que tu, se valora muy poco la historia, y cuando se hace o se usan epónimos, se tilda de pedantería o de algo superfluo. Vemos más porque estamos a hombros de gigantes, y eso cada día se olvida mas. Un abrazo y espero mas comentarios

  8. Estoy totalmente de acuerdo contigo, es más he hecho como dices, he usado los eponimos para conocer la historia detras y es increible. Lamentablente la gente de medicina que me rodea esta tan interesada por lo "practico" que no da demasiada importancia a la historia. Y no es que este mal, pero para mi no es suficiente, no sacia mi sed de conocer. Porque es feo encontrar un paciente con un signo de auenbrugger, pero al menos al mencionarlo uno recuerda al brillante medico que esta detras, y que en este caso por ejemplo invento la percusion… En fin, me fascina la histora, me fascina la medicina: estoy feliz con la tradiciion de los eponimos. Aunque reconozco lo util de una nomenclatura unica, ni en anatomia se ha logrado usar una con claridad, no esperemos a la medicina en general.

  9. Llevas toda la razón! Era Letamendi. Un abrazo

  10. Muy buenas amigo de nuevo !
    La verdad es que sí la historia de la medicina es muy importante debemos saberla los médicos mejor que nadie.
    Y ahora que estamos defendiendo los derechos de los científicos y que se les conozca por sus méritos, me gustaría decirle sólo una cosa, quizás puede que esté equivocado. "El que sabe sólo de medicina, ten por cierto que ni de medicina sabe" fue dicho por Letamendi.

    Visitaré su blog.

  11. Hola Suhil! muchas gracias por tus comentarios. Me resulta difícil que como médico no exista atracción sobre la Hisotria de la Medician, pero a lo largo de los años ves muchos compañeros que la desprecian, incluso durante la carrera creen que es un pérdida de tiempo. Como decía el Dr Marañón "el que solo sabe de Medicina, ni de Medicina sabe"
    Te dejo un enlace a una página que explica el origen de los epónimos médicos, quizás la conoces
    http://www.whonamedit.com/

    Espero verte por aquí aportando sugerencias.

  12. Estoy totalmente de acuerdo contigo !

Deja un comentario ¡gracias!

A %d blogueros les gusta esto: